Nicaragua

Acto de la XXI Graduación de Cadetes del Centro Superior de Estudios Militares “General de División José Dolores Estrada” (12/12/2016) (Texto íntegro)

La Carrera Militar es un Canto de Amor y Esperanza; es un Canto de Amor al Pueblo; es un Canto de Amor a los Semejantes, dijo Daniel

Redacción Central |

Invocación al Altísimo Su Eminencia Reverendísima
Cardenal Miguel Obando y Bravo

Excelentísimo Señor Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega Saavedra; Excelentísima Señora Doña Rosario Murillo; Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, General de Ejército Julio César Avilés Castillo; Miembros de la Comandancia General del Ejército de Nicaragua; Honorables Miembros de la Mesa que Preside; Graduandos y Familias que los acompañan; Herman@s tod@s en Cristo Nuestro Señor.

Felicito a las Damas y Caballeros Cadetes que hoy se gradúan en esta XXI Graduación; felicitaciones que hacemos extensivas a sus Familiares y allegados. Felicitamos, igualmente, a los Altos Mandos y demás Miembros del Ejército de Nicaragua, por estos nuevos Cadetes que vienen a fortalecer las filas de los Hombres y Mujeres que resguardan con Honor, Dignidad y Valentía, la Soberanía de nuestra querida Nicaragua.

La Carrera que ustedes han elegido es una Profesión que exige permanente Entrega, Sacrificio y Servicio al Prójimo. Es digno de reconocer a quien de manera voluntaria elige como Proyecto de Vida trabajar por y para el Bienestar de los demás, siendo capaz de ofrecer hasta su propia Vida por el Bien Supremo de la Patria.

Esta tarde, le damos Gracias a Dios Nuestro Señor, y elevamos una Oración al Altísimo, para que proteja siempre a tod@s est@s Jóvenes Cadetes que hoy ven culminada una Etapa importante de sus Vidas.

Pedimos para que en el Creador encuentren la Sabiduría y la Fortaleza que les inspira, y les sostenga durante toda su Carrera Militar.

Señor Dios Todopoderoso y Eterno, que creaste al Hombre a Tu Imagen y Semejanza, en este día elevamos nuestra humilde Plegaria pidiendo tu Bendición, porque queremos unir nuestra Alegría a la Acción de Gracias por todos tus Beneficios.

Te pedimos, Jesús Misericordioso, que protejas y bendigas a tod@s l@s Miembros de nuestro Ejército, y a sus Familias, para que se sientan alentad@s, y experimenten siempre la Alegría del Deber Cristiano.

Que seas, Tú Señor, la Roca que les protege, el Poder que los libre de todo peligro, y la Luz que les guíe como la Estrella que guió a los Reyes Magos hasta donde había nacido Tu Hijo, el Salvador del Mundo. Que el Señor les Bendiga a tod@s ustedes. Amén.
Palabras del Teniente
Byran Cristopher Duarte Martínez

Presidente de la República y Jefe Supremo del Ejército de Nicaragua, Comandante Daniel Ortega Saavedra; Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Compañera Rosario Murillo Zambrana; Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, General de Ejército Julio César Avilés Castillo; Jefe del Estado Mayor General, Mayor General Oscar Mojica Obregón; Inspector General, Mayor General Adolfo José Zepeda Martínez.

Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo; Ministra de Defensa, Doctora Martha Elena Ruiz Sevilla; Directora de la Policía Nacional, Primera Comisionada Aminta Granera Sacasa; Director del Centro Superior de Estudios Militares “General de División José Dolores Estrada Vado”; Coronel de Infantería, Altos Estudios Militares, Mario José Joffre Osorio; Respetables Oficiales Generales y Superiores; Autoridades del Centro Superior de Estudios Militares; queridos Familiares; Invitad@s tod@s.

Este Día tan Especial es un Honor para mí dirigir estas palabras en nombre de la XXI Graduación de Oficiales del Ejército de Nicaragua, dedicada a nuestro Héroe Nacional Rubén Darío, Símbolo de la Identidad Cultural del nicaragüense, Máximo Líder del Modernismo, y Revolucionario del Idioma Español.

