Nicaragua

Nicaragua cumple 10 años en el ALBA

Es importante continuar en Unidad, continuar en esa Unidad Fraterna, fortaleciendo ese noble y extraordinario proyecto que es el ALBA, que no ha parado de andar y que ya no parará de andar jamás

Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América
Los presidentes de Venezuela, Nicolás Maduro; Ecuador, Rafael Correa, y Bolivia, Evo Morales, efectuarán este jueves en Cochabamba, Bolivia, una reunión de naciones suramericanas pertenecientes a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) para tratar asuntos del bloque regional. | Internet

Redacción Central |

Este 11 de enero se cumplen diez años de la incorporación de Nicaragua a la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), bloque regional de cooperación solidaria que en poco tiempo nos ha hecho alcanzar resultados emancipadores.

Implementar en nuestro suelo los diferentes programas socio-económicos que promueve ese modelo de concertación nos permitió estabilizar el sector energético y ayuda a encontrar el camino hacia la reducción paulatina de la pobreza.

Ningún bloque regional de integración pudo en tan poco tiempo proporcionar los resultados liberadores que logró el ALBA, en primer lugar la alfabetización, que sigue siendo una quimera para muchos países y pueblos del mundo.

Cincuenta años después de que Cuba se declarara “Territorio Libre de Analfabetismo” en América Latina y el Caribe, otros cuatro países de la región, entre ellos el nuestro, pudieron lograr erradicar ese flagelo, precisamente como parte de un programa integracionista como es el ALBA, mediante el método cubano “Yo si puedo”.

También gracias al ALBA, promovida por el Comandante Eterno Hugo Rafael Chávez Frías y el Comandante en Jefe Fidel Castro, se han logrado impulsar programas de salud como la Operación Milagro, y energéticos como Petrocaribe, que convirtió al petróleo en un arma para el desarrollo de los países atrasados, y significó el fin del racionamiento de la energía eléctrica en el nuestro, en mayo de 2007.

El gobierno de Nicaragua y su gestión en estos años es un reflejo claro de las ventajas comerciales, de cooperación económica y de inversión social que es el ALBA, gracias a la cual somos hoy una nación en vías de desarrollo, estable económicamente, la más estable de Centroamérica.

Sin el ALBA seríamos un país pobre, dependiente y atado al neoliberalismo. Nuestra adhesión a ese esquema revolucionario, de la mano del Presidente-Comandante Daniel Ortega, ha significado un beneficio real para las familias pinoleras, cuyos bolsillos tocó con los subsidios al transporte, a la electricidad, y los diferentes programas sociales como la salud, viviendas, de lucha contra la pobreza, entre otros.

Con el ALBA nuestros productos agropecuarios tuvieron más y mejores mercados, hemos abierto las puertas a las relaciones comerciales con las naciones hermanas del Caribe y Sudamérica también miembros del mecanismo integracionista, y de Europa y Asia.

Asimismo, nos proporciona mejores condiciones para enfrentar las raíces estructurales de la pobreza mediante la cooperación Sur-Sur, el intercambio tecnológico, de conocimientos entre todos los países más allá de las ayudas financieras o de petróleo, partiendo del reconocimiento de la desigualdad entre las naciones y fortaleciendo las potencialidades individuales para impulsar y promover la solidaridad entre todas a fin de que estas se ayuden en lo que la otra necesita.

Esos resultados nos han permitido, junto con otras iniciativas integracionistas impulsadas por el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, avanzar en un complejo contexto mundial en la defensa de nuestros intereses.
mem/mau

también te puede interesar