Nicaragua

Ralph Goncalves: Debemos defender la soberanía y la independencia

El Primer Ministro de San Vicente y las Granadinas aseguró que las ideas del Comandante Carlos Fonseca siguen brillando

Debemos-defender-la-soberania-y-la-independencia
Primer Ministro de San Vicente y las Granadinas |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Ralph Goncalves, Primer Ministro de San Vicente y las Granadinas, expresó durante el acto de conmemoración del aniversario 42 del tránsito a la inmortalidad del Comandante Carlos Fonseca que como somos creyentes debemos ser siempre optimistas.

Hay creyentes que piensan que lo que hay que hacer es recitar lamentaciones. Daniel no es un hombre de lamentaciones. Rosario no es una mujer de lamentaciones, destacó.

Nosotros somos optimistas porque Dios y su compasión todos los sentimos. Mañana tras mañana recibimos su misericordia y todo lo que necesitamos sus manos nos lo ha brindado, manifestó. Asimismo, invitó a rechazar a quienes lleguen disfrazados de cristianos diciendo que hay que lamentarse.

Vi la alegría de las montañas de Nicaragua, la catedral azul del cielo y más arriba brillando sobre toda la gente el Sol, afirmó.

Declaró que en el aniversario de la caída en combate del Comandante Carlos Fonseca el Sol brillaba con sus ideas como una manifestación de las ideas del Movimiento Sandinista liderado por el compañero Daniel Ortega.

Que yo sepa en las calles de Managua no te pegan un tiro por el color de la piel. Que yo sepa la policía no te hostiga por ser afrodescendiente, por ser indígena, por ser mestizo. En Nicaragua y en Venezuela no hay personas armadas que llegan a los cines donde se reúne la gente y empiezan a balearlos. En las escuelas y las universidades de Nicaragua y Venezuela no tenemos situaciones en que alguien llega y mata a los estudiantes. No hay más afrodescendientes en las cárceles como los que hubo en tiempos de la esclavitud. Y tampoco son países que piden sanciones contra otros pueblos en las Naciones Unidas o en la OEA, subrayó.

Aseguró que somos como una sinfonía. Somos los hijos e hijas de los amerindios, de los pueblos kalinago y garífuna. Somos el ritmo de África. Somos la melodía de Europa. Somos las cartas de Asia y somos la lírica nativa de América Latina y el Caribe. En esta sinfonía metafórica, como en todas las sinfonías, va a haber de vez en cuando disonancias. Pero siempre vamos a superarlas para volver a ser una gran sinfonía.

En la OEA, San Vicente y las Granadinas votamos firmemente con Nicaragua. Nuestro pueblo no tiene ni busca enemigos y tenemos buenas relaciones con nuestros amigos estadounidenses. Pero de vez en cuando tenemos desacuerdo con nuestros amigos. Y cuando hay desacuerdo lo decimos claramente como hicimos con relación a Venezuela y Nicaragua, aseveró.

Exhortó a leer el preámbulo de la carta de las Naciones Unidas, de los documentos fundacionales de la OEA, donde se repiten casi palabra por palabra que debemos defender y promover la soberanía y la independencia; que los pueblos libres deben autogobernarse con la ayuda de otros, pero no con la intervención indeseada. Incluso hasta dice que los Estados son iguales.

Estos principios valen para siempre, son duraderos, constituyen el cuerpo y la esencia del derecho internacional, señaló.

Indicó que en el entorno nacional la ley existe para proteger a los débiles y somos iguales ante la ley. Si así no fuera sería la ley de la jungla y de la supervivencia del más fuerte. Igual en el sistema político internacional el derecho internacional es el que protege a los países débiles.

Asimismo, rechazó la posición de los países que nos les importa el derecho internacional ni la Corte Internacional de La Haya. En un mundo así valdría la ley de la jungla internacional, la vida sería desagradable, brutal y corta, apuntó.

Hay miles de personas aquí conmemorando con nosotros, es una noche bella, tranquila, y gente civilizada se ha reunido para escuchar civilizadamente a su líder. La estrella metafórica de Carlos Fonseca está con nosotros, Fonseca brilla, así también los sandinistas. Hasta donde puedo ver no hay una sola estrella en el corazón de los nicaragüenses, hay otra estrella y es la de ese árbol navideño que guió a los tres hombres y nosotros como cristianos nos preparamos para celebrar el nacimiento del salvador Dios Jesús Cristo, manifestó.

Un mundo mejor y una manera mejor de vivir es posible, aseveró.

niv/ana

también te puede interesar