Nicaragua

Daniel: El Ejército de Nicaragua nació de la lucha del pueblo

Señaló que la institución ahora está fortalecida, cumpliendo todas las tareas siempre de la mano del pueblo

BP8I0266
Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, y la Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo presiden acto del 38 aniversario del Ejército de Nicaragua |

Redacción Central |

El Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, resaltó este viernes que en el Ejército de Nicaragua están presentes las raíces de la resistencia indígena frente a los colonizadores.

“Ahí está el vigor y la gloria del cacique Diriangén. Y está el vigor y la gloria de quienes se enfrentaron a la primera manifestación armada del expansionismo yanqui aquí en Centroamérica”, expresó Daniel en el acto solemne por el aniversario 38 de la institución castrense.

Igualmente, recordó que en el año 1854 Nicaragua tuvo un presidente yanqui, William Walker, quien instaló la esclavitud y tenía como misión el dominio de la región para luego apropiarse de México, y de esa manera que las fuerzas más reaccionarias, retomaran el poder en los Estados Unidos.

Daniel valoró que la visión reaccionaria y el pensamiento fundamentalista de William Walker es la que hoy aparece en las calles de los Estados Unidos levantando las banderas del racismo.

“En pleno Siglo XXI, en la nación que se precia de ser la nación más respetuosa de los derechos humanos, ni siquiera respetan los derechos humanos de su propio pueblo”, señaló.

El mandatario también hizo mención que solo la unidad de los nicaragüenses y de todos los centroamericanos logró la expulsión del esclavista.

Daniel aseguró que el 14 de septiembre de 1856 es la fecha que reúne la dignidad, la fortaleza y que hace conciencia en los nicaragüenses, porque es la fecha de la derrota del expansionismo yanqui.

“Y ahí surgieron los primeros signos de repudio contra ese expansionismo yanqui. Nacieron del pueblo. ¡Muerte al yanqui de oro sediento, muerte al vil y cobarde invasor! Eso lo dijeron los nicaragüenses de entonces, no están esos versos inspirados por Marx, ni por Hegel, ni por Lenin, sino que nacían de la sangre de un pueblo que no aceptaba la dominación del expansionismo yanqui por poderoso que fuese y fueron derrotados”, indicó.

Daniel explicó que el intervencionismo de Walker estaba amparado bajo la complacencia de los gobernantes de Estados Unidos, quienes lo recibieron como Héroe, en lugar de enjuiciarlo y procesarlo por los crímenes cometidos en Nicaragua.

Posteriormente, Walker regresó a Centroamérica, penetrando por Honduras, donde fue capturado y fusilado, relató el Presidente.

“El Ejército nace de todas esas batallas”, aseguró Daniel, rememorando también la batalla del General Benjamín Zeledón frente a la intervención de las tropas yanquis que ocupaban Nicaragua en 1912.

Y cuando el general Zeledón fue asesinado en La Barranca, y luego su cadáver fue expuesto para causar más terror en el pueblo, el niño que era el General Sandino cuenta cómo lo llenó de indignación ver cómo paseaban el cadáver de Zeledón, explicó el Comandante Daniel.

“Y ahí ya Sandino le va dando más forma a lo que es toda esa lucha desde la colonia, lucha anti colonialista, lucha anti expansionista yanqui, lucha anti imperialista, Sandino le va dando ya más forma y organiza el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional, por esa razón conmemoramos esta fecha, porque esta fecha es la fecha en que nuestro General Sandino fundó  el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional y este Ejército es un continuador de ese Ejército Defensor de la Soberanía Nacional, que fundó nuestro General Sandino”, recalcó Daniel.

Destacó que la fundación del Ejército Defensor de la Soberanía Nacional, venía con todo un programa de lucha por los derechos de los campesinos, y de defensa de la soberanía del país en toda su plenitud.

El Presidente valoró que tras el asesinato a traición del General Sandino, las fuerzas del imperio pensaron que hasta ahí había llegado la historia de Nicaragua y el país quedaría sometido para siempre al imperio del norte.

Pero luego surgió el Frente Sandinista, continuador de la batalla de Sandino, en manos de la juventud nicaragüense, manifestó Daniel.

Recordó las gestas heroicas de la lucha sandinista, como el asalto a la Casa de Chema Castillo, por parte del Comando Juan José Quezada. Asimismo, destacó la participación en calidad de negociador que hizo el Cardenal Miguel Obando, en ese episodio de la historia.

“Recuerdo bien, nosotros salimos de la cárcel y nos encontramos con el Comando, con nuestros hermanos y el Cardenal acompañándonos, y juntos ya en el avión viajando a Cuba. El Cardenal nos acompañó a Cuba”, rememoró.

