Nicaragua

Jinotega distingue por sus sabores de Cuaresma

A ese departamento tres platos tradicionales marcan la diferencia, el tamal pisque, los buñuelos y la infaltable sopa de queso

sabores-de-cuaresma
Sabores de cuaresma |

Redacción Central |

La calidad culinaria de nuestro país marca un punto importante en la identidad nicaragüense. Un sinnúmero de recetas tradicionales y únicas nos distinguen y atrae a interesados en conocer y probar, de primera mano, esta cantidad de exquisitas comidas.

Específicamente en Jinotega son tres los platos principales que marcan la diferencia: el tamal pisque, los buñuelos y la infaltable sopa de queso.

Y esa deliciosa tríada se ofrecen en el Parque de Ferias. El stand de ventas de Marilú Rivera comercializa los “Buñuelos Gordonio”, a los que le añade una deliciosa miel sazonada con pimienta y clavo de olor.

“Es un proceso prácticamente sencillo, porque es solo rayar la yuca y el queso, luego se bate la mezcla y se fríe, es todo”, afirma sobre su preparación.

Esta mujer emprendedora inició su negocio hace ocho años. Su primer punto de venta no fue fructífero, pero luego escuchó el llamado de protagonistas en el Parque de Ferias de Jinotega y decidió participar. Hoy es conocida en el mercado y tiene muchos clientes.

Igual suerte corrió Dania del Carmen Méndez. Su especialidad es la sopa de queso, una tradición heredada por su abuelita.

Méndez cuenta que el proceso de preparación que dura unas tres horas, comprende nesquizar el maíz, para luego lavarlo y molerlo. Obtenida la masa, se mezcla con cuajada y especias. Las tortas se preparan fritas y una parte de ellas se destinan a ser parte de la sopa para que sea espesa. El resultado es un manjar para los afortunados que la saborean.

El más innovador de estos productos podría decirse que es el que ofrece doña Vicenta Castro Picado. Se trata de los clásicos tamales pisque, muy demandados durante la época de Cuaresma en Jinotega, al igual que los tamales con huevo, con pollo, con chicharrón con frijoles.

Durante los ocho años en los que tiene su negocio, afirma Vicenta, ha adquirido buenas ganancias, pero lo más importante es que ha logrado forjar una clientela amplia.

Según dice, su éxito se basa en una fórmula simple, “siempre mantener la calidad del producto”.

El secreto de los tamales, revela, está en su preparación: “Tiene que ser bien nesquizado, no se le debe echar cal, no se debe dejar los tamales con agua, que queden cocidos a vapor”, explica.
mem/ybb

 

también te puede interesar