Nicaragua

Internet también revoluciona el mundo de la moda

Los diseñadores y modelos se han mudado de las pasarelas tradicionales al mundo virtual

misha_nonoo
Diseños de Misha Nonoo en la Semana de la Moda de Nueva York |

Ana Patricia García |

Hasta el mundo de la alta costura han llegado las transformaciones que provocan en las dinámicas sociales la irrupción de las nuevas tecnologías e internet. La reciente Semana de la Moda de Nueva York fue un escenario con eventos que así lo atestiguan.

En este sentido, en la reciente edición, celebrada entre el 8 y el 17 de septiembre últimos, quedaron asentadas las pautas para lo que podría convertirse en una revolución virtual.

Lo más llamativo en relación con este tema es que diseñadores como la británica Misha Nonoo, prefirieron obviar el desfile tradicional –pasarela, luces, público selecto, presentación de las colecciones por las modelos más demandadas de la industria, amplia cobertura por las principales publicaciones relacionadas, etc.- y hacerlo a través de Instagram, la red social y aplicación que también permite compartir fotos y videos en otras redes como Twitter y Facebook.

Otras de las características más llamativas de Instagram es que posibilita que los usuarios apliquen efectos fotográficos como filtros, marcos, similitudes térmicas y colores retro, entre otras opciones de tratamiento de imágenes.

Otro dato que podría explicar esta singular decisión de la diseñadora Nonoo es que tras su lanzamiento en 2014, la popularidad de la red ha sido tal que en diciembre de 2014 se registraron más de 300 millones de seguidores.

La creadora presentó su colección primavera-verano 2016 en esta plataforma, con lo cual logró expandir la cantidad de receptores de su trabajo, más allá de los previsibles compradores y editores de moda.

Algunos especialistas apuntan que este podría ser un destello de la necesaria democratización que debe irrumpir en el mundo de la moda, espacio cruzado por fuertes críticas respecto a temas como los estereotipos de belleza que imponen, la segmentación de los públicos, el difícil acceso para las “personas de a pie” tanto a los eventos como a las ropas que proponen los distintos diseñadores y las grandes marcas.

Por el momento no se le puede pedir peras al olmo, dado que el primer síntoma que podemos definir de esta posición es que las nuevas plataformas de intercambio de información están irrumpiendo en los más variados sectores de la vida social, al proponer nuevos comportamientos y modos de interacción.

De ahí que la diseñadora Nonoo confesara a la revista Elle que está obsesionada con Instagram, al punto de comprobarla al levantarse y antes de irse a dormir.

“Me siento inspirada por el poder de Instagram para fomentar la creatividad entre tantos campos diferentes. Soy una persona muy visual y me encanta que se puede resumir o entender la historia de otra persona en un segundo; es una forma de arte en sí mismo”, aseguró en la entrevista.

Como resultado de esta operación cada persona interesada y cuyo móvil estuviera conectado a internet tuvo acceso a las propuestas de la firma en todos los perfiles creados en Instagram para ello.

Igualmente los usuarios pudieron hacer zoom en el look de cada una de las modelos para detallar bien el maquillaje, los complementos y por supuesto, la ropa que promocionaba.

Además para asegurar el éxito de su oferta y al mismo tiempo legitimarla entre la avalancha de contenido intrascendente y banal que se comparte constantemente en las redes sociales, la diseñadora pidió a mujeres “influyentes” y admiradoras de la marca compartir sus criterios sobre el “desfile virtual” en sus cuentas en las redes sociales.

Pero este primer desfile ‘instagramero’, como algunas publicaciones definieron, no es la única estrategia desarrollada por las grandes marcas de moda.

Otras marcas  de la industria de la alta costura graban sus desfiles y los ofrecen vía internet, con el añadido de que para verlos se necesitan solo el móvil y gafas de cartón de realidad virtual que también ponen ventas.

De este modo los más diversos usuarios acceden desde su casa a las exclusivas colecciones y tienen los más variados puntos de vista dentro del evento. Una forma de hacerles creer que forman parte de un proceso de horizontalización que los toma en cuenta.
Las innovaciones no concluyen aquí, en las tiendas de estas casas los probadores cuentan con pantallas táctiles y ofrecen los más variados accesorios para móviles y pulseras-usb, porque la moda también tiene que llegar al mundo digital.

De esta manera las redes sociales hoy están concentrado a importantes conglomerados sociales que reproducen en ellos sus prácticas cotidianas de interacción, además de servir de guía para las empresas que buscan promocionar sus productos y captar potenciales compradores.

también te puede interesar