Hoy inicia nuestra Carrera Profesional con el Compromiso ante la Patria y nuestro Pueblo, de defender con Honor, Valentía y Firmeza la Soberanía Nacional, su Integridad Territorial, su Independencia y Autodeterminación; luchar hasta las últimas consecuencias, y dar nuestra Vida en la Defensa de los Sagrados Intereses de nuestra Nación con la firme Convicción de que, trabajando con Firmeza por la Defensa,
Seguridad y la Paz, aportamos al Desarrollo Nacional.

En nombre de l@s Graduandos, expresamos al Presidente de la República y a nuestra Comandancia General, que la XXI Graduación de Oficiales también nos comprometemos a llevar consecuentemente a la Práctica, de manera decidida, nuestros Valores Institucionales de Patriotismo, Dignidad, Decoro, Lealtad, Valentía, Disciplina, Honor, Dedicación, Honestidad, Firmeza, Ética, Solidaridad y Humildad.

Expresamos nuestro Reconocimiento al Personal del Centro por su dedicación y apoyo durante cuatro años, y a nuestros Familiares por su apoyo incondicional para alcanzar las Metas que nos propusimos.

Finalmente, reafirmamos con Orgullo que somos 86 nuev@s Oficiales, forjad@s para servir a la Patria con Determinación, Abnegación y Sacrificio, cultivando nuestra Formación Patriótica y de las nuevas Generaciones, sobre la base de la Gesta y Ejemplos más Dignos de l@s nicaragüenses, en Defensa de la Patria, para asegurarnos que en todos nuestros actos nada esté por encima de los intereses de la Nación.

¡Centro Superior de Estudios Militares!
¡Viva el Ejército de Nicaragua!
Muchas gracias.

Palabras del General Julio César Avilés
Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua

Comandante Daniel Ortega, Presidente de la República y Jefe Supremo del Ejército de Nicaragua; Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía; Su Eminencia Cardenal Miguel Obando, gracias por sus Oraciones; Hermanos de la Comandancia, Mayor General Mojica, Jefe de Estado Mayor General; Mayor General Zepeda, Inspector General; Doctora Martha Ruiz, Ministra de Defensa; Primera Comisionada Aminta Granera, Directora General de la Policía Nacional.

Coronel Joffre, Director del Centro Superior de Estudios Militares, “General de División José Dolores Estrada”; Oficiales Generales y Superiores; Miembros del Consejo Militar y Representantes de las Unidades Militares; Agregados de Defensa, Militares, Navales, Aéreos y Jefes de Misiones Mili-tares acreditados en nuestro País; Egresad@s de esta Promoción; Estimados Familiares de l@s Graduad@s; Invitad@s tod@s; Amig@s de los Medios de Comunicación.

Con esta XXI Graduación del Curso Regular de Damas y Caballeros Cadetes del Centro Superior de Estudios Militares “General de División José Dolores Estrada”, el Ejército de Nicaragua culmina el Año Lectivo 2016, y pone al Servicio de la Patria a 86 nuev@s Oficiales; nuev@s Oficiales que hoy juran Lealtad a la Patria, y asumen con Patriotismo el Compromiso de defender la Soberanía, la Independencia y la Integridad del Territorio.

Ustedes, Graduad@s, en estos años de Formación Militar han sabido cumplir con el Lema de este Centro Superior, de forjar Hombres para servir a la Patria. Forjar Hombres para servir a la Patria, significa poner al Servicio de los grandes intereses de nuestro Pueblo a Oficiales con alto sentido Patriótico, Leales a Nicaragua, con altos Valores Morales; Oficiales con Dignidad, Oficiales Firmes, Valientes y dedicados, para responder a las Sagradas Misiones y Tareas que la Patria nos demanda.

Tod@s ustedes, después de años de intensa preparación, han logrado culminar con éxito la Primera Etapa de su Carrera Militar, alcanzando Licenciatura en Mando Táctico de Tropas Generales, Navales, Aéreos, Ingenieros, Comunicadores, Logísticos, asimismo en Mando Táctico de Pequeñas Unidades de Tanques y Artillería Terrestre y Antiaérea.

