Nicaragua

El golpe que hirió a la tiranía somocista cumplió 42 años

Los nicaragüenses conmemoran este 27 de diciembre otro aniversario de la toma de la casa del ministro somocista José María “Chema” Castillo por un comando del Frente Sandinista de Liberación Nacional

golpe-que-hirio-a-la-tirania-somocista
|

Redacción Central |

La acción guerrillera fue un duro golpe para la dictadura somocista y como resultado se logró la excarcelación de una serie de combatientes y líderes sandinistas, entre los que se encontraba el hoy Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega.

Hacia finales de 1974, el dictador Somoza consideraba neutralizado o desaparecido el movimiento guerrillero, sin pensar en que el Frente Sandinista acumulaba fuerzas y planeaba nuevas acciones.

La misión del Comando Juan José Quezada fue exitosa. Somoza accedió a la mayoría de las peticiones: los presos políticos fueron liberados y junto con los miembros del comando pudieron trasladarse por avión a Cuba.

Como represalia, la Guardia Nacional llevó a cabo una persecución en las montañas, barrios y ciudades contra todo lo que oliera a sandinismo.

El asalto vino a significar que el Frente Sandinista era la fuerza que podía derrotar a la guardia nacional y a Somoza, estima Manuel Espinoza, veterano periodista que dirigía entonces un noticiero televisivo.

Tres días más tarde, el día 30 de diciembre, por la noche, el dictador ofreció un discurso en cadena nacional en el que se mostró abatido y del que salió llorando “realmente golpeado, humillado, sale derrotado”, afirma Espinoza.

A propósito de otro aniversario de la histórica epopeya, algunos de sus protagonistas  afirman que fue fundamental para alcanzar la victoria del pueblo 5 años después, el 19 de Julio de 1979.

El Vicepresidente de la República, Omar Halleslevens, integrante del Comando, considera que la acción ayudó a demostrar que la dictadura de Somoza no era invencible y que el movimiento guerrillero liderado por el Frente Sandinista era capaz de ejecutar acciones para despertar la conciencia del pueblo.

“Demostramos que Somoza podía ceder, que no era infalible y que el FSLN era capaz de dar ese tipo de golpe”, reseñó el compañero Halleslevens, quién recordó que “el Frente había entrado en 1970 en lo que se llamó en un periodo de acumulación de fuerzas, fortaleciendo y privilegiando fundamentalmente la parte organizativa”.

Al dar su versión de los hechos, el cardenal Miguel Obando, recordó que“Nicaragua vivía momentos muy difíciles, era un momento de mucha polémica y ojalá que siempre apoyemos la paz, una paz que esté apoyada en la verdad, en el amor, en la justicia y en la libertad”.

A 42 años de aquella gesta, a cuyo éxito contribuyó con su mediación, su Eminencia Reverendísima considera que Nicaragua vive hoy en paz.

En su nota alusiva, el portal informativo El19 señala que la acción guerrillera propinó uno de los golpes más hirientes a la dictadura, a la vez que devolvió la esperanza y la moral al pueblo nicaragüense.

Y cita a Carlos Fonseca Terán, hijo del Comandante Carlos Fonseca Amador, para quien la acción “rompió el silencio al pasarse a una etapa de mayor ofensiva, de mayor visibilidad de la acción guerrillera del Frente Sandinista”.

Por primera vez alguien obligó a Somoza a hacer algo en contra de su voluntad, y fue humillado públicamente. “Fue algo que moralizó al pueblo, a los sectores más combativos, más luchadores del pueblo”, subrayó.
mem/mau

también te puede interesar