Nicaragua

Daniel y Rosario conmemoran aniversarios 49 de Pancasán y 37 del Cuerpo Médico Militar

En acto conmemorativo de ambas efemérides, el Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, recordó la Gesta Heroica de Pancasán, donde hace casi medio siglo se libró una lucha guerrillera liderada por el Comandante Carlos Fonseca Amador 

danielrosario
La Vicepresidenta de la República, Compañera Rosario Murillo |

Redacción Central |

El Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, durante el acto por el 37 aniversario del Cuerpo Médico Militar recordó la Gesta Heroica de Pancasán, hace 49 años, encabezada por  el Comandante Carlos Fonseca Amador, continuador de la batalla antiimperialista en nuestro país.

Señaló que Pancasán fue el primer frente de lucha de guerrilla en las montañas de Matagalpa, un gran reto que tuvo que enfrentar el Frente Sandinista, ya que los campamentos guerrilleros se instalaron en la zona central de Nicaragua.

Durante su intervención en el acto, en el cual participó también la Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Daniel recordó al comandante Leonel Cabezas, fallecido recientemente, quien resultó herido de gravedad tras enfrentarse con la  guardia de Costa Rica, donde las fuerzas sandinistas establecían sus campamentos.

“Leonel quedó en silla de ruedas para toda la vida, pero con aquella moral con aquella fortaleza dando siempre la batalla por Nicaragua y por la libertad”, destacó.

El establecimiento de los campamentos en las fronteras no era conveniente por las coordinaciones que los gobiernos y sus ejércitos hacían para enfrentar cualquier forma de organización política-militar que surgiera tanto Honduras como en Costa Rica, explicó.

En este sentido, el Presidente Daniel  resaltó que en estas duras condiciones los combatientes sandinistas hacían grandes esfuerzos para llevar apoyo logístico a las zonas donde se estaban los campamentos en Pancasán, donde no se contaba con capacidades médicas para atender las dolencias que presentaban.

Ante esta necesidad de la guerrilla se incorporó sin titubeos el joven doctor Oscar Danilo Rosales, docente de la Universidad de León, relató.

Además destacó que a finales de agosto de 1967 fue detectada la guerrilla, por lo que se incrementaron los enfrentamientos con la guardia somocista, cuya táctica era desaparecer a la población campesina y ubicar a la columna para posteriormente exterminarla.

Relató que en Pancasán los guerrilleros estaban apenas haciendo sus preparativos cuando la guardia somocista penetró con toda la experiencia adquirida en la Escuela de Las Américas, realizando una represión brutal contra el campesinado.

Daniel explicó que los latifundistas perseguían a los campesinos para robarles la tierra o para asesinarlos, por lo que se organizaron los sindicatos, lo que recibió una fuerte represión que terminó con la vida de muchos de ellos.

“Así murió Bernardino Díaz Ochoa, aquel campesino que dijo: no somos aves para vivir del aire, somos hombres -y mujeres agregaría yo- para vivir de la tierra, del campo, el agro”, indicó Daniel.

En la lucha contra la guardia también cayeron dirigentes y cuadros como Silvio Mayorga, Francisco Moreno, Carlos Reyna y Óscar Danilo Rosales, recordó el Comandante Daniel.

La oportunidad fue propicia para recordar el importante rol que desempeñaron los doctores Oscar Danilo Rosales, quien cayó en Pancasán, y Alejandro Dávila Bolaños en la lucha contra el régimen.

“Por eso lo estamos recordando hoy aquí. Porque sigue estando presente Óscar Danilo Rosales, y ha estado presente cuando se fundó este Cuerpo Médico, ahí estaba presente Óscar Danilo, cuando se fundó el cuerpo médico en el mismo mes de agosto en que el ofrendó su vida por Nicaragua. Y fíjense bien, él no llegó entrenado como combatiente, no llegó a prepararse ahí militarmente, llegó a prestar sus servicios médicos, cumplió con su deber de prestar sus servicios médicos y murió prestando sus servicios médicos, un héroe de la Patria, un héroe de la Revolución Óscar Danilo Rosales”, subrayó Daniel.

El Comandante Daniel también resaltó el legado del doctor Alejandro Dávila Bolaños, cuyo nombre lleva el Hospital Militar del Ejército de Nicaragua.