L@s nicaragüenses que vestimos el Uniforme de la Patria, debemos conducir nuestros actos individuales y colectivos, inspirados en los Ejemplos que nos llenan de Dignidad, Heroísmo, y Autodeterminación. Por eso, l@s Militares nicaragüenses siempre debemos de actuar en correspondencia con el significado de nuestro Sistema de Valores; Valores que deben estar siempre presentes en nuestras Misiones y Tareas, para asegurarnos que en todos nuestros actos nada esté por encima del interés de la Nación.

Nuestro Héroe Rubén Darío nos planteó con sus sentimientos hecho Poesía, soñar Grande la Patria, y hoy ustedes al dedicar su Promoción a nuestro Gran Rubén, están asumiendo el Compromiso de realizar grandes esfuerzos para hacer realidad este Sueño.

Ser Miembro del Ejército de Nicaragua es trabajar permanentemente en la construcción de la Nicaragua Grande, la Patria Grande, la Patria Digna, Justa y Próspera, que tod@s merecemos. La Patria con la que soñaron los Generales Sandino, Estrada y Zeledón. La Patria con la que soñaron nuestros Héroes y Mártires, que es la Patria con la que soñamos tod@s l@s nicaragüenses.

Estos 86 nuevos Tenientes realizaron sus Estudios con Disciplina y Dedicación, y son Dignos merecedores de los Títulos y Grados que hoy portan. Felicidades a tod@s, y de manera especial a quienes destacaron obteniendo los Primeros Lugares y la Medalla de Distinción Deportiva: Al Primer Expediente, Teniente Bryan Duarte Martínez; al Segundo Expediente, Teniente Karina López Mejía, y al Tercer Expediente, Teniente Kevin Suazo Castrillo. Igualmente, queremos felicitar a la Teniente Juana Andino Niño, quien obtuvo la Distinción Deportiva.

Y también hacemos un Reconocimiento Especial a los 25 nuevos Tenientes, que después de pasar un año en el Centro Superior de Estudios Militares, fueron seleccionados para ir a Escuelas de Fuerzas Armadas Amigas, en la Federación de Rusia, en la República Bolivariana de Venezuela, en China-Taiwán, y en República Dominicana, donde se graduaron representando dignamente a Nicaragua. Felicidades, Compañer@s, y bienvenid@s a la Patria.

De manera especial, nuestras Felicitaciones a las 9 Compañeras Tenientes que forman parte de esta Promoción; su decisión de integrar el Ejército de Nicaragua es un ejemplo de la Mujer nicaragüense comprometida en la Defensa y Protección de nuestro Pueblo. Felicidades, Compañeras.

Queremos mencionar y reconocer al Cadete Gerson Ochoa López, de las Fuerzas Armadas de Honduras, que cumplió con éxito cuatro años de Estudios y quien lleva el Cariño de esta Patria Hermana. A él le pedimos transmita nuestros saludos a los Altos Mandos de su Nación.

En nombre de tod@s los que integramos esta Institución al Servicio de nuestro Pueblo, queremos decirles a est@s nuev@s Oficiales que reconocemos su Entrega, y l@s felicitamos por graduarse como Licenciad@s e Ingenieros Militares, y por su ascenso al Grado de Teniente. Felicidades a tod@s.

Igualmente, hacemos nuestro Reconocimiento al Coronel Joffre, Director del Centro Superior de Estudios Militares; a los Miembros de la Jefatura de la Escuela; a los Jefes de Cátedras, y al Personal Docente y Administrativo, por contribuir a la Formación de las Nuevas Generaciones.

También hacemos nuestro Reconocimiento, a los Jefes y Oficiales del Estado Mayor General, así como a los Jefes y Oficiales de las Unidades Militares que contribuyeron a este éxito educativo.

