Nicaragua

Alta responsabilidad social ante desastres

Los medios de comunicación tienen una responsabilidad social por encima de criterios de costos de una cobertura noticiosa

Rescate de mineros en Bonanza
Rescate de mineros en Bonanza | Jairo Cajina

Redacción Central |

El país ha sufrido desde abril último diversos fenómenos naturales y daños sociales que cubrieron medios de comunicación, pero que en algunos se notó una pobre presencia de periodistas en el lugar y en el momento preciso, confirmaron este martes expertos en el programa Estudio TN8.

Alfredo Pastrán, director de Informe Pastrán, y Erving Vega, periodista del Canal 8, dialogaron sobre los sucesos más importantes ocurridos en esta nación a partir del 10 de abril, con un terremoto fuerte y sus réplicas, después una fuerte sequía hasta agosto y más reciente fuertes lluvias que provocaron inundaciones y dos deslaves, uno en la isla de Ometepe y otro en Managua. También el caso de los mineros, que llenó de angustias a la población.

Pastrán señaló que para cubrir los incidentes provocados por los desastres naturales el periodista tiene que ubicarse en el lugar del doliente, no incentivar el temor y la alarma, sino la solidaridad, la esperanza y las posibilidades de soluciones ante los daños que causan las lluvias, el deslave o un movimiento telúrico.

La cobertura del caso de los mineros artesanales atrapados en una vieja instalación fue un éxito para el Canal 8 de la televisión, que con un equipo de mochila se mantuvo en el lugar del hecho en tiempo real, haciendo una cobertura muy buena, porque siempre existió la esperanza de encontrar y rescatar a otro grupo de mineros artesanales, apuntó Pastrán.

Al respecto subrayó que los órganos de prensa no pueden anteponer el alto costo que pueda tener una cobertura noticiosa ante la responsabilidad social que se tiene de informar el acontecer diario a la población, sobre todo aquellos hechos que ocurren y que es de interés de la ciudadanía, que incluso puede considerarlos trascendentales.

Significó el buen uso que se puede hacer de la tecnología moderna, que con un equipo relativamente pequeño, de mochila, puede transmitir desde el lugar de los hechos, como hizo el Canal 8 durante el incidente de los mineros.

Entre otros acontecimientos que conmocionaron a la población nicaragüense se encuentran los deslaves de la isla de Ometepe y el del barrio 18 de Mayo, de Managua.

En este último caso también se hizo una cobertura muy buena, al utilizarse equipos móviles y la tecnología moderna que facilita la comunicación.

En dicha cobertura se pudo apreciar que personas pobres deciden vivir en lugares de gran peligro y les ocurren desgracias como estas, pero que por suerte actualmente existe una mayor exigencia por parte de los responsables de la urbanística de Managua, fundamentalmente, con criterios constructivos seguros, refirió Pastrán.

Recordó que desde hace pocos años se trasladan a familias que viven en lugares de peligro por inundaciones o de otros fenómenos naturales hacia lugares y viviendas que ofrecen mayor seguridad, porque lo más importante es ser precavido y no poner en riesgo a la familia. Estas situaciones del barrio 18 de Mayo se pueden evitar.

Esas son experiencias, dijo, que se pueden sacar de estas grandes catástrofes y que los medios de prensa pueden incentivar, como es la prohibición de trabajar en minas abandonadas, construir en lugares de peligros de inundación o deslaves, así como comprobar la calidad de cada construcción, en beneficio social.

Vega y Pastrán coincidieron que el periodista debe transmitir solidaridad en su cobertura y no ser el exponente de la imagen más aterradora, impactante, debe evitar la llamada crónica roja, porque la función de los medios de prensa no es la de provocar el temor, sino transmitir solidaridad y esperanza.

también te puede interesar