Nicaragua

Califican de desesperadas afirmaciones de canciller colombiana sobre Nicaragua

La diplomática no ofreció ni argumentos ni pruebas para justificar las declaraciones  filtradas a medios colombianos

Canciller colombiana María Ángela Holguín
Canciller colombiana María Ángela Holguín |

Redacción Central |

Las declaraciones de la ministra de Relaciones Exteriores de Colombia, María Ángela Holguín, sobre supuestos intereses económicos de Estados Unidos en Nicaragua y el respaldo del país norteño a la nación centroamericana ante el conflicto limítrofe, es un acto de desesperación sin base argumental, consideraron expertos nicaragüenses.

Los doctores Julio Icaza Gallard y Mauricio Herdocia, especialistas en Derecho Internacional, coincidieron que la canciller Holguín hizo tal manifestación sin tener el menor argumento que apoyara sus afirmaciones.

Añadieron que es un  cuento que nadie puede creer, porque es Colombia el histórico aliado de Estados Unidos.

Icaza señaló que las manifestaciones expresadas por Holguín son pretextos que reflejan la desesperación del Gobierno colombiano ante la nueva demanda que hizo Nicaragua ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ), con sede en La Haya, así como el temor de volver a perder una querella judicial.

Subrayó que todos los países miembros de las Naciones Unidas tienen la obligación de acatar el fallo de la CIJ, como manifestación de respeto por el orden jurídico internacional, porque la obediencia legal no es un asunto político ni económico, sino de respeto entre naciones.

Herdocia apuntó que no se debe plantear que un país tiene el apoyo de Estados Unidos o de otra nación, sino que cada Estado debe respetar el orden jurídico internacional y acatar los fallos de la CIJ, lo cual no hizo Colombia con el del 18 de noviembre de 2012.

Puntualizó que en Nicaragua no prevalece la voluntad de terceros, sino el principio de cumplir de buena fe los tratados internacionales.

El especialista señaló que Colombia ha incurrido hasta el momento en gastos por un monto de cinco millones 600 mil dólares para su defensa ante CIJ, dinero que se pudo ahorrar mediante un acuerdo entre los dos países.

Desde 1996, dijo, Nicaragua intentó negociar con Colombia, pero se vio en la obligación de utilizar la vía de la CIJ cuando su contraparte dijo que renunciaría al Pacto de Bogotá para incumplir la sentencia que emitiera el Tribunal Internacional de La Haya.

Ambos especialistas en Derecho Internacional consideran que siempre será mejor una salida diplomática negociada, porque se mantiene bien las relaciones bilaterales y evita el gasto de sumas millonarias, fundamentalmente cuando se trata de hermanos latinoamericanos.

también te puede interesar