Desde sus primeros días el Cuerpo Médico militar, a través del Hospital Militar, brindó atención médica a miles de combatientes lisiados de la guerra, señaló Daniel, al tiempo que precisó que aunque posteriormente vino la batalla por la liberación, por la defensa de la soberanía, continuó el dolor y el trabajo del Cuerpo Médico Militar fue de tiempo completo.

El mandatario señaló que cuando el Frente Sandinista llegó nuevamente al Gobierno en el 2007 había que seguir fortaleciendo el Hospital Militar, así como pensar en una nueva instalación, lo cual sólo era posible con un gobierno con raíces verdaderamente autóctonas y profundamente nacionales.

Resaltó que al triunfo revolucionario se luchó por erradicar el analfabetismo y también la poliomielitis, a pesar de que el país contaba con recursos limitados y debía enfrentar distintas guerras, pero se impuso la voluntad del Frente de cumplir con los postulados históricos de los héroes y mártires.

Así el sueño de construir un nuevo Hospital Militar se hizo realidad, aunque construir una infraestructura con esas características requería de mucho esfuerzo, aseguró.

“Un hospital que se ha abierto al pueblo, se ha abierto a la seguridad social, y desbordado y demandando incluso nuevas obras, para poder atender el desborde que se ha dado, con alta tecnología, con médicos que se han venido preparando para dominar esta tecnología”, explicó.

Asimismo apuntó que la instalación médica se encuentra en proceso de asentarse para ser explotado a su máxima capacidad.

La alta tecnología con la que cuenta permite garantizar exámenes que anteriormente se hacían fuera del país, lo cual a pesar de la sobrecarga significa un incremento en la calidad de los servicios, al tiempo que pone de manifiesto la  capacidad y alta calificación del personal médico.

El Presidente Daniel ratificó su compromiso de seguir fortaleciendo el Cuerpo Médico Militar para que brinde cada vez una mejor y mayor atención, tanto de los familiares de los miembros de nuestro ejército, a los miembros, y a todos los afiliados del seguro que reciben atención médica.

Aseveró que la calificación del capital humano de esa unidad militar continuará siendo una prioridad en aras de preservar la vida a los miles y miles de nicaragüenses que acuden a atenderse en esta entidad.

Nuestras felicitaciones en este 37 aniversario, nuestro mensaje de ¡honor y gloria! para los héroes y mártires del Cuerpo Médico Militar y nuestro abrazo lleno de amor para todas las familias que los acompañan, también desde la distancia.  Sabemos que la labor de un médico tiene exigencias mayores a otras labores, afirmó el Comandante Daniel.

Por su parte, el Jefe del Cuerpo Médico Militar del Ejército de Nicaragua, General de Brigada Hugo José Argüello, ratificó en la ceremonia el compromiso de servicio al pueblo de esa entidad.

Recordó que la institución ha sabido responder a la sociedad civil ante desastres naturales y brotes epidémicos en conjunto con el Ministerio de Salud.

También realzó el trabajo dirigido hacia las tropas en los puestos médicos militares, los centros de salud y los seis hospitales de campaña, además de la unidad insignia, el nuevo Hospital Militar Alejandro Dávila Bolaños.

“Somos más de mil 800 oficiales, suboficiales, clases, soldados y personal auxiliar que laboramos en nuestras unidades, lo que nos da una idea de la excelente dotación con la que contamos”, dijo.

Las virtudes del Cuerpo Médico Militar también fueron ensalzadas por el Jefe del Ejército de Nicaragua, General Julio César Avilés, quien manifestó sentirse orgullo por la labor que realizan sus integrantes en los diferentes niveles.

Indicó que quienes conforman esa unidad trabajan sin horario, velan por la salud de todos los miembros de la institución armada, aportan a la preservación de óptimos niveles de disposición combativa y contribuyen, con alto sentido de solidaridad, a la atención médica de los nicaragüenses.

En la ceremonia, Monseñor Eddy Montenegro, Prelado de Honor de Su Santidad Juan Pablo II, destacó el papel de los hombres y mujeres que desde las trincheras de la salud combaten enfermedades y contribuyen a garantizar el bienestar de las familias nicaragüenses.

Por tal motivo, elevó sus plegarias al Altísimo para pedir la bendición e intercesión por el pueblo y en especial por los miembros del Cuerpo Médico Militar del Ejército de Nicaragua.

evm/ana/tgp

también te puede interesar