Nicaragua

San Romero es de todos

Monseñor Romero hoy es un Santo que trasciende fronteras y está más vivo que nunca, afirmó el embajador salvadoreño, Carlos Antonio Ascencio Girón

embajador
Embajador salvadoreño, Carlos Antonio Ascencio Girón |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

El embajador de El Salvador en Nicaragua, Carlos Antonio Ascencio Girón, afirmó que Monseñor Romero está hoy más vivo que nunca. Hoy es un Santo que trasciende fronteras y es la figura más universal y el ejemplo de vida que refuerza la fe católica.

Al intervenir en el acto en honor al legado de Monseñor Romero que será canonizado mañana domingo por el papa, el diplomático afirmó que Romero sigue siendo amado por el pueblo salvadoreño e incómodo y odiado para la derecha oligárquica.

San Romero es de todos, resaltó.

Asimismo, transmitió un saludo desde Roma del presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, y envió un fraterno y profundo agradecimiento al pueblo y gobierno de Nicaragua por celebrar la canonización y el legado de San Romero de América.

Para los salvadoreños tiene un profundo significado histórico de compromiso cristiano inspirado en los principios y valores permanentes que emanan del santo evangelio y del manifiesto de la Iglesia, al cual el monseñor fue siempre fiel, acotó.

Esta marcha que aboga que por la paz es en realidad muy propicia pues de esta manera, con el pueblo, es la mejor manera de recordar a Monseñor.

Ascencio invitó a conocerlo desde la perspectiva histórica en la que vivió Romero y detalló que se convirtió en guía de los salvadoreños, los protegió, estuvo cerca de los marginados y más vulnerables.

Siempre creyó en el protagonismo de los pueblos como lo principal en la lucha por defender la vida, la dignidad, los derechos humanos y las aspiraciones

Valoró las luchas del pueblo nicaragüense en sus conquistas y las vio muy esperanzadoras para Nicaragua, El Salvador y toda la región.

Fue un ferviente opositor a toda intervención e injerencia extranjera porque ello, decía, trae violencia, injusticia y trae el dolor a los pueblos.

Después de 38 años de su martirio es canonizado, podemos decir que se ha avanzado en la vida de los salvadoreños, en el ejercicio de la labor del Estado pero aún quedan retos que resolver y avanzar en reconciliación.

La lucha por la justicia social, mas equidad, mejores condiciones de vida y oportunidades, continúa en El Salvador. De ahí que la canonización lo convierte en un modelo y ejemplo a seguir en las aspiraciones pueblo, aseguró el embajador.

abc/ybb

también te puede interesar