Nicaragua

Rosario: Nunca hemos descartado a los más vulnerables

Cerramos un ciclo de 12 años en victorias, aseguró

rosario-1
Vicepresidenta de la República, Compañera Rosario Murillo |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

La Vicepresidenta de la República, Compañera Rosario Murillo, afirmó que estamos siempre reconociendo la mano de Dios en todas las acciones, proyectos y victorias.

Contamos con corazón, buena fe y con la invariable vocación de servicio y opción preferencial por los pobres para que podamos luchar y salir de la pobreza, nunca hemos descartado a los más vulnerables, siembre hemos trabajado para que ese pueblo humilde salda adelante y Dios seguramente nos dará fuerza para seguir trabajando, luchando contra la pobreza, y sacando de la pobreza a aquellos que el egoísmo descarta, destacó.

A través de los medios del poder ciudadano, subrayó que el egoísmo en Nicaragua no tiene cabida.

Estamos hechos para convivir y compartir en el marco de la cultura de paz, reconciliación, que sepamos vernos como hermanos, que convivamos y compartamos, no nos cansamos de agradecer a Dios por estos 12 años y para que abra todos los corazones para que nos veamos todos como hermanos y que sepamos retomar las sendas de bien, que ese egoísmo terrible que afloró desaparezca de los corazones y vayamos viendo hacia adelante con los ojos puestos en los más vulnerables que son los que tenemos que priorizar, enfatizó.

Subrayó que el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional ha trabajado para que se reconozca a todos los ciudadanos y las capacidades de cada uno, y se fortalezcan esas capacidades y llegue la prosperidad y el bienestar que merecemos.

Seguiremos siendo orgullosos, dignos, trabajadores, y sobre todo ciudadanos y comunidades de bien, nos debemos a esta tierra sagrada que aquí es donde tenemos que caminar y asumir todos los desafíos, garantizar con esa vitalidad y vigor del pueblo, esa condición indestructible del pueblo, tenemos que garantizar todos juntos la unidad por el bien común, la unidad para prosperar y vivir contentos, manifestó.

Valoró que cerramos un ciclo de 12 años en victorias, y este último año acechados por las fuerzas tenebrosas, diabólicas y perversas.

Estamos cerrando un ciclo en victorias con la fe intacta y la esperanza crecida, vamos a estar mejor, tengámoslo por seguro, con fe todo se puede y vamos adelante hacia otro ciclo de evolución, con el alma invicta seguimos impulsando alegría y unidad con ideas y prácticas mejores, acotó.

Reiteró el compromiso del Comandante Daniel de ir adelante restaurando la fe que nos lleva al bien común.

Restaurando el reconocimiento de la paz, seguridad y prosperidad como caminos propios del pueblo nicaragüense, restaurando el amor entre hermanos, indicó.

Consideró que cada día más estamos reunidos en el amor de Cristo Jesús que derrama magnífica presencia en todas las comunidades.

Tenemos alegría, fuerza prodigiosa para trabajar y avanzar, creando nuevas realidades en Nicaragua, el Plan de Dios son muchas nuevas victorias de su pueblo, y vamos delante de su gloria para escribir nuevas páginas, precisó.

Aseguró que le damos gracias a Dios por las victorias del amor, de la visión, de la fe cristiana de nuestro pueblo, de nuestros valores

Tanta solidaridad, hermandad, cariño, tanta vida en paz y bien, 12 años se cumplen y decíamos que iniciamos el día dándole gracias a Dios por todas las victorias, particularmente este año que ha sido complejo, nos ha enseñado a valorar nuestros principios, a valorar lo que tenemos, a valorar esa unión de pueblo sencillo y bueno que trabaja con afán para avanzar, prosperar, a valorar nuestras creencias, traiciones, devociones, a valorar todo lo que somos y lo que nos quisieron arrebatar pero ni pudieron ni podrán porque el amor es más fuerte que el odio, puntualizó.

Rememoró que el pueblo se reúne alrededor del amor que nos convierte a todos en constructores de paz y bien, “nos convierte a todos y a cada uno en constructores y promotores de bien común”.

Veníamos avanzando con fraternidad y bien común y vamos a seguir avanzando después de esa interrupción dolorosa, no fueron luchas entre hermanos, en esa batalla venció el bien, nuestra espiritualidad profunda que pronuncia en alto el nombre de Dios, agradecemos a Dios porque nos da vida, salud y fortaleza para servir, sabemos que vamos adelante porque lo sabemos reconocer en el espíritu formidable del pueblo nicaragüense, afirmó.
mem/ele

 

también te puede interesar