Nicaragua

Gobierno Sandinista acude a Chinandega para investigar secta religiosa

Distintas organizaciones llegaron a la zona para analizar las precarias condiciones e investigar verdaderas intenciones de la secta

tcemyvwn
Gobierno Sandinista acude a Chinandega para investigar secta religiosa | Jairo Cajina

Redacción Central |

Representantes del gobierno de Nicaragua se dirigieron a la Zona de El Viejo, en Chinandega, para comprobar las condiciones de vida de familias que se encuentran hacinadas en esta zona y dicen pertenecer a una secta religiosa denominada “El Cuerpo Místico de Jesucristo”.

Pobladores de la zona denunciaron que estas personas viven en condiciones precarias y los niños no asisten a la escuela ni reciben asistencia médica, por lo que funcionarios del Ministerio de la Familia, Adolescencia y Niñez (Mifan), la Comisaría de la Mujer y la Niñez y el Ministerio de Salud (Minsa) acudieron al lugar.

La titular del Mifan, Marcia Ramírez, confirmó que “hay niños sin atención médica, que no van a la escuela, y Mifan realizará un plan para dar continuidad a este caso (…) ellos tienen condiciones precarias, pero nos han dado a conocer que están en proceso de construcción de las viviendas, y es por ello que realizaremos más visitas brindando el acompañamiento necesario”.

Médicos del Minsa asisten a estas personas, mientras la Policía Nacional investiga las acusaciones hechas contra los líderes de la secta, encabezada por el supuesto pastor nicaragüense Francisco Javier Sánchez, quien se encuentra en Honduras visitando a unos familiares.

Estos líderes mantienen a las personas en hacinamiento prometiéndoles la salvación eterna.

Justo Hilario Zapata Reyes, quien llegó con su esposa y sus 3 niños al lugar, expresó que “este pueblo se organizó por Dios a través del pastor Francisco Javier Sánchez, de origen nicaragüense, en conjunto con otros 9 pastores y él (Sánchez) nos reveló que este lugar es el elegido por Dios y por eso nos venimos”.

Por su parte, la hondureña Montserrat Orellana explicó que decidió “abandonar su casa por la palabra, por el rapto. Vale la pena dejarlo todo”.

Estas familias llegaron de Honduras, Guatemala, El Salvador y Nicaragua. El Gobierno continuará analizando la situación para asegurar el cuidado de esas personas.

también te puede interesar