Nicaragua

Presidente-Comandante Daniel y Compañera Rosario presiden Acto de la XIX Promoción de Cadetes de la Policía Nacional (19/12/2016) (Texto íntegro)

Ellos son [email protected] [email protected] del Pueblo, asumiendo ese Compromiso, ese Reto, ese Desafío, en una Carrera en la que se incorpora ese Principio que es un Principio que pone a prueba el Compromiso Cristiano de amar al Prójimo como a uno mismo; de estar dispuesto a dar la Vida por tus Semejantes, afirmó Daniel

LA VOZ DEL SANDINISMO |

Palabras de Su Eminencia Reverendísima

Cardenal Miguel Obando y Bravo

Excelentísimo Señor Presidente de la Re-pública, Comandante Daniel Ortega Saavedra; Señora Doña Rosario Murillo; Primera Co-misionada Doña Aminta Granera Sacasa, Di-rectora General de la Policía Nacional; Miembros de la Jefatura de la Policía Nacional; Honorables Miembros de la Mesa que preside; Damas y Caballeros; Hermanos todos en Cristo Nuestro Señor.

Felicitamos a [email protected] Jóvenes Cadetes que hoy celebran su Graduación, y hacemos extensivas estas felicitaciones a sus Familiares. Han escogido ustedes valientemente una Carrera que es digna de encomio, que se caracteriza por el Don de Servicio y Entrega desinteresada al Prójimo.

Ustedes forman parte de un Cuerpo Policial que ha sido reconocido internacionalmente por su Profesionalismo y Modelo de Trabajo. Pertenecen a un grupo selecto de personas que han comprendido que es más gratificante dar que recibir, y que no hay mejor recompensa que la satisfacción del Deber cumplido.

En este Mundo todos hemos recibido para dar, todos hemos sido salvados para salvar; hay manos tendidas hacia nosotros que nos piden que hagamos con ellos lo que otros hicieron con nosotros.

Hoy damos gracias al Señor Nuestro Dios por estos nuevos Cadetes que celebran un paso más en su Vida Profesional.

Te pedimos, Señor, les ilumines en su trabajo diario a toda nuestra Policía Nacional, que los libres de cualquier peligro al que puedan estar expuestos, y que seas para todos ellos una Roca de Refugio, una fortaleza. Te lo pedimos por Cristo Nuestro Señor, Amén.

 

Palabras de Agradecimiento

Inspector José de Jesús Padilla Alonso

Buenas noches, Comandante Daniel Ortega Saavedra, Presidente de la República de Nicaragua y Jefe Supremo de la Policía Nacional; Compañera Rosario Murillo Zambrana, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía; Compañero Presidente Salvador Sánchez Cerén, Presidente de la República de El Salvador; Primera Comisionada Aminta Elena Granera Sacasa, Directora General de esta Noble Institución; Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo, Presidente de la Comisión de Paz y Reconciliación; Compañero Luis Cañas Novoa, Viceministro de Gobernación; General de Ejército Julio César Avilés Castillo, Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua; Comisionado General, Francisco Díaz Madriz, Subdirector General de la Policía Nacional; General Adolfo Marenco Corea, Subdirector General de la Policía Nacional; Comisionado General Jorge Cairo Guevara Cajina, Director de la Academia de Policía Walter Mendoza Martínez, Instituto de Estudios Superiores.

Se me ha cedido la oportunidad de expresar las Palabras de Agradecimiento, en nombre de mis Compañ[email protected], [email protected] de la XIX Graduación de Cadetes, y es un honor estar frente a todos ustedes, y expresar el júbilo y la alegría que sentimos en nuestros corazones, al lado de cada uno de nuestros familiares.

Agradecemos en primer lugar a Dios Todopoderoso, por ser quien nos da la Sabiduría,

la Fuerza necesaria para sobrepasar todos los obstáculos que se nos presentan a lo largo de nuestra Vida; agradecemos a nuestros Padres por ser el pilar fundamental en nuestra primera formación como personas; a nuestro Presidente Daniel Ortega Saavedra y a la Compañera Rosario Murillo, por brindarnos su apoyo incondicional y Revolucionario, a través del Bono Solidario y la Beca ALBA, lo cual fue un gran sustento para poder cursar y culminar nuestra Carrera como lo es la Licenciatura en Ciencias Policiales.