“Ese es este Ejército, es la síntesis de la historia  de lucha, de resistencia del pueblo nicaragüense en todas las etapas. Desde aquel momento en que vinieron los conquistadores, hasta el momento en que se logró la victoria”, afirmó.

El mandatario también reconoció que independientemente de las grandes agresiones y conflictos que Nicaragua había sufrido de parte de los gobernantes norteamericanos “llegó a Washington un presidente que nos extendió la mano, el presidente Carter”, recordó.

“Yo le decía al Presidente Carter, Estados Unidos le ha hecho un daño enorme a Nicaragua a lo largo de la historia, Nicaragua nunca le ha hecho daño a los Estados Unidos. Y ustedes pusieron a Somoza, lo armaron, lo financiaron, entrenaron a su ejército para matar al pueblo, para torturar, pero bueno aquí estamos, cómo podemos establecer por primera vez entre Estados Unidos y Nicaragua relaciones respetuosas, eso queremos, y el presidente Carter se mostraba muy dispuesto”, relató.

Sin embargo, el mandatario estadounidense no aceptó apoyar la creación y organización de un Ejército de Nicaragua. “Me lo dijo con toda claridad, es una política de un estado, de un sistema que sencillamente se negó a establecer ese tipo de relación con la Revolución Sandinista”, manifestó el mandatario.

“Y nos tocaba en ese momento enfrentar de nuevo otra guerra, porque luego llegó el presidente Reagan y apostó por la destrucción de la Revolución”, añadió.

Efectivamente, bajo la administración Reagan, las agresiones del imperio yanqui continuaron y se pronunciaron en momentos claves del proceso de Paz en Centroamérica.

La destrucción de la Revolución  “pasaba por la destrucción del Ejército,  que pasaba por la destrucción de la Policía, que pasaba por la destrucción del Ministerio del Interior. El  objetivo del presidente Reagan era crear las condiciones, tenían tropas en Honduras, tenían  tropas en El Salvador,  tenían pase en El Salvador, tenían en Costa Rica, tenían la fuerza para imponer todo eso “, recordó Daniel, explicando que el objetivo del imperio era desembarcar sus tropas en Nicaragua.

“Ese era el objetivo de ellos, pero para alcanzar ese objetivo tenían que acabar con este pueblo y en ese momento, recordemos bien aquel principio: PUEBLO, EJÉRCITO, UNIDAD, GARANTÍA DE LA VICTORIA, fue lo que determinó la resistencia y la victoria porque no lograron su objetivo de  aplastar a la Revolución, aplastar al Ejército, aplastar a la Policía y crear entonces otro ejército como lo habían creado en la época de Somoza”, mencionó.

Asimismo, relató cómo la administración estadounidense de Reagan mantenía las divisiones en Centroamérica, queriendo aislar a Nicaragua.

“Luego, la lucha por la paz. En contra de la voluntad del presidente Reagan que no permitía  que los presidentes centroamericanos nos reuniésemos siquiera, y entonces viene el Presidente de Costa Rica, Oscar Áreas, y llamó a los presidentes centroamericanos a Costa Rica, pero no nos invitó a Nosotros, conspirando el demócrata, conspirando al servicio de los yanquis. Bueno y con qué se  encontró… bueno que en esas condiciones sencillamente no podía haber negociación, porque quería imponerle ahí a los presidentes centroamericanos agenda donde se le condicionara a Nicaragua la claudicación  de la Revolución, la rendición de la Revolución”, sentenció.

Añadió que “los presidentes, de Honduras, José Azcona Hoyo, a pesar de las condiciones difíciles en que él estaba gobernando, no le aceptó; igualmente el presidente de El Salvador, no le aceptó; el presidente de Guatemala,  Vinicio Cerezo, tampoco le aceptó (…) no aceptaron  y estaban claros que en la medida en que estos conflictos en Guatemala, en El  Salvador y en Nicaragua no se resolviesen, iban a colocar más inestabilidad, más inseguridad en todo Centroamérica, y más migración de Centroamérica hacia los Estados Unidos de Norteamérica, más gente huyendo de la guerra en Centroamérica”, historió Daniel.

Agregó que los Acuerdos de Paz fueron alcanzados finalmente gracias al Presidente Vinicio Cerezo, “que sí tuvo el valor, a pesar de las presiones que recibió, de invitar a los presidentes centroamericanos e invitarnos también a nosotros allá a Guatemala, y ahí  arrancó el proceso de Paz”, rememoró.

