Nicaragua

Nicaragua-Rusia: una relación muy especial

Más allá de la diplomacia formal, los vínculos entre las dos naciones resurgen, tras un prolongado congelamiento, con la mutua vocación de recuperar las voluntades comunes de hace 35 años

Vladimir Putin en Nicaragua
Vladimir Putin es el primer presidente ruso en visitar nuestro país | César Pérez

Redacción Central |

Región determinante en materia de producción de alimentos, reservas energéticas y fuentes de agua dulce, Latinoamérica se abre como tierra de promisión ante las aspiraciones de intercambio de las naciones emergentes, escenario en el que Nicaragua logra insertarse con un proceso de estabilización social y prometedoras potencialidades.

A lo anterior se suma la importancia estratégica adquirida por el fortalecimiento económico de América Latina, de ahí que no resulte casual la visita a Managua del presidente de Rusia, Vladimir Putin, durante la primera gira de su tercer mandato.

El hecho coincide con el aniversario 70 del establecimiento de relaciones diplomáticas entre ambos estados, cuando el gobierno del dictador Anastasio Somoza García, comprometido con la política exterior de Washington, aceptara el vínculo con Moscú a fines de 1944, en momentos en que los tanques soviéticos aplastaban a las tropas de la Alemania hitleriana, aunque en realidad los nexos quedaron relegados a un plano formal por casi cuatro décadas.

Herencia de las relaciones establecidas por la desaparecida Unión Soviética en 1979 en defensa de la Revolución Sandinista, los vínculos diplomáticos entre Rusia y Nicaragua descansan en la actualidad en un fluido intercambio basado en un clima de paz, multilateralidad y complementariedad, luego de un período de relaciones congeladas a partir de 1992.

En la actualidad empresas rusas colaboran en la exploración petrolera en el suroeste de esta nación centroamericana y los proyectos del Gran Canal Interoceánico incorporan una visión esperanzadora en los intercambios entre las dos naciones.

Rusia ha colaborado en la modernización del transporte urbano, en el equipamiento para la prevención de desastres, además del suministro de importantes cargamentos de trigo y el otorgamiento de créditos, al extremo de alcanzar la condición de convertir a Nicaragua en un socio muy especial para Moscú.

también te puede interesar