Como complemento para nuestra Formación dentro de la Academia de Policía Walter Mendoza Martínez se nos mejoraban las condiciones en las Áreas de Estudios, en las Áreas de Descanso y en las Áreas de Recreación. Muchas gracias Comandante Daniel, muchas gracias Compañera Rosario Murillo, por su apoyo; agradecemos a nuestro Director el Comisionado General Jorge Cairo Guevara Cajina por haberse preocupado por [email protected] y habernos exigido cada día más, por inculcar el Espíritu Revolucionario y Patriótico para ser mejores Oficiales.

También agradecemos a [email protected] Docentes e [email protected] que con Paciencia, con Dedicación y con Profesionalismo, nos transmitieron el Pan de Saber, lo cual nos ayudará a desarrollarnos en nuestras funciones como nuevos Oficiales de esta Gloriosa Institución. Gracias a Dios y a todas estas personas que nos han brindado su apoyo, hoy celebramos un Triunfo en nuestra Vida.

En estos cuatro años hemos obtenido muchas experiencias, tanto gratificantes como también experiencias difíciles, de las cuales hemos podido sobrepasar trabajando como Equipo, como una Nueva Familia, formada por Jóvenes llenos de Amor por su Patria. Recuerden que no importa cuántos Sueños hayamos cumplido, lo importante es tener Sueños que cumplir, esto nos hará mejores personas, mejores hijos para honrar el nombre de nuestros Padres, mejores Padres para honrar el nombre de [email protected] [email protected], mejores también con aquellas personas que dan todo de su parte para acompañarnos en este camino que hemos tomado, siendo mejores Oficiales de esta Institución dispuestos a dar Servicio al Pueblo con Abnegación, con Dedicación, con Disciplina, sabiendo pues que con Disciplina se hacen menos complejas las Misiones, siendo [email protected] [email protected]

Hoy, junto a mis 26 Compañ[email protected] de la XIX Graduación de Cadetes y Décima en Licenciatura en Ciencias Policiales, la dedi-camos a un ejemplo de Mujer, a una Mujer Valiente, a la Heroína Nacional Blanca Estela Arauz Pineda, Digna Representante de la Mujer Nicaragüense.

¡Honor y Gloria a nuestros Héroes y Mártires!

¡Viva nuestro Presidente de la República, Comandante José Daniel Ortega Saavedra, Jefe Supremo de la Policía Nacional!

¡Viva la Policía Nacional! Muchas gracias y Bendiciones a [email protected]

 

Palabras de la Primera Comisionada

Aminta Elena Granera Sacasa

Directora General de la Policía Nacional

Comandante Daniel Ortega, Presidente de la República y Jefe Supremo de la Policía Nacional; Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación Social y Ciudadanía, y Vicepresidenta Electa de la República de Nicaragua; Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo; Compañero Salvador Sánchez Cerén, Presidente de la República Hermana de El Salvador.

Hermanos Comisionados Generales Francisco Díaz y Adolfo Marenco, Subdirectores Generales de la Policía Nacional; Hermano Comandante en Jefe del Ejército Julio César Avilés; Compañero Luis Cañas, Viceministro de Gobernación; Comisionado General Cairo Guevara, Director de la Academia; Familias de [email protected] [email protected]

Graduandos; Hermanos de la Comandancia del Ejército, de la Jefatura y del Consejo Nacional de la Policía; Compañ[email protected] Graduandos.

Hoy es un Día de Fiesta en la Policía Nacional, la Jefatura de la Policía nos sentimos orgullosos de entregarles a las Familias nicaragüenses 27 nuevos [email protected], [email protected] en la Academia de Policía Walter Mendoza, que hoy sellan un Compromiso de Amor y de Servicio con Nicaragua.

Nos sentimos [email protected] porque este grupo de Jóvenes pudiendo haber optado por otra Carrera mejor remunerada y mucha más segura y tranquila, eligieron ingresar a las filas de la Policía Nacional, seguir esta opción de Vida que es más que una Carrera, donde tendrán el privilegio de realizar y cumplir una Misión que supondrá para cada uno de ustedes, [email protected], un Reto, un Desafío cada amanecer; un Reto y un Desafío en una de las áreas más sensibles y demandadas por nuestro Pueblo: La Seguridad.