Agradecemos a todos los Representantes de las Fuerzas Armadas Amigas, y Entidades, por las Condecoraciones, Medallas y Estímulos entregados a los Primeros Lugares.

Presidente, en nombre de tod@s l@s que integramos el Ejército de Nicaragua, queremos agradecerle su firme respaldo para el cumplimiento de nuestras Misiones y Tareas. Igualmente, Comandante, queremos felicitarlo como Presidente Electo en las Elecciones de Noviembre recién pasado, y desde ya le deseamos los mejores éxitos para el Beneficio de tod@s l@s nicaragüenses.

Cuente con esta Institución al Servicio de la Patria, para contribuir en todo lo que esté a nuestro alcance, en sus nuevos Nobles Propósitos.  Gracias, Presidente, y felicitaciones.

Compañera Rosario, queremos, además de agradecerle su apoyo, también felicitarle por su Elección como Vicepresidenta, y le decimos también que cuente con nuestro apoyo para el cumplimiento de sus Tareas. Felicidades, Compañera.

A l@s Familiares de l@s nuev@s Oficiales Graduad@s queremos transmitirles, en nombre de la Comandancia, en nombre de tod@s l@s que integramos el Ejército de Nicaragua, todo nuestro Aprecio y Felicitaciones, por sus hij@s que hoy son Licenciad@s y son Tenientes.

Para finalizar, queremos en nombre de la Comandancia General desearle a tod@s l@s Miembros del Ejército de Nicaragua, a sus Familiares y a nuestro Pueblo, una Navidad y un Año Nuevo lleno de Felicidad, Tranquilidad, Estabilidad, Seguridad y Paz. Y reiteramos que en el Ejército de Nicaragua tenemos el Compromiso que, trabajando con Firmeza por la Defensa, Seguridad y la Paz, aportamos al Desarrollo Nacional.

¡Honor y Gloria al Heroico Pueblo
de Nicaragua!

¡Honor y Gloria a nuestros
Héroes y Mártires!

¡Viva el Ejército de Nicaragua!

Palabras de Daniel

Compañer@s, Herman@s Oficiales que hoy se están Graduando, ¿juran solemnemente ante Dios, la Patria, nuestros Héroes Nacionales, y por su Honor, respetar y obedecer la Constitución y las Leyes; defender a costa de la propia Vida si fuera necesario, los Derechos y las Libertades del Pueblo, y la Independencia, Autodeterminación, Soberanía e Integridad Territorial de nuestra Nacional, así como servir con Honor y Lealtad a la Patria; cumplir las Órdenes emanadas del Mando Superior; respetar las Leyes y Reglamentos que rigen la Carrera y Vida Militar, y cumplir fielmente y a Conciencia los Deberes de los Cargos que se les confieren y las Misiones que sus Mandos les desig-nen? “¡Sí, Juramos!” Si así lo hacen, que la Patria los premie, y si no, que ella se los demande.

Buenas tardes, buenas noches, querid@s Hermanos, queridas Familias nicaragüenses; querid@s Compañer@s de los Mandos del Ejército y la Policía Nacional… Veo los rostros aquí de Mujeres y Hombres, Familiares de est@s Muchach@s que hoy se están graduando; veo los rostros allá también. Son los Rostros del Pueblo. Son las Raíces de la Nación que están en el Pueblo, en las Mujeres y Hombres humildes, Trabajador@s, pero Dign@s, como lo fue Darío, y como lo fue Sandino, los dos, nuestros más Grandes Héroes Nacionales y Universales, de origen humilde.

Querido Comandante en Jefe del Ejército de Nicaragua, General de Ejército Julio César Avilés Castillo; querida Compañera Rosario; queridos Compañeros, Hermanos Jefes del Estado Mayor del Ejército de Nicaragua, Mayor General Oscar Mojica, Jefe del Estado Mayor; Inspector General del Ejército de Nicaragua, Mayor General Adolfo Zepeda. El Mayor General Oscar Mojica es Jefe del Estado Mayor, lo dije, ¿no?

