Nicaragua

Waiku es un proyecto cultural con sangre joven

Un taller que impulsa el arte en el Caribe Sur

waiku-team (1)
Waiku Team |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Waiku es una palabra que en el dialecto ulwua significa “luna”. Y así justamente han llamado Greta Gonzáles y Yesibeth Dávila, su proyecto de artesanía que busca, principalmente, mantener vivas las tradiciones y cultura caribeñas.

Estas ingeniosas e innovadoras jovencitas originarias de Bluefields, idearon el proyecto cuya infraestructura cuenta con un ambiente acogedor y lleno de arte, brindan las condiciones para que pequeños artesanos del Caribe Sur logren exponer y comercializar sus artesanías.

Así mismo, el centro promueve cursos de arte para los más pequeños de la ciudad, brindando la oportunidad de incursionar en disciplinas como baile, pintura y escultura.

El centro lo gestionan con fondos propios a través de cuatro actividades principales, la galería y talleres de arte, la realización de trabajos de serigrafía y la venta de artesanías.

Nosotros siempre estamos apuntando a promover el arte local y nuestra razón es ser un establecimiento social en el que a través de nuestros servicios podamos aportar positivamente al desarrollo local a través del arte y la cultura, manifestó.

Greta Gonzáles es arquitecta y narra que para ella siempre fue un sueño ser promotora cultural en su tierra, factor que la impulsó a crear ideas hasta lograr ver materializado lo que para ella es su más grande proyecto.

“Nuestro proyecto nace una vez finalizada mi carrera universitaria, vi como mi compañera Yesibeth trabajaba en una pequeña tienda de artesanía y pensé que juntas podíamos desarrollar nuestro propio centro cultural. Por unos meses trabajamos las ideas y luego iniciamos a organizarnos con los pintores, artesanos y acá estamos, trabajando en el desarrollo de nuestra creatividad y a su vez brindando un espacio a los artistas y visitantes”, refirió.

Como todo inicio, no fue fácil para las jóvenes que con amor han logrado vencer las barreras presentadas en el transcurso de su proyecto, desde iniciar con un pequeño presupuesto producto de sus ahorros, hasta encontrar la confianza en su equipo de trabajo conformado por 12 jóvenes artesanos.

Waiku ha venido a despertar mucho interés en los blufileños, quienes por las tardes pueden disfrutar de la lectura de un buen libro, mientras sus hijos participan en los cursos de artes plásticas promovidos por el centro y lideradas por los artesanos locales.

Yesibeth Dávila es la otra fundadora del centro. La emoción de ver el gran impacto que ha tenido Waiku en su comunidad se refleja en su rostro al momento de referirse a la aceptación social que han alcanzado en tan poco tiempo y que de continuar a ese mismo ritmo les permitirá desarrollarse aún más.

“Estamos contribuyendo de manera sustancial a la economía de los artesanos, tomando en cuenta que la producción artesanal en el caribe es de origen familiar y herencia cultural, entonces nosotros estamos brindándoles un espacio para que ellos sean conocidos no solo a nivel local sino internacional pues nos visitan muchos extranjeros. Además de eso, ellos aportan al centro brindando talleres para los más pequeños y eso lo vemos muy positivo porque estamos generando nuevas oportunidades”, expresó.

El principal objetivo de las chicas de Waiku es dinamizar el ambiente artístico y cultural del caribe a través de diversas actividades que sin duda han calado en la población y los visitantes de otros sitios del país y del mundo.

“Estoy segura que cada uno de nuestros visitantes se llevan esa esencia al ver las diferentes expresiones artísticas y culturales de nuestra región, acá siempre hay ambiente caribeño, siempre tenemos obras literarias de artistas caribeños y nos estamos dando a la tarea de promover el intercambio”, afirmó Dávila.
mem/ybb

también te puede interesar