Opinión

Ganó el SI, perdió el YES

La oligarquía venezolana tenía esperanzas de poder decirle YES al Imperio

Redacción Central |

La oligarquía venezolana tenía algunas esperanzas de que la gente dijera NO, para que ellos pudieran decirle al imperio Yes.

Cuando hablo del imperio lo hago a pesar de Obama quien no tiene la posibilidad histórica de cambiar la esencia del imperialismo. En su botiquín, el presidente de los Estados Unidos, ha juntado aspirinas con algunas curitas de mercurio cromo y alguno que otro antibiótico de mínimo espectro para dormitar al recién nacido, quien nació con enfermedades genéticas e incurables, conocido como crisis financiera. La arrogancia de la mutación económica mundial es de una aspereza irreversible. Forma parte de la crisis del capitalismo. La misma victoria de un hombre de color – inteligente, carismático y, a lo mejor sincero – forma parte, mi juicio, de esa crisis forzosa e inalterable.

La reciente derrota del yes y la persistencia testaruda y gloriosa de Cuba forma parte de esa crisis, la existencia de gobiernos progresistas en Uruguay, Argentina, Bolivia, Venezuela, Brasil, Ecuador, Chile, Guatemala, Honduras y Nicaragua, refleja la anchura de esa convulsión. El mundo no ha dejado de ser ancho, pero está dejando de ser ajeno.

La victoria del gladiador y de su pueblo no me sorprendió pero, que duda cabe, estoy alegre como sí el sol hubiera aparecido a medio noche.

también te puede interesar