Y siempre aquí nos honra, gracias a Dios, fíjense, gracias a Dios, 90 años, Su Eminencia Reverendísima el Cardenal Miguel… ¡90 años! Yo le decía después que dirigió sus Palabras, hizo la Oración, qué voz más potente, más firme. Y él es el Símbolo de la Reconciliación en Nicaragua; él supo, en los momentos más difíciles cuando le caían pedradas de todos lados, él supo, con el Reverendo Gustavo Parajón, Líder Evangélico, y él un Líder Católico, Su Eminencia el Cardenal Miguel, encabezar la Comisión Nacional de Reconciliación y Paz para alcanzar la Paz en Nicaragua, que era también promover la Paz en la Región Centroamericana, porque eran Tiempos de Dolor, Tiempos de Luto, Tiempos donde había que sacar fuerzas, todos los días más fuerzas, pidiéndole a Dios, Fortaleza para alcanzar la Paz.

Querida Compañera Martha Elena Ruiz Sevilla, Ministra de Defensa; querida Compañera, Hermana, Directora General de la Policía Nacional, Primera Comisionada Aminta Elena Granera Sacasa; querido Director del Centro Superior de Estudios Militares “General de División José Dolores Estrada Vado”, querido Hermano Coronel Mario José Joffre Osorio; queridos Miembros del Cuerpo de Generales y Oficiales Superiores del Consejo Militar del Ejército de Nicaragua; queridos Hermanos, Compañeros de la Dirección de la Policía Nacional; queridos Amigos, Hermanos, Agregados de Defensa, Militares, Navales y Aéreos, que nos acompañan, y querid@s Muchach@s que hoy se han graduado.

¡Juventud…!  Lo decía Darío : “Juventud, Divino Tesoro”.  Es un momento, la Juventud es un momento en el Tiempo… ¡Juventud, Divino Tesoro! Es un momento que hay que potenciar, porque bien lo decía Darío: “Juventud, Divino Tesoro, te vas para no volver”. Es un tránsito, es un momento, y hay que sacarle frutos a la Juventud, primero, fortaleciendo los Valores que se fortalecen desde la Familia; que se fortalecen ahí donde la Madre es a la vez el Padre, y le tocó a la Madre acompañar a sus hij@s, formar a sus hij@s, levantar a sus hij@s… ¡Madres doblemente heroicas!

Y ahí se van formando Valores. Luego se van formando Valores en la Escuela, luego en la Primaria, luego en la Secundaria, y luego viene ya la decisión cuando el Muchacho está en la Secundaria, y la Muchacha está en la Secundaria, bueno, ¿qué Carrera, qué Carrera…? Y, entre esas Carreras, Dignas Carreras que tiene nuestra Juventud, está la Carrera del Maestro, una Carrera Digna, la Carrera de los Médicos, de las Enfermeras, una Carrera también Digna, Heroica.

Y podríamos seguir enumerando Carreras, todas muy importantes en la Formación, en el Conocimiento, en la Ciencia, en la Cultura, en la Tecnología, y en estos Tiempos en la Tecnología de Punta que todos los días está transformándose. Y, bueno, ahí está también la Carrera Militar, una Carrera que igual que la Carrera del Médico, que la Carrera de la Enfermera, que la Carrera del Maestro y la Maestra, demanda de Vocación.

Tiene que haber Vocación para asumir esas Carreras, y asumirlas con Alegría, y asumirlas llen@s de Esperanza, llen@s de Optimismo, como bien sabía decirlo Darío. Darío era un permanente Canto al Optimismo y a la Esperanza. En medio de sus tribulaciones, en medio de sus dolores, era un Canto de Amor y Esperanza, como bien lo decía en sus Poemas, lo clamaba en sus Poemas: “Canto de Amor y Esperanza”.

Y la Carrera Militar es un Canto de Amor y Esperanza; es un Canto de Amor al Pueblo; es un Canto de Amor a los Semejantes… ¡Ama al Prójimo como a ti mismo ! Eminencia Cardenal Miguel, usted ha predicado en Su Santa Palabra. El Soldado, el Oficial, en primer lugar debe tener esa Vocación de amar al Prójimo como a él mismo, dispuesto incluso a dar la Vida.

