Nicaragua

Presidente Daniel: Hay que seguir luchando para cuidar la paz, la estabilidad y seguridad en Nicaragua y Centroamérica

Afirmó durante la graduación de la XIX Promoción de Damas y Caballeros Cadetes de la Academia de la Policía Nacional, dedicada a la heroína nacional Blanca Arauz Pineda

daniel ortega
Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega y La Jefa de la Policía Nacional, Primera Comisionada Aminta Granera |

Redacción Central |

El Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, y la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Compañera Rosario Murillo, presidieron la XIX Promoción de Damas y Caballeros Cadetes de la Academia de la Policía Nacional que estuvo dedicada a la heroína nacional Blanca Arauz Pineda.

En el acto estuvieron presentes Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Miguel Obando y Bravo; el presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; la Jefa de la Policía Nacional, Primera Comisionada Aminta Granera; y el Jefe del Ejército, General Julio César Avilés; así como familiares del General Augusto C. Sandino; entre otros participantes.

El Comandante Daniel tomó la promesa de ley a los graduandos, la cual establece el respeto a la Constitución y las leyes, así como a los derechos y libertades de los ciudadanos nicaragüenses, al tiempo que determina el cumplimiento de las misiones bajo los principios fundamentales de la Policía Nacional.

El Presidente nicaragüense recordó también la graduación de los cadetes del Ejército efectuada la semana pasada, cuyos graduados junto a los de la Policía Nacional, representan al pueblo mismo y asumen un gran desafío al optar por una carrera en la que todo el tiempo se pone a prueba el principio cristiano de amar al prójimo como uno mismo y la disposición a dar la vida en cualquier momento por un semejante.

Los muchachos que se están formando para luego graduarse y brindar sus labores en la protección del pueblo, llevan el compromiso de dar la vida si fuese necesario, si las circunstancias lo ameritan, para proteger a la familia nicaragüense, para proteger al pueblo, para defender la patria, la nación, la soberanía, la seguridad”, afirmó Daniel.

Asimismo el presidente Daniel saludó al presidente de El Salvador, quien honró con su presencia la graduación de los nuevos oficiales de la Policía Nacional de Nicaragua.

También saludó al Cardenal Obando, cuyo aporte ha sido fundamental para la construcción de la paz y la seguridad en bien de las familias de nuestro país.

“Y esto no podemos olvidarlo y no debemos olvidarlo, porque solamente así, no olvidando aquellos tiempos dolorosos, es que tendremos la fortaleza, el espíritu para defender la paz, que tanto costó conquistar y donde a Su Eminencia el Cardenal Miguel le correspondió en diferentes etapas de la lucha del pueblo nicaragüense, intermediar para que no corrieran ríos de sangre más de los que ya habían corrido a lo largo de la historia de nuestra patria”, subrayó Daniel.

Al respecto recordó los tiempos de guerra que vivía la región en esa época,  donde incluso algunos no deseaban el diálogo, hasta que finalmente todos los centroamericanos entendieron la necesidad de encontrar una solución al conflicto armado.

Señaló que durante el proceso de paz se realizó una reunión en El Salvador donde se acordó crear diferentes comisiones de reconciliación para la paz en El Salvador, Nicaragua y Guatemala, los más sacudidos por la guerra.

En este sentido refirió que a su regreso a Nicaragua le pidió al Cardenal Obando presidir dicha comisión, junto al reverendo Gustavo Parajón.

“Su Eminencia, el Cardenal Miguel, es un héroe de la paz, es un prócer de la paz de Nicaragua”, destacó el Presidente Daniel, al tiempo que aseguró que  todos los nicaragüenses independientemente de sus ideologías han venido cultivando la paz.

“Aquí ahora hay que seguir luchando para cuidar la paz, la estabilidad, la seguridad, que son condiciones básicas para que los pueblos puedan también asumir con éxito los retos de combatir la pobreza, para que las familias puedan trabajar con seguridad, para que los muchachos, los niños, los jóvenes puedan ir con seguridad a la escuela, para que las labores en el campo se puedan desarrollar con seguridad”, resaltó.

El Comandante Daniel ratificó el reconocimiento a nivel internacional de los altos índices de seguridad de nuestro país, que lo ubican como uno de los más seguros de la región, así como internacionalmente.

Afirmó que en este resultado ha sido determinante la vinculación del Ejército y la Policía con la comunidad, a partir de la conexión total de las instituciones con la población, donde está el primer interés de que delito no se multiplique.

