Nicaragua

El río y el cañón de Olama nos esperan en Semana Santa

La belleza del lugar, su flora y su fauna hacen que quienes lo visiten decidan repetir su estancia

cannon_olama
Cañon Olama |

Redacción Central |

Ubicado como límite natural entre el municipio matagalpino de Muy Muy y el departamento de Boaco, el río Olama es un atractivo que no podés dejar de visitar si te decidís a viajar al norte de nuestro país durante las vacaciones de Semana Santa.

El río Olama se halla está bajo el puente del mismo nombre que se ubica entre la carretera Boaco a Muy Muy. También puede llegar a este fresco oasis matagalpino recorriendo la carretera San Ramón-Muy Muy.

El sitio es extremadamente cómodo y muy accesible. Muchas de las familias de Boaco, San Dionisio, Matigüás y Matagalpa deciden pasar acá su tiempo libre al igual que los lugareños de la comunidad Tierra Azul.

La corriente natural del río ayuda a formar diversas pozas o vertientes que son utilizadas por las mujeres de la comunidad para lavar su ropa mientras los niños, jóvenes y adultos disfrutan de las corrientes por varias horas.

Cuentan los lugareños que durante todo el verano se pueden refrescar en estas aguas, pero en invierno la corriente aumenta su caudal lo que puede hacerlo más peligroso.

El río está conformado por rocas pequeñas, medianas y grandes que permiten cruzar con facilidad de un lado a otro, o en el mejor de los casos recorrer al menos unos dos kilómetros para conocer el Cañón de Olama, en el cual encontrará caídas o cascadas naturales que le dan un atractivo aventurero a este fascinante lugar.

Un aspecto distintivo de la fauna del lugar son los monos congos que se observan desde las copas de los árboles.

En las orillas usted puede traer sillas, mesas, poner un asado y estar muy tranquilo con su familia disfrutando de las bendiciones que Dios brindó a Nicaragua.

Toda la comunidad de Tierra Azul cuida este río. A nadie le permitimos que eche basura,  por esos sus aguas son bien limpias hay muchos lados donde pueden bañarse”, cuenta Escarleth Morales pobladora de Cruz Azul.

Haydeé Fletes vino acá desde Boaco con su familia. Repite la visita, dice, porque esta es una zona muy tranquila y sin asolearse, porque el río está cubierto por una espesa vegetación.
mem/ybb

también te puede interesar