Nicaragua

Somos sembradores de amor y llevamos paz

Convoca la compañera Rosario Murillo a rendir honores a la víctimas del odio y la bestialidad, asesinadas cuando regresaban de los festejos por el aniversario 35 de la Revolución Sandinista

Redacción Central |

“Somos sembradores de amor, de cariño, de reconciliación, de entendimiento, pidámosle a Dios, nuestro Señor, que nos fortalezca con la capacidad de perdón y la capacidad para seguir llevando la paz adonde vayamos”, afirmó la Compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, al llamar al pueblo nicaragüense a rendir honores a las víctimas de la masacre contra dos buses que transportaban a participantes en el acto central por el aniversario 35 del triunfo de la Revolución Sandinista, en la Plaza de la Fe San Juan Pablo II, de Managua.

En su convocatoria, la Compañera Rosario aclaró que estos dolores no son propios de esta nueva Nicaragua, sino que son producto de algunos pocos corazones enfermos, que nunca provocarán que los nicaragüenses se llenen de rencor, porque hay que seguir cultivando el amor y la paz en Nicaragua.

La dirigente sandinista informó sobre el acto litúrgico en honor a las personas asesinadas que se realizará este lunes y estará encabezado por Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando, así como pastores y sacerdotes, en prueba de que “los nicaragüenses somos capaces de perdonar, pero en el amor, y nunca envenenados”.

La Compañera Rosario convocó en su mensaje a todos los nicaragüenses a rendir honores este lunes a las víctimas de la masacre y a compartir el dolor con una alta dosis de cariño, porque “solo el amor es más fuerte que el odio, capaz de vencer a los cobardes” y pidió a Dios para que los que tienen odio y afán de destrucción en sus corazones sean tocados por la fe cristiana del pueblo nicaragüense.

“Dios nos da fortaleza para llevar la paz, porque —como dijera el Comandante Daniel— somos todos instrumentos de paz; por eso donde hay odios debemos sembrar paz y crear los caminos para luchar todos juntos; crear la prosperidad que este pueblo merece y compartirla”, enfatizó.

“Hemos sido violentados y agredidos como familia nicaragüense”, afirmó la Compañera Rosario Murillo al dirigirse al país con motivo de los alevosos ataques con armas de fuego. En su intervención la Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía del Poder Ciudadano recordó que las víctimas de la agresión “volvían con el corazón lleno de amor, con los valores fortalecidos, con el orgullo de compartir el país que tenemos”.

“Esos asesinatos son un crimen, una bestialidad, porque un acto semejante no puede ser obra de seres humanos”, puntualizó la Compañera Rosario, quien destacó que la mayoría de los viajeros era mujeres y jóvenes, atacados por elementos delincuenciales al amparo de la noche y señaló que actos semejantes provocan el repudio y la condena nacional.

“Son pocos los que aún tienen odio en el corazón para hacerle daño a seres humanos, pero insistimos que un crimen como este no puede hacernos caer en una provocación y hacernos volver al pasado”, agregó la dirigente sandinista quien detalló que desde los primeros momentos el Presidente Comandante Daniel Ortega ordenó a la Policía Nacional la más profunda y rápida investigación para determinar la responsabilidad de los culpables.

“Trabajaremos para que acciones de este tipo no se repitan”, puntualizó la Compañera Rosario, quien reflexionó sobre las enseñanzas del trascendental acto por el aniversario 35 del triunfo de la Revolución Nicaragüense, expresadas en el ejemplo de perdón y la reconciliación ofrecida por el Presidente Comandante Daniel Ortega en su discurso ante cientos de miles de compatriotas.

La Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía del Poder Ciudadano reveló que los mandatarios de El Salvador y Venezuela, Salvador Sánchez Cerén y Nicolás Maduro, respectivamente,  expresaron su solidaridad al conocer las primeras informaciones sobre la brutal agresión contra viajeros que retornaban a sus hogares desde Managua.

también te puede interesar