Fíjense que, yo diría que son dos Carreras: La del Ejército y la de la Policía, son las únicas dos Carreras que entre los Compromisos que asume el Muchacho, la Muchacha, el Joven cuando se está graduando está el Compromiso de dar la Vida. Porque son Carreras que demandan de un Compromiso Supremo, con las Familias nicaragüenses, con l@s Campesin@s, con l@s Trabajador@s, con l@s Técnic@s, con l@s Profesionales, con l@s Empresari@s, Pequeñ@s, Median@s, Grandes.

Resguardar la Seguridad, la Estabilidad y la Paz para un País es lo más precisado, es el Valor más grande, para que las Familias puedan trabajar y enfrentar los Retos, los Desafíos, con Creatividad y con Tranquilidad.

Cómo nos duele escuchar las historias aquí mismo en Pueblos Hermanos, Pueblos vecinos, donde la inseguridad es terrible, y los acompañamos a ellos en esa Batalla contra las bandas criminales, contra el narcotráfico y el crimen organizado que provocan muertes todos los días, asesinatos todos los días.

Pueblos Hermanos de esta Región Centroamericana, donde un vendedor de sorbete, un vendedor de paletas, una vendedora de caramelos o de frutas tiene que pagar impuesto todos los días a un delincuente; y si no pagan impuesto le asesinan a un hijo, y si no pagó impuesto le asesinaron al otro hijo, y finalmente la asesinan a ella.

Son crímenes que hace décadas no se conocían por estos lados ese tipo de criminalidad, pero que nos llegó del Norte. Del Norte nos llegó… Muchach@s que se fueron allá a los Estados Unidos, o que nacieron allá, los Padres llevándolos para buscarles un Futuro Mejor y que luego l@s Muchach@s se fueron formando y calificando en la cultura de la pandilla norteamericana.

Claro, miles de centroamerican@s no han caído en ese tipo de criminalidad, pero desgraciadamente Pueblos Hermanos de Centroamérica, vecinos nuestros, después recibieron a est@s Muchach@s. Después de haber sido parte de las pandillas, de haber estado encarcelados, de haber aprendido lo último en criminalidad en ese País, bueno, regresaron a esos Países a practicar, a poner en práctica el crimen, contra sus mism@s Herman@s.

Y si vamos un poquito más lejos… ¡qué terrible, qué terrible! Ayer mismo en Turquía, y en Egipto, bombas, decenas de muertos, centenares de heridos. Y la guerra se pasea por esas Regiones, por esas Zonas… ¡Siria, igual! ¡Libia, igual! ¡Irak, igual! Vemos a las Familias huyendo despavoridas por el demonio de la guerra; l@s Niñ@s ahí desesperad@s, huyendo del demonio de las guerras, de las bombas, y del Terrorismo que se ha multiplicado en esas Regiones.

Ahí no es posible que las Familias puedan pensar en un Futuro Mejor, ni siquiera que puedan pensar en trabajar.  Allí se trata de buscar cómo subsistir en medio de las bombas, o buscar cómo huir, como huyen por miles como Refugiados.

Por eso es que Darío, en el Centenario de su Tránsito a la Inmortalidad hoy se le está dedicando esta Promoción, Darío siempre llevaba en sus Palabras, en su Pensamiento, en su Corazón, la Paz, la Paz, la Paz.

Aquí Darío gritaba por la Paz, clamaba por la Paz, y ese Canto de Darío cuando él viene regresando, retornando, y pasa por los Estados Unidos, viene gritando, y decía en italiano: Yo voy gritando: Pace, Pace, Pace!… ¡Paz, Paz, Paz! Así clamaba el italiano; así lo digo yo ahora: “Alma en el Alma, mano en la mano…!” Así lo decía nuestro Gran Rubén Darío, clamando por la Paz, en aquellos Tiempos, fíjense.

