Nicaragua

Rosario: No somos siervos de los poderosos de ninguna parte del mundo

Ni pudieron ni podrán detenernos, afirmó la Vicepresidenta de la República tras finalizar el acto conmemorativo por el 39 aniversario de la Policía Nacional

rosario-policia
|

LA VOZ DEL SANDINISMO |

La Vicepresidenta de la República, Compañera Rosario Murillo, manifestó este lunes, durante el acto por el aniversario 39 de la Policía Nacional, que Nicaragua y su pueblo no son siervos de los poderosos de ninguna parte del mundo.

Hay quienes creen que solo los ricos pueden. Los ricos sin los trabajadores no son nada. Los ricos tienen dinero, pero los trabajadores tienen manos, piernas, alma. Este pueblo no se asusta. No somos siervos de los poderosos de ninguna parte del mundo, expresó la Compañera Rosario tras finalizar el acto.

No nos intimida el irrespeto. En la medida en que pretenden irrespetarnos e intimidarnos, somos más fuertes. Estamos hechos para la libertad, e ir conociéndonos, porque sabemos de lo que somos capaces, con la fuerza del alma nicaragüense, con la fuerza del amor, del entendimiento.

Destacó la labor de los miembros de la Policía Nacional. Honor y gloria para todos los policías que entregaron sus vidas y para esos que todos los días están comprometidos con las familias de nuestra Nicaragua. Estos compañeros y compañeras nos llenan de orgullo y nos comprometen a seguir adelante construyendo el porvenir. Solo juntos vamos hacia adelante para fortalecer el Bien Común. Somos nicaragüenses por obra y gracias de Dios. El amor es lo que abunda, expuso.

Aseguró que la Policía Nacional y la comunidad están restaurando la tranquilidad en cada barrio, comunidad, municipio y departamento. Nicaragua quiere Paz, tiene que reencontrarse para ser cada vez más fuerte; lo decimos y lo pregonamos, porque así lo queremos, espetó.

Rosario lamentó tanta violencia, muerte y odio. Las familias sienten la ausencia de sus seres queridos. ¡Qué difícil todo esto! ¡Qué difícil asumir la responsabilidad del encuentro, de la Reconciliación! En esta Nicaragua que tenemos de once años de disfrutar Paz, nos interrumpieron esa Ruta, pero no nos han detenido. Ni pudieron ni podrán detenernos. Menos con la Policía y los organismos, que nos llenan de orgullo.

Asimismo, dejó claro que la historia recogerá a todos aquellos que buscaron destruir el país. Cuando se escriba la historia, tendrán que hablar de aquellos que asesinaron y crearon un odio absurdo. Todo el pueblo de Nicaragua padeció ese terror, esa criminalidad, ese plan diabólico que desataron sobre nuestra nación.

Estamos aquí reunidos con las familias de los asesinados. No podemos olvidar las imágenes de aquellos que se rieron y se burlaron cuando cometían esas viles acciones. Fuimos y somos capaces de detener el odio, a pesar de todo el dolor que tenemos dentro, pero como cristianos debemos ir desde la fe hacia adelante, exigir justicia y crecer en conciencia.

Resaltó la nobleza de cada integrante de este pueblo bendito. El alma nicaragüense sabe de grandeza. Una grandeza infinita. Somos capaces de reencontrarnos y de demandar y exigir Paz. Es momento para procesar y hacer duelo, porque no hemos concluido el duelo. Pero nos hemos prometido una Patria libre de odio, con seguridad, estabilidad y trabajo. Nicaragua y sus familias merecen bienestar, seguir avanzado, con los derechos que veníamos restituyendo.

De igual manera, mencionó que el diálogo tiene que ser en una mesa redonda, larga, con manteles, porque el diálogo desarrolla la comunidad. Queremos aprender a convivir otra vez. Es un reto, un desafío, pero lo vamos a hacer, porque el amor todo lo puede y todo lo transforma. Y vamos a dar mucho amor a todas las familias que perdieron sus seres queridos, con la base de nuestro compromiso Cristiano. Dios bendice este país. Tenemos que tener la capacidad de perdonar; es muy fácil condenar, pero así como condenamos el odio tenemos que disponernos a avanzar en encuentro y comunicación. La generosidad es la base de todo.

En algún momento vamos a procesar todas estas imágenes, pasar página, pero nunca tendremos un borrón y cuenta nueva, porque hemos aprendido, porque esto te dispone a estar listo para defender esta Nicaragua, con Paz y trabajo, con fe y esperanza, con confianza en Dios, con la fuerza que nos brinda Dios; la fuerza de nuestro espíritu.

Reconoció que nada ni nadie nos amilana. Hay quienes están empeñados en que los nicaragüenses sintamos temor y estemos amenazados. Nicaragua tiene una gran fuerza espiritual y no se sentirá ni amedrentada ni amenazada. No hay imposibles. Tenemos que restaurar la Paz espiritual y la economía.

La Vicepresidenta de la República recordó las figuras de Rubén Darío y de Augusto C. Sandino. Nos dieron la obligación de Patria Libre y Patria Libertad. Ese legado lo hacemos nuestro. Somos un pueblo de Paz y con ese formidable legado de los héroes, del pueblo entero, porque héroes del amor somos todos, tenemos la absoluta confianza de ir adelante, puntualizó.

niv/jos

también te puede interesar