Nicaragua

Le pedimos al Señor que produzca el milagro de la paz, afirma Rosario

Que viva en nosotros ese amor del Sagrado Corazón de Jesús y que nos haga avanzar paso a paso hacia el país que todos queremos, afirmó

festival_8
Nicaragua quiere paz |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

La Vicepresidenta de la República, Compañera Rosario Murillo, reiteró que le pedimos al Señor que produzca el milagro de la paz, el encuentro y la reconciliación.

El milagro del amor reinando en nuestro país, que cese cualquier intención de odio y que se instale definitivamente, que viva en nosotros ese amor del Sagrado Corazón de Jesús y que nos haga avanzar paso a paso hacia el país que todos queremos, destacó.

A través de los medios del poder ciudadano, indicó que este fin de semana será de mucha oración, vigilas y ayunos en barrios y comunidades para clamar por la paz en Nicaragua.

Confirmó que este domingo en la Plaza de la Revolución se realizará un clamor por la paz, convocado por pastores visitantes.

Queremos agradecer a todas las iglesias católicas, cristianas y evangélicas que han promovido misas y actividades de oración pidiéndole a Dios por la reconciliación, la paz y el diálogo, la oración, eficaz herramienta de los cristianos para que se produzcan más y más milagros, resaltó.

Reiteró que el primer milagro que pedimos todos es la paz, “la concordia, la capacidad de vivir en cariño, desterrar el odio, que nuestro corazón no albergue odio hacia nadie”.

No llenarnos de resentimiento, rencor, odio, todo lo contrario, pedirle a Dios que a todos nos dé capacidad de amarnos, escucharnos, entendernos y de caminar hacia adelante, construyendo el país que todos queremos, la patria libre de odio, llena de amor y sobre todo de capacidad para convivir pacíficamente todas las familias nicaragüenses, afirmó.

Se refirió al encuentro este jueves entre el Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega y la Conferencia Episcopal de Nicaragua.

En ese sentido, enfatizó que se trata de un importante encuentro que nos marca el horizonte de diálogo en nuestro país.

Agradecemos a Dios y a los obispos que se tomaron el tiempo y estoy segura que a todos los presentes nos unió el amor a nuestro país, la fe y la esperanza en Cristo Jesús, que reine el corazón de Jesús por siempre y que nuestra Patria encuentre los rumbos de encuentro, cariño, reconciliación y bien común, aseguró.

ale/ele

también te puede interesar