Ingresar a la Academia de Policía Walter Mendoza no es fácil, y egresar de ella, mucho menos. La Formación que ustedes han recibido en estos cuatro años de Licenciatura en Ciencias Policiales contempla un Plan de Estudios que incluye Áreas y Asignaturas de carácter multidisciplinario, orientado a logros de competencias profesionales con énfasis en Va-lores y Principios; Valores y Principios heredados de nuestros Héroes Nacionales, de nuestros Orígenes Revolucionarios y sellados con la Sangre de nuestros Héroes y Mártires.

Compañ[email protected] Graduandos, he leído la Síntesis Biográfica de cada [email protected] de ustedes, y me sorprendió la pasión que desborda en ustedes más allá del trabajo policial, por las Actividades Culturales y Deportivas; Culturales y Deportivas que tanta importancia le dio nuestro Fundador el Comandante Tomás Borge Martínez.

También por el impacto que ha tenido en el Grupo el Modelo Educativo Policial de Escuela total, Modelo que les ha dotado, ¡ojo! antes de graduarse, de experiencia de trabajo, a través de la participación en Planes Especiales de la Institución.

Sabemos, no vamos a decir preparados, porque nos preparamos cada día, pero sí que están encaminados para responder con efectividad al llamado de la Comunidad, en cualquier lugar donde les necesiten, en los Barrios y Calles, en las Ciudades y el Campo, en cualquier punto de nuestra Geografía Nacional, allí debe estar su Compromiso indoblegable de servir con determinación, y sin límites, a cada Persona, a cada Familia, y a cada Comunidad.

Compañ[email protected], ser Policía demanda de nosotros un Espíritu que yo llamaría Superior; Espíritu que se alcanza predicando con el Ejemplo, siendo íntegros, y cumpliendo a cabalidad el Juramento que hoy empeñarán ante nuestro Jefe Supremo, el Comandante Daniel Ortega, Presidente de la República, y ante nuestro Pueblo.

Ser íntegros, Compañ[email protected] Graduandos, es el reflejo más puro y real de lo que significa ser Policía. Un Policía íntegro genera por sí solo Seguridad.

Ser Policías es la reverencia al Niño y al Anciano; es el sencillo hecho de darnos un espacio para escuchar atentamente a cada Persona que busca nuestra ayuda.  Ser Policías es poner nuestra Vocación frente a un espejo en el cual nos miramos y examinamos cada día para tratar de ser mejores que el día anterior. Es ser sencillos, honestos, sinceros, amables, accesibles. No se trata de ser perfectos, pero sí de ser fieles a los nobles Ideales, Valores y Principios que hemos heredado.  Se trata de ir Siempre Más Allá.

Gran parte de este trabajo de hacer de ustedes Hombres y Mujeres de Bien descansa en sus Familias y en sus [email protected]; en sus [email protected], por infundir en [email protected] Compañ[email protected] Graduandos, por eso les damos las gracias, el valor del esfuerzo y la satisfacción por el trabajo bien hecho; por ejercer Disciplina a partir del Respeto; por exigir con Rigor y Sabiduría; por advertir con Juicio y Discernimiento; por generar Aprendizaje y Conocimiento.  Ustedes, [email protected] de nuestra Academia, son Lámparas que alumbran Mentes soñadoras.

Felicitamos a los tres Primeros Expedientes: José, con 91% de Rendimiento Académico; Axel, con 90%, y Janeth, con 87%. Pero también felicitamos a todo el grupo que ha tenido un excelente Rendimiento Académico del 87%.

Agradecemos a sus Familias, especialmente a sus Padres y Tutores, por habernos confiado a sus [email protected] Cuidaremos de [email protected] como lo hacemos con cada Policía. Su Seguridad, su Salud, su Bienestar, Desarrollo Profesional y Condiciones de Trabajo, son una Prioridad para nuestro Jefe Supremo, el Comandante Daniel, para la Compañera Rosario, y también para la Jefatura Nacional.

Estamos seguros, nuestra Jefatura, que con la continuidad del Liderazgo y Jefatura Suprema del Comandante Daniel, y el acompañamiento de la Compañera Rosario, Vicepresidenta Electa, a quienes felicitamos y le reiteramos nuestra Lealtad, nuestra Institución, la Policía Nacional, continuará fortaleciéndose y desarrollándose, construyendo junto con nuestro Pueblo, espacios de Paz, Tranquilidad, Alegría y Seguridad.

