Nicaragua

Presidente Daniel: La unidad es lo más valioso a cuidar en Nicaragua

Asevera el Comandante que hemos sentado la confianza y fortalecido el compromiso de levantar Nicaragua en todos los campos, con la unidad del pueblo

daniel_rosario
|

Redacción Central |

El Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, realizó un repaso histórico de las duras condiciones en las que el FSLN libró una batalla por la unidad de Nicaragua, elemento clave en la lucha contra la pobreza.

En su primer discurso del nuevo período de Gobierno, pronunciado este martes en el acto de Toma de Posesión, en Managua, Daniel repasó la historia democrática más reciente en Nicaragua, donde se trató de barrer con los sandinistas tras las elecciones de 1990.

La resistencia y negociación del FSLN con gobiernos como el de la doctora Violeta Chamorro, dijo Daniel, sería el embrión de lo que hoy es el Frente Nacional de los Trabajadores, y de todos los logros en estos años.

En el primer tiempo luego de 1990, recordó Daniel, por las tensiones que se crearon tras la salida del poder de los sandinistas, el ingeniero Antonio Lacayo llegó a entregarle nuevamente la presidencia del país a su persona, lo que él declinase, pues “nunca se nos ocurrió ir por la vía de la movilización del pueblo en las calles para derrocar al Gobierno de Chamorro, Alemán o Bolaños. La fuerza la teníamos, pero estábamos comprometidos con la democracia, nacida con la Revolución”.

Nuestro compromiso siempre ha sido tener una economía mixta, pluripartidismo, entre otros factores establecidos en la Constitución Política, recalcó Daniel.

Finalmente se logró una salida (a aquellas tensiones), garantizándole a los trabajadores en el momento de la privatización de las empresas que eran de ellos, el 25 por ciento de las mismas.

Reconoció que en ese tránsito fueron determinantes la firmeza y la serenidad de Violeta Chamorro y Antonio Lacayo, para que se pudiesen tomar acuerdos y estabilizar el país. Pero ello le costó al ingeniero Lacayo que para las elecciones de 2006, donde se presentase como candidato, que ante el cambio de la correlación de fuerzas en los poderes del Estado, asumidas previamente por las fuerzas políticas más beligerantes a través de una reforma electoral, fuera “descabezado”.

En ese tiempo se incorpora al Consejo Supremo Electoral el doctor Roberto Rivas, quien era aplaudido entonces por quienes hoy lo cuestionan, reflexionó Daniel. Rivas, dijo, fue reconocido por las victorias electorales antes de las del Frente en 2006, y dejó de ser “bueno” cuando se impuso en las urnas el FSLN. “Elecciones limpias cuando ganaban nuestros adversarios, fraude cuando ganábamos nosotros”, cuestionó el mandatario.

En ese sentido, el Presidente recordó que en las elecciones que ganó el doctor Arnoldo Alemán, cuando se discutieron los resultados con los observadores, el FSLN estaba convencido de las irregularidades cometidas. Sin embargo, los observadores dijeron que habían sido buenas.

A nosotros nunca se nos ocurrió desconocer los resultados. Nunca lo hicimos y nunca lo haremos, a pesar de que sabíamos que teníamos y tenemos la fuerza mayoritaria del pueblo, subrayó el Comandante.

Todos estos gobiernos (entre 1990 y 2006), con las dificultades heredadas de un país destruido por las guerras, fueron aportando y convocando a la empresa privada a animarse a volver a invertir en nuestro país, concedió Daniel.

Finalmente, cuando llegamos en 2007, empezamos a construir de nuevo de la unidad de la nación, ahora ya no para derrocar una tiranía impuesta por el expansionismo norteamericano. Se trataba de la unidad para erradicar la pobreza, el hambre, para mejorar las condiciones de vida de las familias nicaragüenses, dignificarlas.

Desde entonces, prosiguió, nos reunimos con las diferentes fuerzas productivas, empresarios, trabajadores, en un objetivo que parecía difícil de alcanzar por el grado de polarización e ideologización en que habíamos entrado en la confrontación, casi como fundamentalistas, para analizar cómo avanzar, objetivo que hemos logrado.

Poco a poco hemos sentado bases de confianza y fortalecido el compromiso de levantar Nicaragua, construir Nicaragua, en todos los campos, con la unidad del pueblo, partiendo de las principales fuerzas, determinantes para el desarrollo de la economía: trabajadores, productores, empresarios, campesinos, todos juntos.

Hoy hemos logrado alcanzar la unidad. Independientemente de nuestros pensamientos políticos y religiosos, aquí estamos representados todos los sectores de la sociedad nicaragüense, sentenció el Presidente.

Para avanzar en este proceso ha sido determinante acompañarlo de una política de todas las instituciones del Estado con el pueblo, del Ejército y la Policía junto al pueblo para garantizar la seguridad de los nicaragüenses en medio de las enormes sacudidas que provoca el narcotráfico y el crimen organizado. “Nuestro país puede dar garantías de seguridad hoy, lo que ha sido básico para el avance de las alianzas”, exaltó Daniel.

Por sus raíces revolucionarias, el Ejército y la Policía, nacidos de la familia nicaragüense, se han convertido en fortalezas para contener las presiones que nos vienen del norte, aseguró.

Igualmente, agradeció la cooperación de los países hermanos centroamericanos, que también han estado al lado de Nicaragua fortaleciendo la integración durante la última década.

 

rosario_toma_posesion1

rosario_daniel1

dos_1_27

dos_1_25

dos_1_22

daniel_toma_posesion3

dos_1_07

daniel_toma_posesion1

daniel

dos_1_31
mem/ale

también te puede interesar