Nicaragua

Reforestan manglares en municipio de El Viejo

La reforestación la realizan unos 30 integrantes de la Cooperativa Fe y Esperanza frente a las costas de Reserva Natural Padre Ramos

Reforestación mangle
Comunitarios participaron en la tarea de siembra de mangle | ROGER OLIVAS/END

Redacción Central |

Unos 30 miembros de la Cooperativa Fe y Esperanza sembraron más de siete mil candelillas, también conocidos como propágulos, para restaurar el mangle frente a las costas de la Reserva Natural Padre Ramos y de la Isla Venecia, en el municipio El Viejo, para proteger la fauna marina, zona que es el hábitat de larvas de peces y camarón, así como de otros moluscos.

La reforestación del bosque de mangle fue dirigida por la Red Nicaragüense de Comercio Comunitario, Renicc, con el objetivo de garantizar la vida marina en ese espacio.

Georgina Muñoz, coordinadora de Renicc, señaló que esta jornada culminará en septiembre próximo, la cual forma parte del proyecto Ruta Colonial y los Volcanes, con el propósito de mejorar la infraestructura turística con el apoyo de las autoridades locales, la Unión Europea y el Gran Ducado de Luxemburgo, para beneficio de los residentes en esta región.

Este empeño de preservar el medio ambiente en este lugar específico es parte de un proceso de educación ambiental, con el objetivo de mantener los mangles, muy necesarios para la actividad marina de la zona, señaló la funcionaria, quien apuntó que recibe el apoyo de las autoridades locales.

Puntualizó que los propágulos o candelillas de mangle se siembran en esta época del año, porque se aprovechan las mareas bajas, pero que es necesario utilizar medios de información y hablar con los habitantes de la zona para no cortar los mangles, que tanto necesitan diversas especies marinas.

Yascara Bonilla, de la Cooperativa Fe y Esperanza de la Reserva Natural de Padre Ramos, resaltó la importancia de este tipo de bosque marino y el perjuicio que causa la extracción del mangle de manera irracional, porque es un recurso indispensable para la fauna y porque es el hábitat de larvas de peces y camarón, que se protegen en este entorno.

Roque Bonilla, residente del lugar con 78 años de edad  y con 46 años de residir en la reserva, fue uno de los activistas en esta jornada de protección de los mangles, quien calificó como una de las experiencias más extraordinarias de su vida en defensa del medio ambiente.

también te puede interesar