Nicaragua

Daniel: Seguiremos luchando para que prevalezca la paz y la solidaridad entre la gran familia nicaragüense

Aseguró que Carlos Fonseca sigue inspirando todas las luchas del pueblo nicaragüense en pos de su mayor bienestar

BP8I4208
|

Redacción Central |

El Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, llamó a fortalecer la unidad, la reconciliación y  la paz entre la gran familia nicaragüense en el acto central de homenaje al Comandante Carlos Fonseca Amador, en el 41 aniversario de su paso a la inmortalidad.

Destacó que rendirle tributo al Padre de la Revolución Popular Sandinista es un símbolo de compromiso con la patria, con el pueblo, con los pueblos del mundo que luchan por la justicia y la libertad.

Durante su intervención se refirió a las condiciones de la muerte del Comandante Carlos Fonseca Amador a su regreso a Nicaragua, proveniente de la hermana y solidaria Cuba. Su retorno estuvo marcado por la urgencia de unir a las fuerza revolucionarias, de acabar con las divisiones internas que estaban carcomiendo al movimiento revolucionario, en el que estaban puestas las esperanzas del pueblo nicaragüense.

¿Qué lección nos deja nos deja ese momento en la historia del Frente Sandinista? Siempre tenemos que cuidar la unidad, insistió el Presidente Daniel.

Resaltó que los problemas de unidad, la falta de madurez para discutir temas que puedan provocar diferencias, la falta de respeto para compañeros como el Comandante Carlos, a quien comenzaban a descalificar porque llevaba mucho tiempo en La Habana, son aprovechados por  los enemigos de los pobres, de los trabajadores, de los campesinos, de la juventud, del pueblo y provocan situaciones como su caída en combate.

Carlos ya había dejado sembrado la conciencia, la tenacidad, la fortaleza que él tenía, y eso permitió finalmente,  en medio de las grandes y profundas contradicciones, que incluso le pusieron un freno a la velocidad que traía el proceso insurreccional, lograr la unidad y alcanzar la victoria, señaló Daniel. No podemos olvidar esa lección, Carlos sigue estando en todas las luchas y batallas, insistió.

También recordó que un 7 de noviembre se celebra la victoria de la gloriosa Revolución de Octubre con Lenin a la cabeza, y la relación de Carlos Fonseca con este país, que logró marcar un camino alternativo para la humanidad frente a los imperios que se disputaban el dominio del planeta.

Hoy nos encontramos un mundo donde está siempre presente  la lucha por la justicia, por la libertad. Si nos hay justicia no puede haber libertad ni puede desaparecer la pobreza y la extrema pobreza del planeta. Mientras tanto hay que seguir luchando por la libertad y por la justicia, por la paz y la estabilidad que demandan los pueblos, subrayó el presidente nicaragüense.

Daniel alertó sobre la lucha que existe a nivel global, en la que también está inmerso nuestro país,  y donde existe un campo de batalla inmenso donde dominan los países con mayor desarrollo económico, tecnológico y militar, que tienen armamento atómico, pero donde han surgido otras fuerzas, que han posibilitado impulsar la multipolaridad y socavar el dominio una potencia hegemónica y sus intereses, ya que la humanidad entera que quiere una relación más democrática entre todos los pueblos.

En este sentido, destacó la creación en América Latina y el Caribe de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) bajo el empuje de las fuerzas más progresistas de la región agrupadas en el ALBA y que fueron guiadas por líderes como Fidel y Chávez.

Aseguró Daniel que la Celac era también el sueño de Bolívar y de Sandino.

Sandino y Carlos Fonseca, inspiradores de las luchas del pueblo nicaragüense

Los pueblos siguen luchando y el objetivo sigue siendo la paz con justicia. En esas condiciones aquí en Nicaragua seguimos defendiendo los ideales, los pensamientos de Sandino, los ideales y el pensamiento de Carlos, que supo recogerlos y fundirlos en el Frente Sandinista, manifestó.

