Nicaragua

Vicepresidenta Rosario Murillo: A las mujeres nicaragüenses, ¡Aquí estamos!

Cada día es una jornada de trabajo y de responsabilidad para afianzar la paz y la unidad, que representa definitivamente la prosperidad que Dios tiene preparada para las familias nicaragüenses

rosario_toma_de_posesion
|

Redacción Central |

Qué linda es Nicaragua! Como sabe de luchas y amor este pueblo nuestro! Aquí estamos dándole gracias Dios por este nuevo día, por este tiempo de victorias, con su gracia y de su mano hemos llegado hasta aquí y vamos adelante, expresó la Vicepresidenta de la República, Compañera Rosario Murillo, al dirigirse al pueblo desde la Plaza de la Revolución durante el acto de Toma de Posesión 2017.

Rosario agradeció a las familias nicaragüenses, y a la Juventud Presidente, “presente y futuro de Nicaragua, que representa certezas para nuestro país”.

A las mujeres nicaragüenses, dijo: Aquí estamos, vamos juntas, conscientes de todo lo que nos falta. Las mujeres hemos avanzado y tenemos el futuro por delante, para crearlo juntas, apuntó, paso a paso, para derrotar la pobreza.

Cada día es un día de trabajo, es una inmensa responsabilidad, sobre todo por afianzar la paz y la unidad, que representa definitivamente la prosperidad que Dios tiene preparada para las familias nicaragüenses, reflexionó Rosario.

Al finalizar el acto, Rosario aseveró a los medios de comunicación que fue esta una noche de gran fuerza, la fuerza del pueblo nicaragüense que estuvo presente en la Plaza de la Revolución, la fuerza de Dios, de nuestros Héroes y Mártires, todos unidos e inspirados por el milagro de la reconciliación.

Hemos hablado de la importancia que tiene para nosotros que el pueblo siga siendo Presidente en Nicaragua, subrayó la Vicepresidenta de la República.

Este nuevo período de Gobierno, prosiguió, es para continuar cambiando a Nicaragua. Queremos ratificar nuestro compromiso para que, desde la unidad y la paz que vamos a fortalecer todos los días, podamos prosperar.

Que las mujeres, los jóvenes, estén seguros que nuestro invariable e inclaudicable empeño es preservar y fortalecer la paz para juntos ir siempre más allá, alcanzar el sueño de la Nicaragua libre de pobreza que, Dios mediante, veremos más temprano que tarde.

Estamos conscientes del privilegio de servirles y de todo lo que nos hace falta, que hay que trabajar más duro todavía, insistió Rosario.

Al pueblo nicaragüense, le decimos que estamos juntos para trabajar, prosperar. El pueblo no es un acompañante, es el protagonista de todos estos procesos que nos llevan adelante desde el amor, la fe, la familia y la comunidad, sentenció.
mem/ale

también te puede interesar