Opinión

Los Somoza admiran a Montealegre

Los restos de la familia del dictador Anastasio Somoza no perdonan que la revolución sandinista los desplazó del poder y ahora se alían a lo peor de la derecha soñando con hacer retroceder el reloj de la Historia

Redacción Central |

Para muchos se trata de algo bastante lógico que los Somoza coincidan con Eduardo Montealegre en su delirio por intentar frustrar el avance del programa sandinista que favorece al pueblo y en soñar con derrotar al gobierno de Daniel Ortega.

Es por eso que Alvaro Somoza Urcuyo, hijo de Luis Somoza y sobrino de Anastasio Somoza, subió a la tribuna de un acto celebrado en el municipio de Río Blanco por el diputado Montealegre con el fin de proclamar su unión con el grupo encabezado por el dos veces candidato derrotado por el FSLN.

Es verdad que Montealegre está señalado como uno de los responsables de la estafa de los bonos bancarios conocidos como CENI y de otros tortuosos negocios perjudiciales para el país, pero esas pequeñeces no quitan el sueño a ninguno de los Somoza.

Por eso Alvaro fue orador principal en el mencionado acto de Río Blanco y aunque “modestamente” afirmó no estar interesado en ser presidente de Nicaragua, aseguró, gritando bien fuerte, estar luchando nada menos que por la democracia.

No podemos permitir que Ortega vuelva a destruir a Nicaragua, afirmó sin sonrojarse uno de los miembros de la familia cuyos integrantes gobernaron dictatorialmente durante décadas a nuestro país y a cuya cuenta se cargan un cúmulo impresionante de asesinatos, torturas y robos.

Por su parte, Montealegre sonrió ampliamente y se frotó las manos de satisfacción por contar con tal apoyo para su actual campaña, con apoyo foráneo, en busca de desestabilizar el país tras la descomunal derrota que le propinó la población en las últimas elecciones municipales.

El empresario se ilusiona, además, porque sabe cuanto respaldo tuvo por parte de Estados Unidos la dictadura de los Somoza y los buenos “negocios” que, a la sombra de ello pudieron hacerse en esa época dejada atrás por el pueblo nicaragüense. Debe pensar seguramente en que quizás los tiempos pasados pudieran volver.

Después de tal adquisición por el grupo de Montealegre sólo falta ahora que los medios de prensa de la derecha inicien una ofensiva publicitaria para reclamar el regreso de la familia Somoza a la Casa de Gobierno también “en nombre de la democracia”

también te puede interesar