Curiosidades

¿Recomendaciones erróneas sobre cómo hacer ejercicios?

En un mundo que ahora está muy de cara a la ejercitación del cuerpo, existe una amplia gama de consejos que muchos pueden ser considerados como mitos

lesiones
|

Oliverio Celaya |

El hombre aprende cada día una máxima japonesa de que el ser humano fue creado para estar en movimiento. De ahí que en Internet aparezcan una serie de consejos que muchas personas siguen ciegamente, sin embargo algunos expertos ven ciertos mitos en ello.

Las rutinas de ejercicios llevan por tanto un plan y la guía de instructores, pero es el caso de que una buena parte de la población mundial se crea su propio programa y lo formula a partir de algunos consejos que pueden ser erróneos.

Determinadas verdades que logran parecer absolutos no siempre lo son. De ahí que la prensa británica se preocupe hoy por el asunto, en particular un artículo difundido por BBC Mundo que resulta sumamente interesante.

Señalan los entendidos que en el ambiente denominado fitness existen consejos que carecen de fundamento científico, aunque en estos momentos son creencia popular y hasta logran perdurar en el tiempo.

Para empezar, podemos tener en cuenta que a estos pareceres se suman elementos de cómo vestir y qué equipo deportivo emplear, y hasta a qué tipo de gimnasio acudir.

En primer lugar, existe uno de los mitos más generalizados, el que indica la necesidad de hacer mucho ejercicio para ponerse en forma.

Esta afirmación es completamente errónea, en primer término porque cada persona es diferente, y unos necesitan más tiempo de actividad que otros.

El profesor del centro de ciencia deportiva, entrenamiento y fitness de Alto Rendimiento español, Juan Francisco Marco, citado por BBC, señala que una persona goza de un estado de forma bueno cuando se somete a un chequeo médico y le sale todo bien.

A partir de ese elemento se suma que lleve una alimentación adecuada, psicológicamente es estable y hace una práctica deportiva regular a nivel recreativo y lo disfruta, siempre según Marco.

Esta importante definición apunta en primer escalón al bienestar de las personas y no tanto a contar con un súper cuerpo atlético, como muchos piensan. Pero incluso, para lograr ese cuerpo con un programa de entrenamiento regular y especifico basta.

Otros consejos señalan que es mejor hacer ejercicios en la mañana, cuando en realidad lo más relevante está en el ritmo circadiano, que marca el funcionamiento de cada persona y su capacidad de desempeñar diversas actividades en un momento determinado del día.

El doctor Luis Franco Banfonte, secretario general de la Federación Española de Medicina Deportiva, FEMEDE señala al respecto que ese ritmo biológico influye en la presión de la sangre, temperatura corporal, nivel de hormonas y frecuencia cardiaca, lo que determina la predisposición corporal para ejercitarse.

Dice el experto que ello se corresponde con las fases de luz y oscuridad, con las estaciones del año y con las características de cada persona.

No se puede extrapolar de forma general ya que es individual, señala, para dejar la respuesta a cada cual. De ahí que para algunos es mejor por la mañana, mientras otros se inclinan por la tarde o la noche.

Otro de los puntos, el tercero, tiene más relación con el comercio y la economía propiamente que con el deporte en sí, pues es la interrogante sobre si las zapatillas más caras son las mejores.

No es de extrañar que al tener en cuenta que el pie hace contacto con el suelo unas 500 veces por cada kilómetro recorrido, exista una mayor preocupación por encontrar la zapatilla ideal.

Pero el precio en realidad no tiene nada que ver con la facultad de resistencia, eficiencia y evitar lesiones.

En el Reino Unido, Roger Kerry es uno de los más reconocidos fisioterapeutas, quien trabaja con atletas, estudia sus lesiones y comparte este mundo desde hace más de 20 años.

El experto señala sobre el tema, que las personas deben observar si las zapatillas son cómodas, si te sostienen el talón, si hay espacio en la parte delantera para que el pie se pueda expandir.

E insiste, “Pero lo que más importa es si son cómodas”. A partir de ahí, cada uno puede decidir cuánto cuesta esa comodidad.

Para el cuarto aspecto depararon si es necesario ingerir muchos carbohidratos o proteínas, o mucha fruta para estar preparado en el caso de los ejercicios.

Sobre el particular, la respuesta la recabaron de Javier Guerrero, responsable de planificación nutricional de Instituto de Nutrición Deportiva, IND, en España.

Este entendido señala que lo primero es que no hay una dieta perfecta para hacer ejercicio. La fórmula de 60 por ciento de carbohidratos, 20 por ciento de grasas y 20 por ciento de proteínas parece ser la más recomendada por los especialistas.

Sin embargo, estas cifras no se pueden tomar como algo absoluto. Esta fórmula –explica- puede que sea la ideal para un individuo, pero para otro le puede convenir la de 40-30-30.

“En la parte de la nutrición se trata de buscar la receta milagrosa, el nutriente milagroso o el suplemento milagroso que nos haga mejorar el rendimiento, pero lo que necesita el deportista es conocerse mucho más para entender qué alimentos le funcionan mejor”, especifica.

El penúltimo consejo puesto en duda, es si el sudor siempre es bueno para el ejercicio, a lo que responden los expertos que forma parte de nuestra vida diaria, pero los niveles varían dependiendo de cada persona, tal y como lo reconoce el doctor César Kalazich, especialista de Medicina Deportiva Clínica MEDS, en Chile.

Analiza el galeno, que la sudoración no es un proceso que gaste suficiente energía para hacer perder peso consistente o adelgazar.

Y por último apuntan a si es necesario estirarse antes de comenzar los ejercicios. A lo responden que es recomendable, pero no crucial y depende más de la intensidad con la que se vaya uno a ejercitar. En ese sentido, también apunta sus criterios Juan Francisco Marco, del centro de Alto Rendimiento.

Dice que hay que tener en cuenta el tipo de estiramiento, ya que algunos son mejores que otros, y evaluar un plan para antes y otro para después del ejercicio. El estiramiento si beneficia, pero depende de qué momentos, intensidad y tiempos, insiste el entendido.

Estos son, seis mitos relacionados con la actividad física que seleccionan los instructores e investigadores para una mejor preparación, y para aclarar a muchas personas en el mundo la organización que deben tener antes de intentar poner el cuerpo en forma.
mem/rfc

también te puede interesar