Opinión

América Latina 2009: Cambio, Política, Crisis Económica y Elecciones

Por una simple revisión cronológica, 2009 puede catalogarse como un año, en el que veremos la continuidad del torbellino electoral que ha vivido América Latina con mayor énfasis entre Noviembre del 2005 y Diciembre del 2006…

Redacción Central |

… cuando se sucedieron un buen número de procesos electorales de tipo presidencial, legislativas, locales o regionales. Estos procesos marcaron una tendencia ascendente al poder de la izquierda política en la región.

Apegados a este patrón, podemos decir que éste año que recién comienza, empezó caliente por El Salvador que realizó elecciones municipales y legislativas el pasado 18 de Enero, denotando una interesante variación en la correlación de fuerzas entre la derecha representada por ARENA y la izquierda por el FMLN con resultados que pusieron en manos de ARENA la alcaldía de la capital San Salvador que había estado por varios períodos en manos del FMLN, y dando a éste un mayor número de diputados en la Asamblea Nacional sin que ello signifique hasta ahora—salvo se tejan buenas y nuevas alianzas—que vaya a ostentar el control del parlamento.

Las alianzas se harán más necesarias para ambas fuerzas para las “presidenciales” del 15 de marzo, porque sólo mediando estas y logrando estimular adecuadamente a los indecisos, el FMLN podrá remontar más allá del 50+1 que se hace necesario para ganar en primera ronda.

ARENA tiene a su favor, la disponibilidad de recursos del Estado por ser gobierno, mayor cantidad de miembros en el Tribunal Electoral y la capacidad de maniobra institucional y mediática de la que van a echar mano para intentar evitar que la izquierda gane.

Hay que notar que los 20 años de ARENA (Alfredo Cristiani, Armando Calderón-Sol, Francisco Flores, Elías Antonio Saca) en el poder, han hecho mella en los votantes cuzcatlecos cuya intención de voto aparece favorable al FMLN en las distintas encuestas hasta ahora publicadas, notándose sí, un acercamiento paulatino entre ambas fuerzas.

En un contexto en el que América Latina espera con gran expectativa cual será el comportamiento político y el cambio que proyectará hacia la región el nuevo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, así como cuales serán los efectos—desvastadores o no?—de la crisis económica y financiera mundial que se originó en el norte, los procesos electorales a los que me refiero son en su esencia contradictorios toda vez que están en juego, dos modelos distintos de concebir y/o ejercer la democracia: una formalidad representativa tradicional en un contexto socioeconómico excluyente neoliberal para mi gusto ya agotada a “Dios gracias”, o una democracia revolucionaria que busca experimentar nuevos canales y métodos de participación y representación de los sectores tradicionalmente excluidos, donde el Estado tenga un rol fuerte recuperando los espacios que le había cercenado la corriente de pensamiento único imperante en los últimos 25 años, directamente responsable de la crisis.

La derecha política internacional tiene sus expectativas, un artículo de la revista británica “The Economist” refería recientemente “…el bajo consumo del mundo rico oprimirá las exportaciones y los precios de las materias primas y dificultará la financiación. Los países con exportaciones diversificadas y políticas sanas capotearán con más firmeza la tormenta que aquellos que, como Venezuela y Argentina, han despilfarrado la bonanza de los commodities y desdeñado la empresa privada. Políticamente, esta época crítica contribuirá al inicio de un movimiento tentativo de alejamiento de la izquierda”.

Como se entenderá, si verdaderamente queremos que la tendencia para un verdadero cambio se sostenga en América Latina, no sólo es importante que en Bolivia, el Presidente Evo Morales haya resultado victorioso con el referéndum para la aprobación de la nueva Constitución que refunda el Estado-nación boliviano, sino que también resulte electo para un nuevo período presidencial si se postula en Diciembre venidero.

El pasado 2 de Febrero, el Presidente-Comandante Hugo Rafael Chávez Frías junto al vigoroso pueblo revolucionario y bolivariano de Venezuela conmemoraba los diez años de su gobierno y recordaba los ciclos del proceso revolucionario que encabeza. “La década de la Tormenta” se inició en 1989 como el primer ciclo de la revolución y concluyó en 1999 cuando arranca el segundo ciclo que es cuando “el pueblo, la revolución empieza hacerse gobierno” y el próximo domingo 15 de Febrero del 2009, cuando se realice el referéndum para la “enmienda” que le permita postularse nuevamente a la Presidencia, estará no sólo en juego eso sino también la continuidad de la revolución bolivariana que bien necesita de manera imprescindible del liderazgo de Chávez.

En iguales términos podemos definir la necesidad de que el Presidente Rafael Correa en Ecuador pueda continuar en el poder para darle continuidad a la Revolución Ciudadana ya en marcha.

La trascendencia de estos procesos es que son intrínsecos al liderazgo que los promueve y de ahí la importancia de su continua renovación a través de procesos electorales. Sólo si estos procesos tienen continuidad en el tiempo y el espacio es que podremos hablar de una verdadera tendencia al cambio en América Latina, lo contrario sería regresión sino contrarrevolución, pero déjenme creer que los vientos favorecerán el cambio.

Así pues debemos estar atentos a los resultados del calendario electoral de este 2009, presidenciales: Chile 11 de diciembre, Uruguay 25 de octubre, Panamá 3 de mayo, El Salvador 15 de marzo, Honduras 29 de noviembre, Venezuela 15 de Febrero, Ecuador 26 de abril. Legislativas: México 5 de Julio, Argentina Octubre.

*Orlando Gómez

Director General de América

Ministerio del Poder Ciudadano para las Relaciones

Exteriores de Nicaragua

también te puede interesar