El Presidente resaltó la participación del Cardenal Miguel Obando y Bravo, aportando al proceso de paz. “Y donde caminó más rápido la paz fue en Nicaragua. En primer lugar, alcanzamos la  Paz en Nicaragua, luego en El Salvador y luego Guatemala. Y el Ejército salió fortalecido moralmente, fortalecido, y el país moralmente fortalecido”.

Posteriormente  vino el proceso electoral de 1990 que también estuvo influenciado por la política norteamericana del presidente George Bush padre, que garantizó el respaldo total a una fuerza política opositora.

“Donde le habían dicho al pueblo nicaragüense: Si gana el Frente continúa la guerra.  Ó sea, una elección que no era una elección libre realmente”, explicó.

Agregó que el gobierno que resultó electo contó con todo el respaldo del gobierno de Estados Unidos y de gobiernos europeos que se sumaron al bloqueo contra Nicaragua.

“Fue una situación dura la del bloqueo, pero luego ya estaba el gobierno que  ellos habían alentado y luego vino otro gobierno también bajo los auspicios del gobierno de los Estados  Unidos, y luego vino un tercer gobierno bajo los auspicios de  los Estados Unidos, y en cada elección venían los ministros  y hasta el Secretario de Defensa Colin Powel estuvo en nuestro país diciéndole al pueblo que si  votaban por el Frente volvía nuevamente la confrontación con los Estados Unidos, sembrando terror”, comentó Daniel.

Daniel relató que en 16 años de gobiernos auspiciados por Estados Unidos, se intentó desaparecer al Ejercito y a la Policía Nacional.

El presidente expuso que desde 1990 al año 2007, el Ejército resistió. “El  Ejército y la Policía fueron sometidos a una política de desgaste de parte de  esos gobiernos que querían desaparecer al Ejército. Su objetivo era desaparecer al ejército, desmontar a la policía y crear una nueva fuerza”, sostuvo.

Comentó que en todos esos años se paralizó lo que debió haber sido la cooperación en el campo militar de parte del Ejército norteamericano y de los Ejércitos europeos para con  el Ejército de Nicaragua.

“Una cooperación sustantiva que significase empezar a modernizar el Ejército, que ya tenía todo su equipamiento militar vencido… desde los fusiles hasta los tanques vencido, armamento de origen soviético. Y era la oportunidad para que ellos demostraran realmente su aprecio por los que estaban gobernando y un mínimo respeto por el Ejército”, pero el mandatario dejó entrever no hubo tal apoyo, a pesar que las relaciones entre las  Fuerzas Armadas se mantuvieron.

Explicó que la  política dictada por los gobernantes norteamericanos era  vetar cualquier tipo de cooperación con el Ejército de Nicaragua y con la Policía, para desintegrarlos y desgastarlos.

Indicó que la victoria del Frente Sandinista en el 2006 permitió “hacerle un planteamiento a la Federación Rusa, para que nos ayudaran a ir reponiendo el equipo de combate que estaba ya vencido”, dijo.

“Igual se le pidió a los Estados Unidos. Yo se lo planteé directamente a mandos militares del Comando Sur, que visitaron  Nicaragua a partir del año 2007 que ya nosotros  estábamos  en el gobierno. Les decía: ¿Qué esperan ustedes para facilitar armamento a Nicaragua?, le pedía a quien venía llegando, le decía helicópteros (…) le pedíamos lanchas, guardacostas, porque todo eso se venía venciendo ya¨, detalló.

Añadió: “Y, nos escuchaban, hablábamos de las buenas relaciones,  de los convenios que teníamos porque hemos tenido convenios en cuanto a la lucha contra el narcotráfico, el crimen organizado, patrullaje conjunto, y les decíamos: Aquí no se trata de que ustedes nos van a estar  ayudando, al darnos estos medios para combatir el narcotráfico, el crimen organizado, no, se están ayudando ustedes,  y más bien es una inversión que ustedes están haciendo, deberían hacer porque Centroamérica, México, lo que estamos es librando esta batalla a causa de el consumo de la droga en los Estados Unidos”, dijo Daniel.

El presidente Daniel también se refirió al narcotráfico y el crimen organizado, diciendo que son la mayor manifestación del terrorismo que siguen presentes en la región y que no se han podido extirpar, mientras EE.UU. no termine de controlar la distribución de la droga a lo interno del país.

“Sabemos que entre las prioridades que tenemos todos los países en el mundo está la  lucha contra el narcotráfico, contra el crimen organizado, contra el  terrorismo, pero aquí no hace falta ISIS, porque los crímenes que comete el narcotráfico, el crimen organizado y las maras son de igual dimensión, y la cantidad de víctimas, de muertos, que tenemos en toda nuestra región Mesoamericana, sobre todo es cada día mayor”, valoró el Presidente.

