Nicaragua

Chalía y Karla: dos ejemplos del compromiso con la sociedad nicaragüense

Dos mujeres hacen historia desde sus respectivos momentos generacionales

profesora_chalia
Rosalía del Socorro Ríos Rivas |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

La mujer nicaragüense siempre se ha sido una guerrera, una luchadora. La historia guarda páginas importantes en las que han estado involucradas féminas de nuestra tierra. Y hoy la situación no cambia. Se ha desarrollado y ocupa puntales importantes en el avance de nuestra sociedad.

Todas las generaciones están involucradas en el fortalecimiento de la nación y en el empoderamiento de una sociedad que reconoce los derechos de la mujer.

Rosalía del Socorro Ríos Rivas y Karla Rodríguez pertenecen a generaciones diferentes pero el empeño de ambas converge como dignos ejemplos para la sociedad nicaragüense.

Conocida cariñosamente como profesora Chalía, Rosalía del Socorro es una mujer capaz, madre, hija, esposa y profesional, todo al mismo tiempo. Ha dedicado 43 años de su vida a formar hombres y mujeres de bien. Desde su centro de labores en el módulo L en el Mined Central, esta mujer de tez morena, a sus 63 años sigue elaborando herramientas para mejorar la calidad de la educación.

Recuerda que cuando era joven deseaba estudiar Derecho, pero el destino la llevó a trabajar en un colegio rural y en el año 1976 le dieron su primera plaza en la escuela El Coyolar, en el municipio de Diriomo, en Granada.

Tras dos años allí se fue a San Juan de Oriente, a una escuelita donde aprendió mucho y se sintió querida por sus estudiantes.

“Estamos en la búsqueda de dar cada día una educación de calidad para estos jóvenes en el campo, que estaban relegados y este Gobierno ha venido a darles un lugar”, aseguró.

Años más tarde, su dedicación y amor al trabajo la llevó a desempeñarse en multigrados, secundaria y a partir de 1982 inició en el Mined Central en Managua donde es coordinadora técnica de la educación secundaria a distancia.

Chalía expresó muy segura que desde la educación la mujer tiene un papel fundamental en esta etapa de la historia de Nicaragua.

“Fue una experiencia muy buena ser la coordinación de los libros de textos donde tenía que revisar el material, trabajar a la par de los autores y diagramadores”, el resultado hoy aún lo gozan los estudiantes de primaria y secundaria que utilizan estos libros de manera gratuita, con información actualizada.

Son muchos los momentos como docente que la han marcado, sin embargo, el haber ayudado a un joven a levantar su autoestima y salir adelante, la marcó el resto de su vida.

“Me encontré con un joven que nadie lo quería tener en el colegio y yo logré que saliera de ese problema familiar y que cambiara su actitud, hoy en día ese niño es un hombre de bien, es un piloto del Ejército.

KARLA Y EL ENATREL


El modelo de complementariedad entre hombres y mujeres, así como la apertura de espacios en los diferentes niveles, ha permitido que hoy las mujeres jóvenes vayan sumándose con su trabajo al crecimiento y desarrollo del país, siendo parte activa en las actividades económicas y sociales.

Vencer los paradigmas de la sociedad y alcanzar una mejor calidad de vida para ella y su hijo, son las razones que han motivado a Karla Rodríguez, una joven que a sus 30 años ha logrado vencer los obstáculos que la vida le ha puesto en el camino y le ha obtenido los resultados que siempre anheló.

Con muchos sueños por cumplir y con la firme convicción de lograr sacar adelante a su hijo, Karla trabaja como conseje hace cinco años en la Empresa Nacional de Transmisión Eléctrica (Enatrel), sitio que la ha acogido y le ha permitido desarrollarse académicamente.

“Ingresé a mi trabajo con muchos propósitos, siendo una madre soltera que deseaba salir adelante. Con el tiempo lo he logrado y estoy cumpliendo con uno de mis más grandes sueños, estudiar. En Enatrel cuento con un empleo permanente, estable y en el que se promueve la educación como un derecho de todos. Gracias a este buen Gobierno hoy las mujeres tenemos oportunidad, somos tomadas en cuenta y somos respetadas”, expresó.

Sus sueños de superarse no finalizaron con la culminación de sus estudios secundarios, las ganas de luchar y seguir al frente de su hogar la motivaron a ingresar a la educación superior, donde actualmente cursa su primer año en la Licenciatura de Administración de Empresas.
mem/ybb

también te puede interesar