Hace ya más de 100 años Darío clamando por la Paz, que no le tocó vivir estos Tiempos más violentos, más sangrientos, más brutales, como los que estamos viendo hoy a través de las noticias, donde Pueblos enteros son destruidos, y donde nos llegan las noticias también de la enorme inseguridad de Pueblos Hermanos aquí mismo en nuestra Región.

Por eso es que cuando se habla de Ejército y se habla de Policía, estamos hablando de dos Instituciones de Hombres y Mujeres que están dispuestos a dar hasta su propia Vida por la Estabilidad, por la Paz, por la Seguridad de su País. Para que cada quien pueda desarrollar su trabajo, sus labores, que cada quien pueda desarrollar su Pequeño Negocio, que cada quien pueda viajar en el País, sin el temor o el terror de que en cualquier momento pueda ser asesinado, o pueda ser secuestrado.

¿Que tenemos Índices de Inseguridad? Tenemos Índices de Inseguridad, es cierto, pero son mínimos; gracias a Dios son mínimos. Claro, quisiéramos que no existiera ningún Índice de Inseguridad, pero aquí estamos calificados, Nicaragua está calificada como uno de los Países más Seguros de toda la Región, y del Planeta Tierra. Está calificada así Nicaragua, aún con el Presupuesto más pequeño que puedan tener la Policía y el Ejército.

Aquí en la Región Centroamericana el Presupuesto más pequeño de la Policía y el Ejército es el de Nicaragua. Los otros Países tienen más Recursos, tienen mejor Presupuesto; otros Países tienen una composición de sus Fuerzas Armadas con Recursos para dotarlos de un buen Presupuesto. Aquí, como Dios manda, cada vez que vamos al Presupuesto año con año, a ver cómo Dios nos ayuda a multiplicar los panes siempre… ¡Y ahí vamos, ahí vamos!

Bueno, ahí está el Presupuesto, y en el Presupuesto siempre haciendo esfuerzos por mejorar el salario de l@s Compañer@s del Ejercito, de l@s Compañer@s de la Policía, y de dotarlos también de Medios Técnicos, Instrumentos para la Defensa de la Soberanía, de la Autodeterminación, de la Territorialidad de nuestra Patria Nicaragua.

Y podemos decir con mucho Orgullo l@s nicaragüenses que, en el Ejército y en la Policía tenemos Hombres y Mujeres que dan lo mejor de ellos, por garantizar la Estabilidad y la Paz de las Familias nicaragüenses.

Hoy hemos Juramentado… esta es la XXI Graduación de Compañer@s Cadetes del Centro Superior de Estudios Militares “General José Dolores Estrada” y, al saludarlos a tod@s ustedes, querid@s Jóvenes, Hombres y Mujeres que se incorporan ya de pleno a la Vida Militar sirviéndole al Pueblo, sirviéndole a la Patria, sirviéndole a Nicaragua, decirles que les manifestamos todo nuestro Cariño, todo nuestro Amor, toda nuestra Solidaridad para con ustedes, para con sus Familias que los han acompañado y los continuarán acompañando muchas veces en la distancia, sin verlos durante períodos prolongados.
Porque no es un trabajo normal, de que entraron a las 8 de la mañana y regresaron a las 5 de la tarde… ¡Bien lo saben los familiares! Este es un trabajo sin horario, es un trabajo donde van a prestar el Servicio donde se les necesite y en el momento que se les necesite. Fíjense qué Vocación, qué Disposición.

Felicitarlos a ustedes, a sus familiares, y a los Compañeros que, al frente de la Escuela, la Dirección, l@s Maestr@s, han venido dedicándoles tiempo, para trasladar Conocimiento, para trasladar Valores, para trasladar Fortaleza, para que ustedes sean Buen@s Servidor@s de nuestro Pueblo… Felicidades a tod@s ustedes, y felicidades a sus Familias.

¡Que Viva el Ejército de Nicaragua, y que Viva la XXI Graduación de Damas y Caballeros Cadetes del Centro Superior de Estudios Militares “General José Dolores Estrada Vado”!

¡Que Viva Darío, y que Viva Sandino!
mem

también te puede interesar