Nicaragua

Un matrimonio que sabe mucho de amor

Casi medio siglo llevan Alicia Álvarez y José Abraham Toruño recorriendo los caminos del amor basados en el respeto

pareja
Alicia Álvarez y José Abraham Toruño Recorriendo los caminos del amor basados en el respeto |

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Alicia Álvarez y José Abraham Toruño conocieron el amor hace 45 años y hasta hoy ese sentimiento rige su vida a pesar de los constantes vaivenes de la convivencia y la rutina. Este Día del Amor y la Amistad no será diferente para quienes tienen mucho aun por amarse.

Hoy gozan de la jubilación luego de años de trabajo y dedican gran parte de sus días a cuidar su hermoso jardín, a leer los versículos de la biblia y por supuesto a disfrutar de sus nietos.

Su secreto no ha sido una receta mágica, ellos se han dedicado a respetarse, comunicarse y ser fieles, una tarea que no es fácil para la mayoría de las parejas, sin embargo, Alicia y José se han aferrado al amor que una vez se juraron.

“Figúrese que vivía tan cerca y no nos conocíamos, en la fiesta bailamos y así fue surgiendo la amistad; como yo estudiaba mi secundaria por la noche ahí nos veíamos. Un día él se me acercó y me dijo que si quería ser su novia”, recuerda con una sonrisa Alicia.

A sus 18 años inició su noviazgo, un 10 de marzo, a los quince meses de verse de manera escondida José Abraham decidió pedir el permiso formal.

“A los 21 años decidimos formar una familia, siempre va uno temeroso porque no sabes cómo te va a ir, pero siempre hay que vencer esas barreras”, contó Alicia.

En momentos de dificultades, tras procrear cuatro hijos, se fueron acercando más a Dios. Alicia desde muy joven participaba como feligrés mientras José Abraham se dedicaba al trabajo y en sus días libres al ocio.

“Ha sido una misión muy importante conservar el matrimonio, mantener el equilibrio de la paz en la familia, ha sido bastante trabajo porque no es fácil, pero como personas conscientes y pidiéndole a Dios siempre la dirección, fuimos caminando y luego nos integramos a la comunidad de matrimonio que nos ayudó mucho a sobrellevar toda la carga de converger con el matrimonio, los hijos y el trabajo”, aseguró.

Su complicidad es evidente. Las muestras de cariño, las miradas, sus manos juntas y los besos son el vivo reflejo de la belleza del amor verdadero.

Recuerda que en todas estas décadas juntos nunca se han faltado al respeto, los gritos no han sido parte de su día a día.

El matrimonio no solo es placer

Quienes estén en una relación en este momento o en la etapa del enamoramiento, recuerden que el matrimonio es para toda la vida, el amor lo vence todo y solo construyendo valores se podrán mantener encendida la llama del amor.

“El matrimonio tiene varias etapas, recién casados todo es luna de miel, los dos solos, después viene el primer niño y entonces es otra etapa porque debemos compartir nuestro tiempo con ese niño, el trabajo, la iglesia y todo”, valoró José Abraham.

“La juventud de hoy se deja llevar por la pasión que es pasajera, no conocen que una esposa no es una esclava, no es un objeto que conocí y lo deseché, la juventud ha perdido esos valores que siempre están”, reflexionó.
mem/ybb

también te puede interesar