Nicaragua

Recuerdan desastre del deslave de volcán Casitas

Muchas víctimas hubieran salvado sus vidas si el gobierno de entonces hubiera hecho caso del aviso oportuno de la alcaldesa del posible desastre

Avalancha de lodo
Avalancha de lodo producido por el volcán Casita 1998 | Ineter

Redacción Central |

Periodistas y reporteros gráficos que estuvieron en el sector afectado por el deslave del volcán Casitas expusieron este jueves sus impresiones y criticaron al entonces presidente Arnoldo Alemán por rechazar el aviso que realizó oportunamente la alcaldesa de la localidad.

Los reporteros gráficos Germán Miranda y Ernesto Rizo, así como el periodista Jorge Katin, comentaron los horrores que vieron en una extensa zona afectada por el deslave, donde abundaban los cadáveres que trataron de salvarse abrazados a un árbol, partes de cuerpos humanos y todo destruido por la fuerza del lodo que se movía a unos 60 kilómetros por hora.

A una pregunta del periodista Erving Vega, conductor del programa Estudio TN8, los panelistas coincidieron en que muchas de las víctimas hubieran salvado sus vidas si el presidente de entonces, Arnoldo Alemán, hubiera aceptado el oportuno aviso de la alcaldesa de la localidad, el cual rechazó simplemente porque ella era sandinista.

Recordaron que hace 16 años, el 30 de octubre de 1998, ocurrió un deslave en el volcán Casitas, que ocasionó la muerte a unas tres mil personas que vivían a sus faldas en Posoltega, departamento de Chinandega, debido a las excesivas lluvias que ocasionó el huracán Mitch a su paso por Centroamérica.

Las constantes lluvias ocasionaron el derrumbe del flanco del volcán Casitas, con un deslizamiento de lodo que cubrió un área de 16 kilómetros de largo por ocho de ancho, dejando a su paso casas destruidas, grandes daños en la región, lo cual pudieron apreciar desde un helicóptero que los trasladó al lugar.

Recordaron que a pesar de que el helicóptero pudo llegar a la zona afectada, no pudo poner sus ruedas en el suelo y tuvieron que lanzarse desde el aire, enterrándose hasta las rodillas en el lodo, empezando a recorrer el lugar y ver imágenes que nunca podrán olvidar, de personas que hubieran podido salvarse con una evacuación oportuna.

Criticaron la politización que se hizo de los efectos del desastre natural y llegó a tal grado la falta de atención del gobierno que este ignoraba lo que estaba sucediendo y los helicópteros del ejército se movían hacia el Caribe y no al occidente, donde ocurrió el deslave.

Analizando lo que sucedió hace 16 años y el nivel de organización y de prevención que actualmente desarrolla el Gobierno Sandinista, señalaron que hoy día no solo se sabe a fondo sobre los fenómenos naturales que azotan el país, sino que la población está organizada para afrontarlos, saben qué deben hacer en cada caso y son evacuados oportunamente hacia lugares seguros, con atención médica y alimentación.

Subrayaron que a pesar de estas experiencias hay personas que se niegan a una evacuación oportuna, que construyen casas poco resistentes en lugares altamente peligrosos. Llamaron a tener más disciplina en este aspecto, así como atender las decisiones de personas experimentadas para evitar desastres en el país.

Abogaron por continuar trabajando en la protección de la población instalada en áreas de peligrosidad y que se deben recordar hechos como los ocurridos hace 16 años para que se actúe en beneficio del país y en especial de la población más vulnerable.

también te puede interesar