Nicaragua

Jóvenes centroamericanos protagonizan Encuentro Neocatecumenal

El Camino Neocatecumenal tiene su origen en el barrio Palomeras en Madrid, España en el año 1960

Encuentroreligioso19M
|

Redacción Central |

Miles de personas, en su mayoría jóvenes, participaron del III Encuentro Vocacional de las Comunidades de Camino Neocatecumenal que se realizó en el Estadio Nacional de Fútbol ante la presencia de líderes de la Iglesia Católica y el Nuncio Apostólico Fortunatus Nwachukwu.

Este encuentro es parte de un viaje apostólico que los iniciadores del Camino Neocatecumenal están haciendo por América. El primero fue en Canadá, el segundo en Estados Unidos y ahora se celebró en Managua donde participaron fieles de toda Centroamérica. Seguidamente continuará en Venezuela para culminar en México.

El Camino Neocatecumenal tuvo su origen en el barrio Palomeras en Madrid, España en el año 1960 y fue creado por Kiko Argüello y Carmen Hernández. Sus estatutos fueron aprobados de forma definitiva por el Papa Francisco en el 2008.

La edición nicaragüense se inició con la predicación del iniciador del Camino Noecatecumenal, el español Kiko Argüello, quien hizo el llamado a los jóvenes que tienen vocación a dedicar su vida a la religión.

Al hablar ante los miles de jóvenes Argüello recordó que este tipo de eventos se fundamenta en tres pilares: la palabra, comunidad y la liturgia.

Salvador Sarti, de origen guatemalteco, explicó que la importancia de este encuentro radica, fundamentalmente, en que los jóvenes pueden experimentar el amor y acatar la llamada de aquellos que tienen la inspiración de servir a Dios.

Monseñor Jorge Solórzano, de la Arquidiócesis de Granada, manifestó que la Iglesia Católica vive un tiempo de renovación en la que los ciudadanos puedan fortalecer su fe y vivir como un auténtico cristiano católico.

“La renovación de la iglesia viene de la conversión personal y aquí en este Camino Neocatecumenal lo que se predica es la conversión a la vida de Dios, a la vida en Cristo nuestro Señor y a la Iglesia”, subrayó Solórzano.

El obispo se mostró contento que miles de jóvenes de todas las naciones de Centroamérica se reunieran en Nicaragua. “Dios tiene su mirada puesta en nuestro pueblo de Nicaragua y tenemos que responder, es una bendición y al mismo tiempo es un compromiso de que podamos ser fieles a Dios, ser fieles a la Iglesia y ser fieles a la Iglesia de este pueblo”, puntualizó Solórzano.
mem/ybb

también te puede interesar