Opinión

Algo más sobre la SIP

Enrique Calderón, el Director del Diario Colombiano “El Tiempo”, caja de caudales de él y sus hermanos Francisco y Juan Manuel y la cueva de Ali Baba, donde se acumula el Puesto de Mando de los paramilitares y sus innumerables fechorías, pretendió, sin éxito, reunirse con Daniel Ortega para reclamarle, en nombre de la SIP, por la ausencia de libertad de prensa en Nicaragua

Redacción Central |

“El Tiempo”, es un periódico millonario, como casi todos los diarios de la SIP, salvo algunos de dimensiones modestas, en términos económicos, como el diario “La Prensa” de Managua, aunque sea relevante y simpático en sus resfríos ideológicos.

La constelación de rotativos afines en sus aborrecimientos y manías le han dado categoría de paladines a los enemigos del gobierno sandinista: al brillante escritor Sergio Ramírez, al sonriente y habilidoso Edmundo Jarquín, al cortés Carlos Fernando Chamorro, a la frustrada aspirante a la vicepresidencia del FSLN, comandante Dora María Téllez, al poeta Cardenal y algunos otros más.

Los malvados somos otros. Daniel es dictador, aunque sin presos políticos, sin exiliados, sin bombas lacrimógenas. Es -lo dice la SIP- enemigo de la libertad de expresión, en un rincón del planeta donde los medios le dicen barbaridades, lo escupen, lo maldicen, son implacables; donde no reconocen ni un solo mérito a un gobierno que liquido las tinieblas por completo, cuando eran de 12 ó 14 horas diarias, que está cercano a retorcerle el cuello al analfabetismo, y ha incrementado el PIB, e hizo crecer las exportaciones, que en 18 meses ha llevado al servicio de agua potable a 217,000 personas, y ha logrado electrificar 10,986 viviendas rurales, que ha entregado semillas mejoradas a 155,794 productores, que ha triplicado el crédito hipotecario, que ha decretado la desprivatización y la gratuidad de la educación, que ha contratado a 3,371 nuevos maestros, y ha reducido la mortalidad materna e infantil, así como ha operado de cataratas a 25,000 pacientes, etc.

Esos logros y otros a los cuales me referiré en las siguientes meditaciones, se han escabullido en los medios de la SIP. Se extravió en el laberinto de la información “objetiva”, la ecuanimidad, los hechos obvios. No importa que las consultas médicas se hayan incrementado de 6,000 a casi 9,000. Que diablos les importa a los socios de la SIP y a sus paladines que se esté beneficiando a 335,000 nuevas familias con centros de abastecimiento ágiles y bendecidos por la población.

El gobierno democrático, eficiente y ágil, para los socios de la SIP y sus paladines, es dictatorial, ineficiente y torpe.

Perdónalos señor: ellos saben por qué y para quién lo dicen.

también te puede interesar