Nicaragua

Minsa impulsa aplicación de la telemedicina para mejorar servicio en zonas rurales

Actualmente existen 285 unidades de salud interconectadas, así como una red de 81 salas de videoconferencias

telemedicina
Telemedicina |

Redacción Central |

El Ministerio de Salud (Minsa) mantiene su esfuerzo para impulsar la telemedicina en pos de garantizar el acceso a los servicios de salud en las comunidades de los municipios más alejados del país.

Durante el pasado año, la institución comenzó este proyecto, que no es más que “la aplicación de las tecnologías de la información en la rama de la salud”, según explicó Germán Mejía, director de Tecnología del Minsa.

“Como parte de este proyecto hemos venido fortaleciendo el área tecnológica y reforzando su infraestructura para llevar un mejor servicio a la población”, destacó Mejía.

“Actualmente tenemos 285 unidades de salud interconectadas con nuestros servidores centrales. A través de estos hemos podido mejorar la atención a la población, ya que es más fácil llevar la información de los exámenes y poderlos compartir entre las comunidades”, añadió.

Además, la entidad cuenta con una red de 81 salas de videoconferencias desde donde se pueden realizar teleconsultas y capacitaciones para el personal médico.

“Los especialistas visualizan la información de un paciente que se encuentra en una zona lejana, eso agiliza el diagnóstico y el tratamiento. También se puede compartir entre colegas y fortalece la educación continua del personal, que estará más capacitado para brindar una atención eficaz”, comentó Mejía.

De igual manera, a través de la telemedicina se pueden compartir exámenes de radiografías y tomografías. “Esto lleva a que la población reduzca sus costos en traslados y hospedajes para recibir especialidades que no se encuentran en su territorio”, apuntó el galeno.

En tanto, Juan Carlos Sánchez, subdirector médico del Hospital Regional de Bluefields, dijo a través de una videoconferencia que las tecnologías de comunicación están facilitando muchos aspectos en el trabajo.

“Hemos participado en solo dos meses en capacitaciones sobre la fiebre amarilla, y actualmente en un taller para citotecnólogos. Es una herramienta fundamental para nuestro hospital. Esto nos ha servido para mejorar y reducir los costos económicos “, señaló el doctor Sánchez.

ale/jos

también te puede interesar