Daniel expresó que en estas nuevas condiciones estamos librando la batalla de Sandino, de Carlos. Sandino y Carlos siguen vivos, y ellos han estado en esta gran victoria electoral del 5 de noviembre. Ellos son los inspiradores de estas luchas. Su pensamiento, su ejemplo ha venido trasladándose de generación en generación y corre por las venas y el corazón de nuestro pueblo,  por la sangre de la juventud nicaragüense, que hoy está actuando y creando para llevar la solidaridad,  para poner en práctica los principios cristianos, socialistas y solidarios.

Carlos, Sandino, nuestros Héroes y Mártires en ese tránsito a la inmortalidad nos están acompañando. Estoy seguro que se sienten orgullosos de ver a un pueblo cada vez más convencido, más seguro de que la reconciliación y la paz son el único camino para acabar con la pobreza y para fortalecer la soberanía y la dignidad. Esto fue ratificado por los nicaragüenses de diferente ideología y pensamiento que fueron a depositar su voto en una elección municipal, enfatizó. “Es realmente algo extraordinario”, valoró.

Resaltó que a pesar de los intentos para que el pueblo no saliera a votar, el pueblo supo tomar el camino correcto de la paz, porque sabe cuánto le ha costado a Nicaragua construir la paz y la estabilidad.

Destacó que en el camino por lograr la reconciliación y la paz en Nicaragua fue fundamental el papel de Su Eminencia el Cardenal Migue Obando y Bravo, quien nunca dudó cuando se recurrió al él como mediador de los diferentes procesos, así como el Cardenal Brenes, quienes acudieron también a votar el pasado 5 de noviembre, porque vivieron los tiempos más difíciles y conocieron el dolor de las familias nicaragüenses.

Esto es lo que valora el pueblo nicaragüense, eso está en su memoria del pueblo. El proceso electoral se ha realizado de forma tranquila, las votaciones también aunque con algunos incidentes menores, porque todavía existen pequeños grupos que piensan que el camino para fortalecer la democracia en Nicaragua es la violencia, la confrontación, la guerra. No acaban de entender que los resultados están a la vista, hay paz y reconciliación, puntualizó el mandatario.

Al respecto, llamó a seguir trabajando por la reconciliación, para asegurar la paz y la seguridad, para fortalecer la gran alianza con los diferentes sectores económicos del país y lograr un mayor crecimiento económico, más trabajo, más educación y más salud para las familias nicaragüenses.

Tenemos que seguir defendiendo esta zona de mayor seguridad, de mayor estabilidad frente al narcotráfico y el crimen organizado. Eso se defiende con la unidad de la familia nicaragüense, y la unidad de la familia se fortalece con la reconciliación. De esa manera Nicaragua será más fuerte, más potente, más grande, aunque sea pequeña, como decía nuestro gran Rubén Darío, resaltó.

El Presidente Daniel no quiso concluir su intervención sin reconocer la actitud, el grado de madurez, de los dos millones 30 mil nicaragüenses que el 5 de noviembre salieron a votar.

Agradeció también el acompañamiento de quienes vinieron a conocer cómo funcionan los mecanismos electorales en nuestro país, tanto los observadores acompañantes de la OEA, del grupo de expertos electorales latinoamericanos y caribeños, como los compañeros  de las universidades que con el Telémaco Talavera realizaron un trabajo extraordinario.

Quedó claro que fueron elecciones normales,  donde se realizaron las votaciones y los resultados fueron los que dio a conocer el Consejo Supremo Electoral, apuntó.

Señaló que ante las deficiencias existe el compromiso del pueblo y el gobierno de Nicaragua, de tener un sistema electoral más fuerte y más seguro para el bienestar de todos los nicaragüenses.

Hoy, 8 de noviembre, cuando nos estamos aproximando al mes de diciembre, que nos llama a la paz, la fraternidad y la solidaridad, nuestro mensaje es: seguir luchando por la reconciliación para enterrar el odio, las confrontaciones y que prevalezca la paz y la solidaridad entre la gran familia nicaragüense, reafirmó el Presidente Daniel.














ale/ana

también te puede interesar