Compañ[email protected], esta XIX Graduación la han de-dicado a Blanca Arauz, Primera Heroína nicaragüense. En sus Memorias el General Sandino dijo, que los servicios que Blanca Arauz prestó como Telegrafista, como En-lace Confidencial en el Ejército Defensor de la Soberanía Nacional fueron imponderables.

Ese es el Legado de ella para ustedes, Compañ[email protected] [email protected]: Hacer de su Servicio Policial una entrega imponderable como la de Blanca Arauz; actuar con Valor y Heroísmo; servir con irrenunciable Compromiso; ser Ejemplos de Sacrificio y Virtud; dejar huellas imborrables en la Memoria de la Patria; pero sobre todo llevar a la práctica los Sueños y los Ideales de Sandino.

Felicidades, Compañ[email protected], y sean [email protected] [email protected] a la Policía Nacional.

En Sandino y con Sandino…

¡Policía Nacional a su Servicio Siempre!

En Sandino y con Sandino…

¡Policía Nacional a su Servicio Siempre!

En Sandino y con Sandino…

¡Policía Nacional a su Servicio Siempre!

 

Palabras de Daniel

[email protected] Jóvenes, “Juventud, Divino Tesoro”, así lo dijo Darío, y ustedes se están graduando en plena Juventud, con toda la Vitalidad, con toda la Fuerza, con todo el Fuego, con toda la Esperanza, con todo el Optimismo, con toda la Energía Volcánica de la Juventud.

Y, ante sus Familiares aquí presentes, ante [email protected] [email protected] de la Policía y el Ejército, ante Invitados Especiales, los Familiares de Blanca Segovia, que no nos acompaña físicamente pero está aquí también, Blanca, ahí está la madre, vamos a tomar la Promesa de Ley:

¿Prometen ante Dios, ante la Patria, ante el Pueblo y las Familias nicaragüenses, prometen ante nuestros Héroes y Mártires, respetar la Constitución, las Leyes, los Derechos y las Libertades del Pueblo, y cumplir fielmente las Misiones encomendadas bajo los Principios Fundamentales de actuación de la Policía Nacional, revestidos por el Lema de Honor, Seguridad y Servicio? ¡Sí, Juramos!  Si así lo hacen, que la Patria y el Pueblo lo reconozcan, si no, que ellos se los demanden.

Hace pocos días, hace una semana, el lunes pasado, en este mismo sitio, Centro de Convenciones Olof Palme, tuvimos la Graduación de los Hermanos Cadetes del Ejército de Nicaragua, y puedo repetir exactamente lo mismo que dije al inicio, viendo los rostros, los rostros de los Padres, Madres, [email protected], Familiares, la Familia que acompaña al Graduado… viendo los rostros, son los rostros del Pueblo.

Ellos son [email protected] [email protected] del Pueblo, asumiendo ese Compromiso, ese Reto, ese Desafío, en una Carrera en la que se incorpora ese Principio que es un Principio que pone a prueba el Compromiso Cristiano de amar al Prójimo como a uno mismo; de estar dispuesto a dar la Vida por tus Semejantes.

Estas son las únicas Carreras, las de la Policía y el Ejército, que en su Juramento, en su Formación, en su Compromiso [email protected] muchachos que se están formando y que luego se están graduando, y que luego están brindando sus labores para proteger al Pueblo llevan el Compromiso de dar la Vida si fuese necesario, si las circunstancias lo ameritan, para proteger a las Familias nicaragüenses, para proteger al Pueblo, para defender la Patria, la Nación, la Soberanía, la Seguridad.

Querido Hermano, Comandante de la Revolución Salvadoreña, Líder del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional, Salvador Sánchez Cerén, que hoy nos honra con su presencia acompañando esta Graduación de [email protected] Policías.

Compañera Rosario; Compañera, Hermana Aminta; Compañero Luis Cañas; Compañero, Hermano General de Ejército Julio César Avilés; querido Hermano Francisco Díaz… ¡tiene la paciencia de Francisco, sí! Querido Hermano Adolfo Marenco, Comisionado General; querido Hermano Cairo, Director de la Academia, y queridos Familiares, queridos Invitados Especiales, Mandos del Ejército, Mandos de la Policía. Bueno, ya saludamos a Walter Castillo Sandino, con una representación de la Familia.