Aseguró que el narcotráfico y el crimen organizado es considerado como la mayor amenaza a la paz y a la soberanía de toda la región. “Narcotráfico y crimen organizado significan fuerzas que se mueven en el interior de nuestros países para tomarse las instituciones, tomarse a las comunidades e imponer un narco estado”, refirió.

Agregó que en  los Estados Unidos, es donde está el mayor consumo de la droga, “tienen una enorme responsabilidad en toda esta tragedia que estamos viviendo. Pero nosotros estamos luchando, más allá de nuestras posibilidades materiales estamos dando la batalla, la estamos dando los centroamericanos, la estamos dando en toda Mesoamérica, México, Venezuela, Colombia, todos dando la batalla”, aseguró.

Daniel avizoró que “vienen tiempos duros para nuestra región en ese campo, tiempos buenos, tiempos de esperanza en tanto estamos luchando siempre por la paz, por la prosperidad de nuestros pueblos, por el bienestar de nuestros pueblos, porque se puedan crear condiciones de más seguridad, para que a la vez esto contribuya a la generación de empleos”, expresó.

El Presidente aseguró que “la historia nos enseña que la única salida a situaciones críticas, conflictivas, es la negociación y es la paz”.

En ese sentido, destacó las negociaciones y el diálogo en Venezuela, que está al frente del Presidente Nicolás Maduro; y del proceso de paz que se logró en Colombia.

Sobre la experiencia de Colombia, el mandatario nicaragüense recordó que ya hace años, en algunos encuentros que sostuvo con el Presidente Juan Manuel Santos, y con el ex presidente Álvaro Uribe, les exhortó a seguir el camino del diálogo y la negociación para alcanzar la paz en Colombia.

“Hoy tenemos esa noticia donde ya las FARC se organizan como partido político para partidora en las próximas elecciones. Un hecho realmente histórico para toda Nuestramérica, para América latina y el Caribe, que reunidos hoy en la CELAC hemos dicho  nuestra región es una zona de paz y lo estamos ratificando con estos acuerdos de paz y esos resultados en Colombia,  donde el Presidente Chávez cómo promovió, cómo apoyó y luego Nicolás, ese proceso de Paz; y luego Fidel, y luego Raúl, también promoviendo ese Acuerdo de Paz allá en Colombia”, dijo Daniel.

“Y esto qué es lo que nos dice: Bueno que vamos ganando terreno para la paz, y que el único camino que tenemos en América Latina, para fortalecer la paz, la estabilidad, la seguridad, a la par de unir esfuerzos, coordinar esfuerzos todos nosotros con europeos, con Estados Unidos, con la Federación Rusa, en el combate contra el narcotráfico, el crimen organizado, el terrorismo, etcétera… por nuestro lado tenemos que asegurar la paz, por la vía del diálogo y la negociación”, añadió.

El Presidente dijo que no existe solución militar para alcanzar la paz. “Lo está demostrando Colombia. Más de 50 años de guerra, al final se impuso la negociación. No hay solución militar”, enfatizó.

Daniel mencionó que cuando el Presidente de Estados Unidos amenaza con una solución militar en Venezuela, “él no sabe que eso no tiene ninguna viabilidad, ya no son tiempos para pensar siquiera en intervenciones armadas de los Estados Unidos”, reflexionó.

“Inmediatamente vino la respuesta de toda América Latina, incluso de los gobiernos que han estado cuestionando fuertemente a Venezuela, de su presidente. Y luego cuando recibieron al Vicepresidente de los Estados Unidos, se lo dijeron con toda claridad. Solución militar no, intervención militar no. Esto se tiene que resolver por la vía del diálogo, la negociación, como se ha logrado alcanzar allá en Colombia, donde si teníamos una situación de guerra de largo plazo” expuso Daniel.

Finalmente el Comandante Daniel saludó a todos los miembros del Ejército de Nicaragua, y señaló que la institución ahora está fortalecida, cumpliendo todas las tareas “siempre de la mano del pueblo, de la mano de los trabajadores, de los campesinos, de los empresarios, de los productores, de la mano de todos los nicaragüenses. Y ahí está la garantía de la victoria para seguir cumpliendo con todas las metas que tenemos trazadas”.

también te puede interesar

Compañera Vicepresidenta Rosario Murillo

Año 2018 UNIDOS EN VICTORIAS

La Prioridad de este Año, es, precisamente, el fortalecimiento de la Unidad Sandinista, y de la Unidad Nacional, para continuar librando todas las...