Nicaragua

Daniel: Tenemos un compromiso con la integración y la unidad centroamericana

Aseguró al nuevo embajador de El Salvador, señor Carlos Ascencio, que Nicaragua hace causa común en la lucha contra el narcotráfico y en la consolidación de las relaciones bilaterales que conlleven al desarrollo económico y social de la región

daniel-rosario
El Comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo junto al embajador de El Salvador |

Redacción Central |

Pueblo noble, pueblo trabajador, pueblo laborioso, solidario y luchador, así calificó el Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, al pueblo salvadoreño al recibir las cartas credenciales del nuevo embajador de esta nación en Nicaragua, excelentísimo señor Carlos Ascencio Jirón.

Asimismo recordó el pasado luchador del presidente Salvador Sánchez Céren, quien era conocido por el nombre de lucha del Comandante Leonel, “compañero de mil batallas”, maestro y educador, a quien no le quedó más alternativa que la lucha armada en el momento más duro de la siembra, como dijera el poeta nicaragüense Leonel Rugama.

Se refirió a las batallas que tuvieron que darse en la región para buscar un poco de paz y estabilidad, para romper las cadenas que el imperio había impuesto sobre la región y una parte de nuestra América, dominada por tiranías armadas y entrenadas por el imperio del norte.

Ante esta situación El Salvador tuvo que dar la batalla, y como contraparte el gobierno yanqui, tal como hizo en Nicaragua, le hizo la guerra, apoyando a los asesinos de Monseñor Romero.

“Cuánta sangre corrió en El Salvador y cuánto costó alcanzar la paz, y cuánto ha costado y sigue costando consolidarla”, expresó el Presidente Daniel.

Asimismo valoró que las fuerzas que se oponen a la paz son muy poderosas y no han entendido que el único camino para alcanzar la paz y la estabilidad es el camino de la reconciliación y el entendimiento, por eso bloquean proyectos de ley que van en beneficio del pueblo salvadoreño, así como programas de impacto social.

Ello se debe, explicó, a que el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) no cuenta con todos los diputados para aprobar las leyes y la oposición ocupa el Congreso para practicar la dictadura y provocar que el pueblo desconfíe de la gestión de gobierno del FMLN.

Esas son prácticas desestabilizadoras, y no democracia, enfatizó Daniel.

La democracia es practicar el entendimiento, que tanto ha costado llevar a cabo en Nicaragua, precisó.

Indicó que la región debe hacer frente a nuevos desafíos como el narcotráfico, el crimen organizado, las maras, pestes vienen del norte.

Al respecto manifestó que la droga se seguirá produciendo en el sur y traficando por centro de la región centroamericana mientras esté el gran mercado en Estados Unidos.

En este sentido inquirió que cómo es posible que el país más poderoso del planeta, con toda su tecnología y capacidades, con sus aparatos de seguridad  no pueda cerrar el paso al narcotráfico y al crimen organizado y nos obliga a los países centroamericanos a sufrir los efectos del consumo de la droga en esa sociedad sofisticada.

También analizó que la migración centroamericana hacia esa nación que fue formada por migrantes después de exterminar a los dueños de esas tierras, no puede llegar a pesar de ser prácticamente vecinos por el rechazo de la potencia del norte.

A pesar de ello, consideró, que la migración siempre pasa y termina en las prisiones de los Estados Unidos, sobre todo la que llegó en los años de la guerra, y regresó a la región graduada en los crímenes. De ahí surgieron las maras, de los aviones llenos de jóvenes que retornaron a Honduras, El Salvador, aseguró.

El narcotráfico y el crimen organizado son la peor amenaza que sufren los pueblos de la región, donde se amenaza también la soberanía, sentenció Daniel.

Por lo que bloquear un acuerdo que tiene que ver con la lucha contra el narcotráfico es un crimen, afirmó refiriéndose a la posición que asumen las fuerzas opositoras salvadoreñas.

Al respecto enfatizó que Nicaragua hace causa común en esta lucha, al tiempo que se coordinan esfuerzos institucionales, y de igual manera se enfoca en el caso del Golfo de Fonseca, tema en el que existe el compromiso de convertirlo en zona de paz, de desarrollo económico y social, que mejore las condiciones de vida de todos los municipios ubicados en esta zona tanto en la parte nicaragüense como salvadoreña. “Tenemos ese reto, ese desafío”, concluyó.

Solicitó que se le trasmitiera al presidente de El Salvador el interés de nuestro país de seguir trabajando en el campo del comercio centroamericano, de gran importancia para Nicaragua luego del que tiene establecido con Estados Unidos.

Por ello consideró una buena señal que el comercio en la región crezca paulatinamente, sea más activo, y a través de él se pueda continuar avanzando en lo que es la integración, a pesar de que en algunos aspectos sigue siendo desigual, dada la fragilidad y asimetría de las economías centroamericanas, lo que hace muy difícil aplicar un régimen de compensación o de protección y por tanto no se puede crecer con la celeridad necesaria.

Nosotros tenemos un compromiso con la integración y con la unidad centroamericana, igual que el pueblo y el gobierno salvadoreño del presidente Salvador Sánchez Cerén, expresó Daniel.

también te puede interesar