Ahora menciono a alguien que ha sido determinante en la Historia de este País para que estemos aquí todos reunidos, construyendo todos los días Seguridad, Estabilidad, Paz, para las Familias nicaragüenses, Su Eminencia Reverendísima el Cardenal Miguel.

Y esto no podemos olvidarlo, y no debemos olvidarlo, porque solamente así, no olvidando aquellos Tiempos dolorosos, es que tendremos la Fortaleza de Espíritu para defender la Paz que tanto costó conquistar, y donde a Su Eminencia el Cardenal Miguel le correspondió en diferentes Etapas de la lucha del Pueblo nicaragüense intermediar, para que no corrieran ríos de sangre, más de lo que ya habían corrido a lo largo de la Historia de nuestra Patria.

Y en medio de profundas contradicciones, después de una Reunión que tuvimos en El Salvador, en el Proceso de Paz Centroamericano, era Presidente de El Salvador el Presidente Duarte, y allá nos reunimos los Presidentes Centroamericanos, había guerra en toda la Región y estábamos luchando por la Paz, y estaban aquellos que no querían que cruzáramos palabras, aquellos que no querían que nos habláramos. Y al final, entendimos que era necesario hablarse para poder encontrarle solución al tema de la guerra, nosotros [email protected] Centroamericanos.

En esa Reunión acordamos formar Comisiones de Reconciliación para la Paz en El Salvador, en Guatemala, en Nicaragua, que eran los Países más sacudidos por la guerra. Y cuando regresé de El Salvador a Nicaragua lo primero que hice fue pedirle al Cardenal una audiencia, y nos reunimos y que él presidiera la Comisión de Reconciliación y Paz de Nicaragua.

Y estando claros que Nicaragua es un Pueblo Cristiano, donde buena parte de este Pueblo Cristiano es Católico, y otra parte de este Pueblo Cristiano es Evangélico, pero que [email protected] tenemos un común denominador: Cristo… ¡Cristo nos une a [email protected] ! También le pedí al Reverendo Parajón, Líder Evangélico, que en Paz descanse, Reverendo Gustavo Parajón,

Doctor Gustavo Parajón, muy reconocido por todas las Iglesias Evangélicas, goza de una enorme autoridad, de un gran prestigio, para que él acompañara en la Comisión a Su Eminencia el Cardenal Miguel… El Líder Católico, Su Eminencia el Cardenal Miguel, y el Líder Evangélico.

Y lo importante que iba a ser el trabajo ya en el campo de los Delegados de la Palabra de la Iglesia Católica y de los Pastores para llevar el Mensaje de Reconciliación y Paz.

Por eso, Su Eminencia el Cardenal Miguel es un Héroe de la Paz, un Prócer de la Paz de Nicaragua; de esta Paz que hemos venido cuidando, hemos venido cultivando, hemos venido alimentando con el paso del Tiempo; con el convencimiento de [email protected] [email protected] nicaragüenses, independientemente de posiciones políticas e ideológicas, que la guerra ya quedó enterrada para siempre, y que aquí ahora hay que seguir luchando para cuidar la Paz, la Estabilidad, la Seguridad, que son condiciones básicas para que los Pueblos puedan también asumir con éxito los retos de combatir la Pobreza; para que las Familias puedan trabajar con Seguridad; para que [email protected] [email protected], [email protected] Niñ@s, [email protected] Jóvenes, puedan ir con seguridad a la Escuela; para que las labores en el Campo se puedan desarrollar con Seguridad.

¡Primero el convencimiento de [email protected] nicaragüenses! Aquí la inmensa mayoría de [email protected] nicaragüenses está comprometida con la Paz, ¡y los frutos los vemos! Nicaragua es un País que está reconocido como uno de los Países más Seguros de toda nuestra Región, y también está en los primeros lugares a Nivel Global, con tanta inseguridad que hay en el Planeta.

Y en esto ha sido determinante ese vínculo del Ejército y la Policía, de la Policía y el Ejército, ¡con la Comunidad! Con la Comunidad en el Barrio, con la Comunidad en la Comarca, con la Comunidad en la Montaña, con la Comunidad en las Zonas Costeras, donde están los Pueblos Comunitarios a lo largo de la Costa del Caribe, ahí están las Comunidades. Desde Waspam, allí a la orilla del Río Coco, hasta allá en San Juan de Nicaragua, y luego las Comunidades también en el Pacífico.

