Nicaragua

Aumentan en Costa Rica llamados al diálogo bilateral

Diputados se suman a quienes abogan para solucionar conflictos con países vecinos, como Nicaragua

Luis-Fernando-Castillo
Luis Fernando Castillo, presidente de la Asamblea Legislativa de Costa Rica |

Redacción Central |

Managua.- Diputados y otras personalidades de Costa Rica se suman al presidente de la Asamblea Legislativa, Luis Fernando Castillo, para solucionar los conflictos con países vecinos mediante el diálogo directo y no a través de la confrontación, como ha hecho el actual gobierno, próximo a terminar.  

Estas dos posiciones dentro de la cúpula tica tomaron mayor fuerza tras las declaraciones en Managua del titular del parlamento costarricense, quien expresó la semana pasada su posición a favor de un diálogo permanente entre su país con Nicaragua, mediante el cual se diera solución a todos los problemas bilaterales, incluyendo los fronterizos.

Esta conducta de confrontación no es nueva, sino que data de mucho tiempo, cuando Costa Rica tenía el mejor ejército de Centroamérica, armado y entrenado por los británicos, ocasión que se aprovechó de una coyuntura política en Nicaragua, ocupada por tropas estadounidenses, para realizar una maniobra y anexarse el 25 de julio de 1824 a la provincia nicaragüense de Guanacaste.

Esta provincia tiene una superficie de 10 mil 140 kilómetros cuadrados, en la cual habitan solo unas 280 mil 500 personas. Su relieve combina con las cimas volcánicas de la Cordillera de Guanacaste, con grandes llanuras hacia el Pacífico, territorio que pasó bajo la bandera costarricense, mediante una maniobra de consulta a la población de la localidad, afectada económicamente por los problemas políticos que se afrontaban.

Los costarricenses aprovecharon que entre 1917 y 1926 Nicaragua estuvo dominada por el partido conservador, con inestabilidad política interna y la presencia de marines estadounidenses desde 1912, quienes se retiraron en agosto de 1925, lo cual trajo afectaciones a la economía de esa región, eminentemente rural en ese entonces.

Hay otro aspecto del que poco se habla en San José, pero que se reconoce por organismos internacionales y es que desde hace varios años existe en Nicaragua una tendencia alcista de su economía, la disminución progresiva del desempleo y la baja de la extrema pobreza, con proyectos socio-económico, así como una mayor seguridad ciudadana y financiera, que coadyuva al crecimiento de la inversión y el progreso. 

Este crecimiento constante desde hace años, así como las positivas perspectivas, como es el inicio este año de dos megaproyectos, el de la hidroeléctrica Tumarín y el Gran Canal Interoceánico, los que propiciarán miles de empleos, de personal altamente calificado y de aseguramiento, previéndose que se podrá necesitar más fuerza laboral de la disponible en el país. 

Esta situación provocará el regreso de nicaragüenses que han emigrado en búsqueda de trabajo, quienes tendrán la posibilidad de trabajar en el país, cerca de familiares y amigos, porque aquí tendrán buenos empleos, con posibilidades de superación mediante la capacitación y elevar la calificación técnico-laboral.        

El desarrollo económico de los últimos años, incluyendo la creación de cooperativas y de pequeñas y medianas empresas, le ha  dado un vuelco a la situación del desempleo en Nicaragua y con ello a la extrema pobreza. 

Este año se le dará un golpe definitivo con el inicio de estos megaproyectos, por lo que  nicaragüenses que laboran en la agricultura y otras esferas en países vecinos podrían regresar a la Patria, con afectaciones en esas naciones, tema que es ya objeto de análisis por personeros del gobierno costarricense. 

Especialistas en diversas esferas, entre ellos ambientalistas y empresarios, han abogado por el diálogo y la discusión directa entre ambos gobiernos, como ha propuesto el Presidente Daniel Ortega, pero que nunca ha sido aceptado por la primera mandataria costarricense, Laura Chinchilla.

El legislador Víctor Hugo Víquez, del gobernante Partido Liberación Nacional, abogó durante su intervención en el plenario por un acuerdo binacional pacífico, que permita a la población de ambos países vivir en paz, lo cual fue bien recibido por colegas y publicado en medios de prensa.

El diputado independiente Luis Fishman también abogó por el diálogo para resolver litigios entre los dos países, tras lo cual consideró que funcionarios del gobierno costarricense han perdido la ubicación de sus obligaciones.

Al respecto puntualizó que fue un error que altos funcionarios de ese país llamarle la atención al presidente del parlamento, que es el máximo representante del poder legislativo, sobre un tema que trató en el extranjero.

Mendoza estuvo en Managua en la reunión del Foro de Presidentes Legislativos de Centroamérica y el Caribe, donde propuso que el diálogo debe ser permanente entre su país y Nicaragua, en beneficio para ambas naciones.

también te puede interesar