Nicaragua

¡Qué viva Santo Domingo!

La fiesta del patrono de la ciudad se extenderá durante 10 días

Santo Domingo de Guzmán
Viva Santo Domingo de Guzmán, Patrono de los Managuas |

Redacción Central |

La capital nicaragüense y sus alrededores están en movimiento, ha llegado agosto, miles de católicos participan en la festividad anual en homenaje al Patrono de la ciudad, iniciada con la tradición familiar de pernoctar el 31 de julio en los montes de Managua.

Los fieles viajaron unos ocho kilómetros hasta la ermita de las Sierras y amanecieron velando la imagen de Santo Domingo de Guzmán, hallada por un campesino en un árbol en el siglo XIX,  cuyas fiestas comienzan hoy, 1 de agosto y se extienden 10 días.

En opinión de numerosos participantes, el momento más festivo durante esta romería católica es cuando el Santo se dirige a Managua para hacer su entrada triunfal y sube a su Barco, en el Gancho de Caminos, donde se inicia la traída, llamada también subida.

En esa tradición religiosa desfilan los fieles junto a la venerada imagen del Santo que llevan en sus hombros, hombres y mujeres, integrados en dos comités de seguidores de Managua y las Sierras quienes van ataviados para la ocasión con cotonas y gorras.

La animación de la fiesta la realizan bandas de chicheros que llevan sus marimbas y guitarras para interpretar sones conocidos, a las que se unen los promesantes vestidos con trajes del folclor: de la vaquita, los diablos, los caciques, los indios, entre otros.

Acuden además a homenajear al Patrono de Managua personajes populares, bomberos, policías, periodistas y de todos los oficios y se insertan en el jolgorio carretones y caballos, además de las “baratas”, vehículos automotores con altavoces para dar mensajes o anunciar la venta de productos para la ocasión.

Mezclados en ese conglomerado, acompañan la imagen venerada el cura de las Sierras  y los curas de la iglesia de Santo Domingo en Managua, junto con los mayordomos de ambos lugares que cuidan la imagen el resto del año.

Antaño, en esa procesión popular iban los hípicos, quienes dejaron de participar con sus cabalgaduras en esa fiesta, después del terremoto de 1972, porque el sismo había dañado sus animales y le rinden homenaje con un desfile hípico separado de la romería.

Durante los días que el Patrono permanecerá en la capital siempre habrá en la iglesia una hilera de fieles con mucha devoción que desfilará ante la imagen del Santo con ofrendas traídas para agradecer sus favores o rogar ayuda para algún problema familiar.

Nueve días después de la Tríada se producirá la Dejada, Santo Domingo de Guzmán, fundador de la Orden de Predicadores, conocidos como Dominicos, volverá a las Sierras, lugar donde fue hallado y del cual se aleja, sólo para estar en su festividad.

Esta hermosa tradición de los católicos nicaragüenses no siempre fue tan tranquila y organizada como en las últimas décadas, pero con el empeño de las autoridades eclesiásticas y los devotos, han fracasado las conductas  incorrectas de otras épocas.

Las romerías de Santo Domingo son un suceso de gran significación en la capital y el país, en el que durante 10 días se une más la población a su iglesia y con el apoyo de las autoridades sandinistas se fortalece la fe de esta nación Cristiana, Socialista y Solidaria.

también te puede interesar