O sea, es un trabajo donde las Instituciones tienen una conexión total con la Comunidad, y la Comunidad es la primera que se preocupa porque el delito no se multiplique, porque saben que si el delito se multiplica inmediatamente la Familia es amenazada; la Comunidad es la primera que se preocupa por denunciar a los que andan ahí en la venta de drogas, porque saben que, de lo contrario, [email protected] Niñ@s, [email protected] Jóvenes van a caer en el vicio de la droga… ¡Qué terrible!

O sea, son las Familias las primeras en comunicarle a la Policía, al Ejército de las actividades delincuenciales donde se mezclan con la narcoactividad; delincuentes que cometen crímenes, asesinan Niñ@s, Jóvenes, Familias.

Que los índices de criminalidad en Nicaragua son mínimos, es cierto, pero eso no significa que estemos satisfechos; estamos obligados a seguir luchando para que se sigan reduciendo más esos índices de criminalidad, de inseguridad, que existen todavía en algunas Zonas, en algunos lugares.

Estamos trabajando con la Policía, con el Ejército un Plan Integral para adecuarlo a las nuevas condiciones que se están viviendo en nuestra Patria, en el Planeta, y que nos permitan ir más a fondo en esta lucha, y que el Año 2017 sea un año en el que avancemos en el combate contra todos aquellos que siembran inseguridad. Por muy poca que sea, hay que buscar cómo erradicar esa inseguridad.

Y esta noche, en esta Graduación tenemos el Honor que nos acompaña el Hermano Salvador Sánchez Cerén, Presidente de la Hermana República de El Salvador, un Pueblo Heroico, un Pueblo Trabajador, un Pueblo Valiente, un Pueblo Laborioso; un Pueblo que se ha desarrollado en un pequeñísimo Territorio… ¡Son 21,000 kilómetros cuadrados!

Para que tengamos una idea, la cantidad de tierra que se les ha legalizado reconociendo sus Derechos Históricos, porque ellos eran dueños de esas tierras antes de que existiera el Estado nicaragüense; que se les ha legalizado, se les ha reconocido a los Pueblos Originarios en todas las Regiones del Caribe, en la Regiones del Caribe Norte y en la Región del Caribe Sur, suman ahorita, Salvador, 37,500 kilómetros cuadrados, y es una zona bastante despoblada.

¿Allá ustedes en 21,000 kilómetros cuadrados cuántos millones de habitantes son ya? 8 millones… ¡Nueve, fíjense! O sea, ellos tienen una Población mayor que la de Nicaragua, y han logrado tener un

Desarrollo Económico mayor que el de Nicaragua, pero enfrentan un grave problema: el problema de la inseguridad, y es una inseguridad que no se origina en El Salvador, que no se origina en Guatemala, que no se origina en Honduras. Esos eran Pueblos, Naciones, con sus problemas, con sus índices de inseguridad, pero no llegaban a tener los niveles de inseguridad que tienen actualmente.

Se origina en el hecho de que, bueno, la Migración que es normal… Estados Unidos es una Nación llena de Inmigrantes norteamericanos; o sea, el norteamericano que conocemos [email protected] como el norteamericano autóctono, no es autóctono. Es anglosajón, sus raíces las tienen en Europa; sus abuelos, sus padres llegaron de Europa a Territorio norteamericano, y los dueños del Territorio norteamericano, los Pueblos Originarios, sencillamente fueron reducidos, fueron prácticamente exterminados.

De ahí surgió esa gran Cultura y esa Gran Potencia Económica y Militar, esa gran Potencia Mundial con todos esos Migrantes que llegaron de Europa. Igualmente, y yo diría con más Derecho se sienten los Inmigrantes Latinoamericanos y Caribeños, ¿por qué? Porque nosotros estamos en el mismo Territorio donde nacieron nuestros tatarabuelos, los Indios… ¡Sí, [email protected] tenemos Sangre Indígena!

