Nicaragua

“El pueblo nicaragüense tiene que sentirse honrado de contar con una clase trabajadora”

El Presidente Daniel Ortega reconoció la labor de todo un país comprometido con la justicia, comprometido con la solidaridad, comprometido con el futuro de Nicaragua

Daniel Ortega Saavedra
Presidente de la República, comandante Daniel Ortega Saavedra, |

Redacción Central |

El Presidente de la República, Comandante Daniel Ortega, reconoció la labor de una generación que le tocó combatir a la tiranía somocista y luego comenzar un sindicato, en la ciudad y el campo, dispuesto a defender a la naciente Revolución Popular Sandinista.

“Con jornadas extraordinarias y con salarios simbólicos para cubrir lo básico (…) fue una etapa heroica esa del 1979 al año 1990 (…) los trabajadores también asumieron la defensa armada de la Revolución (…) muchos hermanos cayeron también”, destacó Daniel durante el acto realizado este miércoles  en Managua en conmemoración al Segundo Aniversario del Paso a la Inmortalidad del Comandante Tomás Borge Martínez y en vísperas del Primero de Mayo.

Recordó cómo a partir del 25 de abril de 1990, el gobierno de turno comenzó la persecución contra a esos trabajadores comprometidos con las causas del pueblo. “Esto vino acompañado de lo que fuera la destrucción de obras de artes (…) mu rales donde los artistas nicaragüense y de otros países habían dejado plasmado su arte, su amor por Nicaragua”. Una actitud, un  comportamiento que calificó de barbarie

En ese período también se inició una ardua batalla cuando el gobierno neoliberal intentó regresar a grupos apátridas las empresas que surgieron con la Revolución y “que se habían construido con la sangre y sudor de los trabajadores y con la solidaridad internacional”.

Aunque “podíamos haber tomado la lucha pacífica para derrocar a aquel gobierno”, señaló, había que respetar la decisión popular de esas elecciones del 90.  “¡Dijimos no! Vamos a librar la batalla, defendiendo las conquistas de los trabajadores, del pueblo nicaragüense”, aún con una fuerte oposición apoyada por Estados Unidos y siendo minoría en la Asamblea.

“El plan diabólico de la derecha fue confrontar a los hermanos nicaragüenses”. Daniel aseveró que aún cuando contábamos con los recursos materiales limitados,   se pudo alcanzar la victoria.

Señaló que en un punto, la protesta popular y nacional era tan grande que el gobierno se sintió impotente y decidió enviar a los uniformados a las calles a aplacar aquellas masas que se manifestaban de forma pacífica.

En otro momento de su discurso  explicó cómo en que cada uno de los rostros del Frente Nacional de los Trabajadores, inmediatamente  “me viene a la mente aquellas batallas, y en esas batallas estaba Tomás (Borge), siempre acompañando esas batallas”.

En este segundo Aniversario del Paso a la Inmortalidad del Comandante Tomás, precisó el Daniel,  “estamos viviendo una etapa de lo que podríamos llamar un proceso que  permite fortalecer, darles una mayor seguridad al país para que este proceso profundamente democrático siga abriéndonos caminos para continuar librando la lucha por el empleo, por la educación, por la salud. La lucha en beneficio de las cooperativas. La lucha con todas las fuerzas económicas (…) todos juntos en esta gran Nicaragua”.

El Presidente de la República destacó que “hemos venido instalando un modelo que se ajusta a las circunstancias actuales del mundo. Ya no era posible reeditar el modelo del año 1980. Esa fue parte de la historia que quedó. Ahí dejó su herencia en conciencia, en valores. Ahora teníamos que trabajar en este nuevo modelo en donde la participación ciudadana es el eje, es el corazón, es el alma de este nuevo modelo”.

“En todas las tareas, desde las tareas de lucha contra la delincuencia, contra el narcotráfico, contra el crimen organizado. En la defensa del medio ambiente y de nuestro recursos naturales. La participación ciudadana en las tareas de salud. La participación ciudadana en las tareas educativas”. Una unión incluyente que agrupe a instituciones y al pueblo con las familias, con las comunidades, con los municipios desarrollando todos estos programas.

Sobre el papel de la juventud en todas estas tareas, destacó que se ha multiplicado la participación de los jóvenes. “Esto lo que hace es poner a prueba lo que es el compromiso de la juventud con su familia, con su pueblo, con su Patria, con la Revolución, porque la revolución la estamos librando de forma pacífica (…) construyendo alianzas”.

El mayor trabajo del pueblo

Daniel recordó que por motivos de la situación de emergencia de Alerta Roja que se vive en el país, no se pudo celebrar un Primero de Mayo de grandes magnitudes porque nuestro principal reto en estos momentos es  asumir con compromiso y amor  la ayuda a quienes más lo necesitan. Una tarea que incluye a miles y miles de compatriotas desplegados en las zonas más dañadas por lo terremotos ocurridos en abril.

“La mejor misión que tienen ahorita, para rendirle homenaje a Tomás y conmemorar el Primero de Mayo, es estar ahí al lado del pueblo, al lado de la población, contribuyendo, colaborando con las familias que han sido afectadas”.

En este Día Internacional de los Trabajadores, la inmensa mayoría, anunció con orgullo Daniel, estarán conmemorando con la dignidad con que han sabido representar al pueblo nicaragüense. El pueblo nicaragüense tiene que sentirse honrado de contar con una clase trabajadora comprometida con la justicia, comprometida con la solidaridad, comprometida con el futuro de esta nación que venimos forjando.

“¡Qué vivan los trabajadores de Nicaragua! ¡Qué vivan los trabajadores del mundo! ¡Sandino Vive, la Lucha Sigue!”, concluyó el Comandante-Presidente Daniel Ortega.

también te puede interesar