Nicaragua

Un segundo aire de vida para todos

En el Penitenciario “La Esperanza”, las mujeres consumen su tiempo en aprender y desarrollar oficios que le permitan retomar su vida luego

laesperanza4
Penitenciario “La Esperanza”, las mujeres consumen su tiempo en aprender y desarrollar oficios |

Redacción Central |

Todo ser humano merece una segunda oportunidad independientemente del error que haya cometido. Incluso, tiene derecho a rehacer y encauzar su vida mientras cumple el castigo que se le haya impuesto cuando haya cometido algún delito.

Es por ello que en el Establecimiento Penitenciario Integral de Mujeres “La Esperanza” se impulsan los programas de reeducación penal que promueve el Gobierno Sandinista a través del Sistema Penitenciario Nacional (SPN).

En ese centro cumplen condena un poco más de 500 privadas de libertad por diversos delitos y muchas reciben capacitación en diferentes oficios para luego de cumplir sus condenas puedan insertarse a las diferentes actividades laborales y ser ciudadanos útiles a la sociedad.

Hace más de tres años, Xochilt Wilson, natural de Bluefields ingresó al establecimiento para cumplir una condena de 12 años y desde que llegó se integró a los programas y ha aprovechado al máximo su tiempo.

Ya alcanzó el bachillerato, aprendió técnicas belleza y estilismo, y ahora elabora con sus manos verdaderas obras de arte que son vendidos en ferias y actividades recreativas.

Por cada día que trabaja en los diferentes talleres, a Xochilt se le acorta su condena. Por tanto de seguir en este programa, cumplirá su pena en otros tres años y recuperará la libertad que perdió por involucrarse en actividades ilícitas, de las cuales hoy se arrepiente.

Esto nos mantiene distraídas, ocupadas, estamos trabajando y vamos adquiriendo otro tipo de conocimiento. “Cuando salgamos a la calle vamos con otra mentalidad y a ser personas más útiles a la sociedad”, comenta Xochilt.

Cuenta también que periódicamente reciben capacitaciones en manualidades, bisuterías, elaboración de piñatas, corte y confección y panadería.

La subalcaide Violeta Roca Martínez, manifiesta que desde que gracias el Gobierno el Presidente Daniel Ortega y la Vicepresidenta Compañera Rosario Murillo se ejecutan estos programas integrales a las personas privadas de libertad para que luego se integren a la sociedad con un oficio que les permita llevar el sustento a sus hijos.

Además de las visitas programadas de sus hijos y familiares, también reciben visitas de sacerdotes, catequistas o líderes evangélicos que les imparten charlas motivacionales una vez por semana.
mem/ybb

también te puede interesar