En aquellas Épocas, cuando no habían llegado los Colonizadores a todo este Continente, o sea que no habían llegado los Coloniza-dores ni a los Estados Unidos, ni a Canadá, ni a todos estos Países, hasta Chile, eran Pueblos Originarios los dueños de estas tierras, los dueños de estas Riquezas, con sus propias Culturas, con su propio Desarrollo, y comerciaban, cruzaban de un lado para otro… En ese Tiempo no había barreras que impidieran que los Pueblos se trasladaran de un lado a otro, y comerciaran.

Por eso digo, con tanto más derecho los Pueblos de la Región a emigrar también a los Estados Unidos, a Canadá, o a Europa, y la cantidad de salvadoreños que viajaron a Estados Unidos fue bien grande y tiene que ver con la cantidad de población en tan poco Territorio, que los obligó a ir a buscar trabajo a los Estados Unidos.

Luego, de repente los muchachos, los hijos de esos emigrantes se mezclaron con las pandillas de un País desarrollado, y algunos cayeron en la cárcel. Luego vino aquella política de deportarlos. Y es una política que continúa, la deportación, y vienen de los Estados Unidos deportados, Jóvenes, Adultos vienen deportados. No todos ellos son criminales. A algunos los sacan de las cárceles y los mandan para acá, los mandan para Guatemala, para El Salvador, para Honduras, algunos también aquí a Nicaragua. Tenemos algún flujo, muy pequeño, pero tenemos un flujo también.

Claro, el número de deportados a Guatemala, a El Salvador, a Honduras es tan grande que dio lugar a que se multiplicaran entonces grupos de pandillas que generan esa gran inseguridad. Y si a esto le agregamos el otro problema que nos afecta a todos, como es el narcotráfico, el crimen organizado, el terrorismo, entonces tenemos esas enormes amenazas para la Paz de toda la Región.

El mayor peso en esta Batalla está des-cansando actualmente en los Hermanos guatemaltecos, salvadoreños y hondureños; ellos están librando la Batalla, y nosotros aquí librando la Batalla también acompañándolos, y combinando esfuerzos, porque es una Lucha por la Paz la que se está librando con estos Pueblos Hermanos.

Una Lucha por la Paz en Guatemala, El Salvador, Honduras, y también al luchar ellos por la Paz están luchando por la Paz aquí en Nicaragua, en Costa Rica, y en Panamá, porque si ellos no contienen allá esta amenaza, entonces la amenaza viene sobre Nicaragua, y entonces la amenaza viene y avanza sobre Costa Rica, y la amenaza viene y avanza sobre Panamá.

Entonces sería toda la Región en un clima de inseguridad total, y eso sí que es grave en primer lugar para la Vida de [email protected] [email protected] y de las Familias, y luego para que la gente pueda trabajar en Paz, para que la gente pueda estudiar en Paz; o sea, no hay Paz alguna, y cuánto nos duele la situación de los Hermanos en El Salvador, en

Guatemala, en Honduras, que tienen que estar lidiando ¡con Recursos limitados!

Hay algunos Programas ya aprobados de parte de los Estados Unidos para contribuir a que Guatemala, El Salvador y Honduras puedan lidiar mejor esta Batalla, pero siguen siendo Recursos muy limitados. Pero ellos están dando ahí esa Batalla, y decimos aquí a nuestro Hermano Salvador, que seguiremos juntos dando esta Batalla por la Paz en la Región Centroamericana.

Antes fue la Paz para ponerle fin a la guerra, ahora es la Lucha por la Paz, para que esa epidemia que tenemos ahí, que ha venido avanzando de Norte a Sur ¡se erradique! Para que se erradique esa epidemia de El Salvador, se erradique esa epidemia de Guatemala, se erradique esa epidemia de Honduras, y que aquí sigamos consolidando la Seguridad, la Estabilidad y la Paz, y que entonces nuestros Países tengan un mayor y mejor Crecimiento Económico.

Porque hablar de mayor Crecimiento Económico es hablar de más trabajo para las Familias nicaragüenses, de más trabajo para las Familias en Centroamérica; es hablar de Bienestar y Progreso para la Juventud nicaragüense, y para la Juventud Centroamericana.

Son temas que los estamos debatiendo los Centroamericanos; precisamente Salvador está aquí porque nos acompaña en la Reunión del SICA, del Sistema de Integración Centroamericana. Hemos tenido la Presidencia Pro Témpore durante estos meses, mañana 20 le entregamos la Presidencia Pro Témpore a Costa Rica, y bueno, nosotros a seguir luchando por la Integración, y en la lucha por la Integración por la Unidad Centroamericana, en primer lugar lógicamente la Lucha por la Paz.

