Nicaragua

Sandino ante el coloso

El General de Hombres y Mujeres Libres narró sus luchas revolucionarias al periodista Emigdio Maraboto, manifiesto histórico del cual compartimos valiosos fragmentos con nuestros lectores

sandino ante el coloso (1)
|

Redacción Central |

La derrota del imperio norteamericano en Nicaragua, por las fuerzas patrióticas del General de Hombres y Mujeres Libres, Augusto C. Sandino, fue narrada en México, por el propio General, al periodista Emigdio Maraboto en su libro SANDINO ANTE EL COLOSO.

Hemos extraído este histórico relato de la Batalla de El Chipote, donde el entrecomillado corresponde a textuales palabras de nuestro Héroe Nacional.

DIEZ Y SEIS DIAS DE SITIO EN EL CHIPOTE

“Después de estas batallas, las más cruentas de las que se han librado en la lucha en Nicaragua, nos concentramos a El Chipote, que era el objetivo de los piratas. Pero la posición era difícil. Nos fueron cercando para evitar que nos aprovisionáramos. Y el cerco se estrechaba cada vez más. No nos faltaban armas ni parque, por­que en los últimos encuentros habíamos quitado al enemigo enormes cantidades de cartuchos y de armas espléndidas, nuevas y flamantes.

“Durante diez y seis días que estuvimos sitiados, diariamente tuvimos la visita de las escuadrillas aéreas de los piratas. A las seis de la mañana aparecía, la primera escuadrilla de cuatro aparatos que se dedicaban a bombardear. Por supuesto, nosotros les dábamos también y muchos pájaros fueron heridos de muerte. Después de cuatro horas de bombardeo, nueva escuadrilla sustituía a la prime­ra y continuaba el fuego; hasta que, pasadas cuatro horas, volvía otra. Y así sucesivamente, sin parar, hasta que llegaba la noche.

Pocos daños personales nos hacía el bombardeo, porque estába­mos bien protegidos, pero perdimos como doscientas cabezas de ga­nado de la caballada de nuestro ejército y ganado vacuno para ali­mentarnos. La situación iba siendo grave porque la mortandad de animales había hecho la estancia allí insoportable por la descompo­sición de los cadáveres. Los zopilotes tupieron el espacio por varios días y si bien nos hicieron un servicio porque llegaban a impedir la vista a los aviadores, que muchas veces confundíamos con los zopi­lotes, nuestra vida iba haciéndose más difícil por esas circunstancias, y resolvimos retirarnos.

 UNA ESTRATAGEMA GENIAL

“Comenzamos a construir peleles de zacate, que vestimos con sombreros de los que usábamos nosotros y con ellos cubrimos los lugares más visibles de El Chipote. Entre tanto, en la noche salimos del lagar. Dos días más estuvieron los aviadores bombardeando aquel poblado, que ya había sido arrasado y en que nadie quedaba, hasta que se dieron cuenta de que no había enemigo. Cuando llega­ron y trataron de perseguirnos, ya íbamos lejos.

“Les faltaba mucho que aprender de nuestros sistemas.

“Y la lucha ha seguido, ruda, cada vez más intensa, pero el dinero norteamericano compra y se interpone entre nosotros y el mundo exterior; y se ha hecho el silencio sobre nuestra lucha. Por eso es que desde que Turcios renunció, poco se ha dicho de lo que pasa en Nicaragua. Y allí seguiremos hasta que obtengamos la liber­tad o caigamos en la lucha”.

Emigdio E. Maraboto: Fragmentos de la presentación de su libro SANDINO ANTE EL COLOSO. Veracruz 1929

El contenido de este folleto es el fruto de una serie de reportazgos realizados por su autor, quien durante la visita que recientemente hizo Sandino a Veracruz, tuvo oportunidad de interiorizarse de mu­chos pormenores de la tragedia que se desarrolla en Nicaragua y que antes de ahora han permaneci­do ignorados. Los documentos que se citan obran en poder del general Sandino, y su autenticidad está fuera de duda.

también te puede interesar