Nicaragua

“Mi sacerdocio es de ustedes y siempre ha sido de ustedes”

El Padre Miguel d’Escoto Brockmann manifestó su satisfacción porque volverá a celebrar misas tras el levantamiento de la “suspensión a divinis”

Padre Miguel d’Escoto Brockmann
Padre Miguel d’Escoto Brockmann | Jairo Cajina

Redacción Central |

“Mi sacerdocio es de ustedes y siempre ha sido de ustedes y para ustedes”, aseguró el Padre Miguel d’Escoto Brockmann en relación al levantamiento de la “suspensión a divinis”, impuesta en 1985 por el entonces Papa Juan Pablo II.

En declaraciones a la prensa, manifestó el sacerdote nicaragüense su satisfacción porque volverá a celebrar misas, en tanto afirmó que la primera quiere hacerla con el Cardenal Miguel Obando y Bravo.

El religioso rememoró que en enero de 1985, cuando estaba en plena defensa de los derechos de Nicaragua en la Corte Mundial, recibió la instrucción de la Santa Sede de retirarse inmediatamente de la Cancillería en 15 días.

“Para serles franco yo lloré con esa noticia, pero quiero decirles que lloré no tanto por mí, como por lo pequeña que se iba a ver mi Iglesia a la que yo tanto amo y le he dedicado mi vida”, aseguró.

Enfatizó d’Escoto que si entonces obedecía la orientación del Vaticano nunca hubiera podido celebrar misas porque las hubiera considerado como sacrílegas, “celebradas por encima de la sangre de mi pueblo”.

“Nunca he querido traicionar mi conciencia y yo no pude obedecer por más que quisiera lo que Roma me pedía, porque eso implicaría traicionar a mi pueblo, traicionar a sus legítimas aspiraciones y derechos, traicionar a la Revolución Popular Sandinista, a nuestros Héroes y Mártires, a Daniel, a todos los compañeros que estábamos en la lucha”, reconoció.

Afirmó que no guarda ningún rencor ni remordimiento, y que siempre vivió con una espiritualidad eucarística y en disposición para hacer lo que la Revolución le pidiera en defensa del pueblo.

también te puede interesar