Nicaragua

Rosario: El pueblo de Nicaragua pide respeto y no quiere odio

La Vicepresidenta de la República insistió en el significado de mantener latente los deseos de seguir adelante y progresar todos juntos

rosario-1
Vicepresidenta de la República, Compañera Rosario Murillo |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

La Vicepresidenta de la República, Compañera Rosario Murillo, destacó este miércoles la valentía, el pundonor y la fuerza del pueblo nicaragüense en este mes de Septiembre Victorioso, tras finalizar la multitudinaria marcha en demanda de justicia para las víctimas del terrorismo golpista.

Septiembre es un mes de victorias. Ahora con fe en Cristo, con Esperanza Cristina. Vamos a crear más paz en una lucha espiritual. Vamos adelante con un pueblo que hoy más que nunca valora lo que tiene, lo reafirma y lo fortalece, manifestó la Compañera Rosario después de observar un acto que contó con la participación de miles de nicaragüenses.

El pueblo de Nicaragua no es arrodillado, ni agachado, ni de peleles, ni de serviles, ni de siervos. Esos son otros, que mendigan, que crean infamia e irrespeto. El pueblo de Nicaragua pide respeto y no quiere odio. Respeto para vivir nuestra Fe Cristiana, refirió.

Nicaragua tiene un pueblo alegre, luchador, que sabe valorar la paz, quiere vivir en paz y retomar el buen rumbo que llevábamos, en este mes de Septiembre Victorioso. Jesús no predicó el odio, dijo ámense el uno al otro. Cada acto amoroso de este pueblo confirma nuestra vocación de paz, manifestó.

Asimismo, destacó la importancia de suprimir el odio. Seguimos creando nuestro histórico legado de paz, por el bien de todos. Una Patria libre, libre de odio y maldad, de hermanos, en busca de la reconciliación. Es difícil, porque cuando tenemos pérdidas de hermanos, de familiares, y existen incendios, saqueos y miseria luego de ataques, es duro aceptar que te vas a encontrar con el que mató, incendió, asesinó. Es difícil, pero no imposible. El amor es más fuerte que el odio.

Pedimos a Dios que saque el odio de los corazones de los que todavía se enorgullecen de mostrar ese odio y piden asesinatos y violencia. ¡Qué barbaridad! Cómo puede alguien pensar así, e ir a una iglesia, a un templo, y practicar un culto. Quienes trasladan esos mensajes promueven el sacrilegio, el dolor, la muerte.

Rosario insistió en el significado de mantener latente los deseos de seguir adelante y progresar todos juntos. Queremos que se respeten nuestros caminos de paz y fraternidad. Somos un pueblo pequeño que queremos paz, respeto y seguir siendo ejemplo frente al mundo. No amenazamos a nadie. Amamos como hermanos, vivimos con esperanza Cristiana. Dios no bendice la maldad ni el odio. Nicaragua quiere paz. Nicaragua quiere vida. Nicaragua quiere derecho al trabajo y vamos a lograrlo.

De igual manera, dejó claro que el objetivo es mantenernos en la ruta de la consolidación. Vamos a seguir trabajando para fortalecer la Paz y que todos los nicaragüenses que no han cometido crímenes nos unamos para recorrer esos caminos de victorias de la mano de Dios, puntualizó la Vicepresidenta de la República.

ale/jos

también te puede interesar