En este sentido apuntó que aunque en Nicaragua los índices de criminalidad son mínimos, se trabaja para reducirlos aún más.

“Estamos trabajando con la Policía, con el Ejército, en un plan integral para adecuarlo a las nuevas condiciones que se están viviendo en nuestra Patria y en el planeta, y que nos permita ir más a fondo en esta lucha. Que el año 2017 sea un año en el que avancemos en el combate contra todos aquellos que siembran inseguridad. Por muy poca que sea, hay que erradicar esa inseguridad”, apuntó.

Por otra parte se refirió a los logros económicos del pueblo salvadoreño, el cual es más pequeño geográficamente que Nicaragua, pero que enfrenta el problema de la inseguridad, cuyo origen está en Estados Unidos, nación que deportó a numerosos pandilleros formados en sus calles, quienes hoy causan la inseguridad en los países centroamericanos y están involucrados en el narcotráfico, el crimen organizado y el terrorismo.

“Tenemos esa enorme amenaza para la paz de toda la región. El mayor peso en esta batalla está descansando actualmente en los hermanos guatemaltecos, salvadoreños y hondureños”, expresó Daniel, que reiteró el acompañamiento de Nicaragua en esta lucha.

Resaltó la importancia de que estos países contengan esta amenaza, que podría avanzar sobre Nicaragua, Costa Rica y Panamá, a pesar del apoyo –con recursos limitados-  de Estados Unidos a los países del Triángulo Norte.

En tal sentido reiteró al presidente salvadoreño Sánchez Cerén el apoyo de Nicaragua a esta lucha.

“Antes fue la paz para ponerle fin a la guerra, ahora es la lucha por la paz para que esa epidemia que tenemos ahí, que ha venido avanzando de norte a sur, se erradique en El Salvador, se erradique esa epidemia en Guatemala, se erradique esa epidemia de Honduras, y que aquí sigamos consolidando la seguridad, la estabilidad y la paz, y que entonces nuestros países tengan un mayor y mejor crecimiento económico, porque hablar de mayor crecimiento económico es hablar de más trabajo para las familias nicaragüenses, de más trabajo para todas las familias de Centroamérica, es hablar de bienestar y progreso para la juventud nicaragüense y para la juventud centroamericana”, destacó.

Además ratificó que Nicaragua continuará luchando por la integración centroamericana y por la paz, ya que ello permitirá mejores condiciones para el desarrollo económico y social.

Ante estas circunstancias manifestó que en países como El Salvador, Honduras y Guatemala, los miembros de la Policía y el Ejército son los que más arriesgan.

Durante su intervención el Comandante Daniel expresó que en nuestro país tenemos que continuar reduciendo los índices de homicidios y robos, pero fundamentalmente las muertes causadas por accidentes de tránsito, por lo que deberán aplicarse una mayor cantidad de planes especiales en este sentido.

“Es impresionante la cantidad de muertos por accidentes de tránsito, y ahí ya hay un problema de irresponsabilidad del que va conduciendo y provoca el accidente. Estamos realmente preocupados por el índice creciente de muertos por accidentes de tránsitos”, explicó.

Indicó que para lograr una mayor estabilidad para la vida de las familias nicaragüenses deberá aumentar el control de los “actos delictivos de cualquier tipo, por pequeños que sean, y también garantizar la vida de los ciudadanos, del ciudadano de a pie en primer lugar, que es víctima del atropello de algunos conductores que cometen realmente un homicidio”.

En tanto Su Eminencia Reverendísima, Cardenal Miguel Obando y Bravo, realizó la invocación al Altísimo y felicitó a los nuevos oficiales de la Policía Nacional, por su entrega para beneficio de la patria.

“Han escogido ustedes valientemente una carrera que es digna de encomio, que se caracteriza por el don de servicio y de entrega desinteresada al prójimo. Ustedes forman parte de un cuerpo policial que ha sido reconocido internacionalmente por su profesionalismo y modelo de trabajo, pertenecen a un grupo selecto de personas que han comprendido que es más gratificante dar que recibir y que no hay mejor recompensa que la satisfacción del deber cumplido”, subrayó.

Expuso que en el mundo todos hemos recibido para dar y que todos hemos sido salvados para salvar, ya que “hay manos tendidas hacia nosotros que nos piden que hagamos con ellos lo que otros hicieron con nosotros”.

Antes de concluir agradeció a Dios por los nuevos oficiales con los que cuenta Nicaragua,  quienes vienen a entregarse al pueblo.
mem/ana

también te puede interesar