Cuanto más garanticemos Seguridad y Estabilidad en nuestros Países, mejores y mayores condiciones habrá para el Desarrollo Económico y Social.

Precisamente anoche estaba viendo en un Programa de Televisión internacional cómo en El Salvador, y los entrevistaban ahí todos tatuados los brazos, como se tatúan los de las Maras, Jóvenes se han ido incorporando al trabajo en unas plantas muy grandes de telares; o sea, han ido venciendo lo que eran las cadenas, sí, porque la droga es una cadena, encadena a las personas la droga, y de la droga a la violencia la cadena es mucho mayor, y el crimen todo lo que trae, todo lo que conlleva.

Entonces, cómo han logrado romper esas cadenas y se convierten en Jóvenes trabajadores, ahí trabajando, y se han preparado en Informática, y se han preparado para desarrollar Programas. Entonces, estamos hablando de que es posible ganar esa Batalla, y esa Batalla

la están ganando los Hermanos en El Salvador, poco a poco, poco a poco, pero la van ganando; igual en Honduras, igual en Guatemala, y eso nos alegra.

¿Y quiénes son las Fuerzas que más arriesgan en estas Batallas, en El Salvador, en Honduras, en Guatemala? La Policía y el Ejército, porque son blanco de los grupos más agresivos que piensan que asesinando Policías o asesinando Compañeros del Ejército van a desmoralizarlos, y no se dan cuenta que eso no es posible; que más bien eso fortalece más la Moral y el Compromiso. Es duro, es duro, pero son Batallas que se están librando y se van ganando.

Y aquí en esta Nicaragua, Bendita y Siempre Libre, continuaremos librando la Batalla por la Seguridad… Y [email protected] decimos, hay que reducir más el índice de homicidios, hay que reducir más el índice de robos con violencia, o robos de cualquier tipo; pero tenemos otra epidemia aquí, y tenemos que hacer Planes más Especiales todavía, combinando a la Policía ahí, y que el Ejército apoye también: ¡la cantidad de muertos por accidentes de tráfico!

Es impresionante la cantidad de muertes por accidentes de tránsito, y ahí ya hay un problema de irresponsabilidad del que va conduciendo y provoca el accidente. O sea, estamos realmente preocupados por el índice creciente que tenemos de muertos por accidentes de tránsito.

Bueno, todo eso es parte del Plan Integral de Seguridad y Estabilidad para la Vida de [email protected] nicaragüenses, para la Vida de las Familias nicaragüenses, controlar más los actos delictivos de cualquier tipo, por pequeños que sean, y también garantizar la Vida de [email protected] [email protected]… del [email protected] de a pie en primer lugar, que es víctima del atropello de algunos conductores que cometen realmente un homicidio, le llaman homicidio, realmente es un crimen, porque si se maneja en esa forma en una Ciudad donde no se debe correr como se corre en algunas ocasiones, se está cometiendo un crimen, se está atentando.

A ustedes [email protected] Jóvenes, [email protected] que ya entran de lleno a servirle al Pueblo nicaragüense, a servirle a las Familias nicaragüenses en la defensa de su Seguridad, su Estabilidad, y la Paz, nuestras Felicitaciones, nuestro Reconocimiento, a ustedes y a sus Familias, que los han sabido acompañar y que los seguirán acompañando en condiciones y circunstancias que sabemos siempre son difíciles para la Familia.

Hoy saben dónde está en servicio, no saben si pasado mañana lo van a trasladar a otro sitio. O sea, realmente, la Vocación y el Trabajo del Soldado, del Policía, es la Vocación de un Servidor que no pone condiciones para servirle al Pueblo.

Así es que, felicitarlos y decirles que, en esta Tierra de Darío y de Sandino, hoy más que nunca estamos [email protected] a seguir luchando por la Paz, por la Estabilidad y por la Seguridad de las Familias nicaragüenses.

¡Que Viva la Policía Nacional, y que Vivan [email protected] Jóvenes que se han graduado para servirle al Pueblo de Nicaragua! Gracias.

evm

también te puede interesar