Nicaragua

Concursos de belleza más extraños de la historia

Estos certámenes confirman que la belleza es subjetiva

PORTADA
Modelos |

Redacción Central |

Un estudio de la Universidad norteamericana de Wellesley asegura que la belleza está en el ojo del espectador, y que lo atractivo para las personas está vinculado específicamente a sus experiencias de vida, o al menos un 50 por ciento.

Sin dudas, los concursos de belleza más extraños y escalofriantes de la historia debieron estar basados en esta reciente investigación. ¿Acaso podría llamarle la atención un tobillo o una postura perfecta?

En las décadas de 1950 y 1960, quiroprácticos estadounidenses vieron en los concursos de postura una manera de ganar credibilidad en el campo de la medicina.

Como parte del certamen, las participantes eran juzgadas por su postura de pie, teniendo en cuenta la rectitud de la espalda, la estructura de la columna vertebral y la distribución del peso.

El jurado además de analizar la radiografía de las candidatas, hacía pruebas con una plomada para comprobar la simetría a ambos lados, la observación y palpación directa, y una prueba en la que se utilizaban dos básculas para comprobar que en ambos miembros inferiores se cargaba la mitad exacta del peso corporal.

En la década de 1930, fue popular en Estados Unidos el concurso Miss Ojos Bonitos, que también pudiera haber sido llamado Miss Espeluznante.

Para esta competencia las candidatas debían cubrir todo el rostro con una máscara que solo dejaba ver sus ojos para que los jueces pudieran decidir objetivamente cuáles eran los más bonitos, sin distraerse con otras características.

Siguiendo la línea de las partes del cuerpo más atractivas, desde 1930 hasta la década de 1950, las competiciones del “tobillo más bonito” fueron muy populares en Inglaterra y Francia.

Las participantes se ocultaban detrás de cortinas enseñando solo sus tobillos y piernas, mientras que un juez los examinaba de arriba y abajo, e incluso los medía.

Estos concursos eran patrocinados por empresas de zapatos, que premiaban a las ganadoras con zapatos y medias.

En 1970, el concurso Miss vampiresa tuvo como fin promocionar en el largometraje de terror “House of Dark Shadows” (Sombras en la oscuridad).

Las candidatas debían tener entre 18 y 25 años y mostrar sus mejores dotes de vampiresa. La ganadora obtendría un papel en el programa de televisión “Dark Shadows”.

Otra película que motivó un concurso de belleza en 1972 fue “Conquest of the Planet of the Apes” (La rebelión de los simios”). Las aspirantes a Miss Bella Ape tenían que aparecer en bikini y con una realista máscara de simio sobre sus cabezas.

La ganadora del certamen Dominique Green obtuvo un papel en la siguiente cinta de la saga.

Tal fue el impacto de la sex symbol Marilyn Monroe que no fueron pocas las mujeres que intentaron copiarla. Precisamente, varios certámenes se realizaron en Estados Unidos y en el Reino Unido para encontrar a la afortunada que tuviera la silueta de la voluptuosa estrella.

Uno de los organizadores premiaba con un contrato de una agencia de imitadores de celebridades.

Uno de los mayores vendedores de coches nuevos y usados de su tiempo, Muller Bros, en 1951 también organizó un concurso de belleza como parte de sus métodos publicitarios.

Aunque el evento atrajo a una gran multitud, aún no se sabe quién fue coronada como la ganadora.

De 1941 a 1976, el metro de Nueva York patrocinó el concurso conocido como “Señorita subterráneos”, que consistía en publicar las fotografías de las concursantes en el metro junto con una pequeña biografía.

En ese certamen los pasajeros asumían la función de los jueces al votar inicialmente enviando una postal con el nombre de su favorita y luego por teléfono.

Para calificar para el concurso, las candidatas tuvieron que vivir en la ciudad de Nueva York y utilizar regularmente el sistema de metro.

“Miss misil tripulado”, “Miss espacio exterior” o “Princesa del alunizaje”, fueron algunas de las categorías de los concursos que se organizaron en varios laboratorios de la NASA, entre 1950 y 1970.

En la competencia solo podían participar empleadas de la institución, con lo que las concursantes no estaban de acuerdo por su carácter claramente despectivo para un empleado.

Actualmente, otros concursos extraños como Miss Belleza Artificial, Miss Elefante, Miss Embarazada, Miss Condón o Miss Bum Bum, han sustituido a sus antecesores, un reflejo de que el ser humano necesariamente tiene que clasificar algo como “bello” o “feo”.

mem/ele

también te puede interesar