Nicaragua

Rechazó Nicaragua en la OEA agresión al pueblo y gobierno sirios

El representante de nuestro país en el organismo expresó todo su apoyo a la búsqueda de una solución diplomática que se vive en toda esa región, respetando los principios del derecho internacional. Un rechazo a todo tipo de agresión al pueblo y gobierno sirios manifestó Nicaragua en la Organización de Estados Americanos (OEA), al tiempo […]

Denis Moncada
Representante Permanente de Nicaragua ante OEA, Denis Moncada | Juan Manuel Herrera/OAS

Redacción Central |

El representante de nuestro país en el organismo expresó todo su apoyo a la búsqueda de una solución diplomática que se vive en toda esa región, respetando los principios del derecho internacional.

Un rechazo a todo tipo de agresión al pueblo y gobierno sirios manifestó Nicaragua en la Organización de Estados Americanos (OEA), al tiempo que el representante de nuestro país en el organismo expresó todo su apoyo a la búsqueda de una solución diplomática que se vive en toda esa región, respetando los principios del derecho internacional.

A continuación, La Voz del Sandinismo reproduce la intervención del embajador de Nicaragua ante la OEA, Denis Moncada

Señor Presidente:

El objetivo de los Estados representados en la OEA que convergemos también en la Organización de las Naciones Unidas, es luchar por la paz y la seguridad internacionales, priorizando el dialogo y la negociación por encima de la violencia y de la guerra.

Nuestros pueblos sueñan con preservar a las generaciones presentes y futuras del flagelo de la guerra y los sufrimientos y secuelas que generan.

Sin embargo, la elite gobernante de los Estados Unidos no coincide con estos sueños, ya que amenaza y despliega sus fuerzas militares políticas y mediáticas, para agredir al margen de la ONU y del Consejo de Seguridad a la Republica Árabe Siria.

Con el pretexto del supuesto empleo de armas químicas por el Gobierno de Siria, se organiza y se amenaza con otra agresión militar basada en hechos y responsabilidades todavía no comprobadas por la ONU, tal como ocurrió en Irak.

Sobre el uso de armas químicas en Siria, también se ha señalado a grupos terroristas y a otros actores de emplear dichas armas de destrucción masiva, razón por la cual, el Gobierno de Siria solicito a la ONU, hace cinco meses, investigar el empleo de armas químicas por grupos irregulares.

Los organismos especializados de la ONU continúan con el proceso de investigación del empleo reciente de este tipo de armas, sin embargo, al margen de las conclusiones de dicha investigación, el gobierno de EEUU pretende iniciar otra agresión de forma unilateral, al no contar con el apoyo de países de la OTAN, la mayoría de los cuales se resisten a ser arrastrados a un conflicto internacional de imprevisibles consecuencias para la humanidad.

El Estado que acusa a otro Estado se debe obligar a probar los extremos de su acusación. El Gobierno de los EEEUU acusa al Gobierno de Siria de utilizar armas químicas contra su población, sin presentar evidencias ni pruebas convincentes que confirmen su temeraria acusación.

Las autoridades norteamericanas han convertido la mentira, la tergiversación de hechos y las acusaciones infundadas en su política de estado, arrastrando con dicha actitud a los medios de comunicación en la campaña de desinformación, intentando preparar psicológicamente a la comunidad internacional para realizar su agresión unilateral injustificable. Dichas decisiones unilaterales, aceleran el proceso de deterioro del Sistema de Naciones Unidas.

Estados Unidos agredió a Irak en base a mentiras. Después de 10 años Irak continua desangrándose y con graves secuelas en la población por el uso de armas de Uranio empobrecido. Aun con esos bárbaros resultados continúan Imponiendo la guerra y el caos generando crisis en diferentes regiones, sin importarles los miles de muertos y daños que provocan, atentando contra la paz y la seguridad internacionales.

Los sectores mas guerreristas del gobierno de Estados Unidos han perdido credibilidad. Sus acciones basadas en mentiras y engaños transgreden el derecho internacional, alimentando con ello la desconfianza internacional.

Con sus afirmaciones han dejado claro que su objetivo es debilitar y derrocar al Gobierno de Siria con el apoyo de los grupos mercenarios y posicionarse de las rutas hacia otros países y regiones que serán sus próximos objetivos de agresión.

Decir que se defiende la vida del pueblo Sirio apoyando y armando a grupos mercenarios, haciendo acusaciones infundadas y preparando operaciones militares de agresión, es a todas luces un cínico y cruel eufemismo, ya que es evidente que esos no son actos de protección humanitaria.

Señor Presidente, ante la amenaza de agresión contra Siria, se ha producido un clamor internacional para que no se realicen acciones militares contra la República Árabe Siria que provocaría más muertes y destrucción, intensificando el conflicto regional y quebrantando la paz y seguridad internacionales. El Sumo Pontífice Francisco, también clama no a la guerra, sí a la paz.

El Gobierno de Nicaragua rechaza todo tipo de agresión al Pueblo y Gobierno Sirio. Somos amantes de la paz y apoyamos la búsqueda de una solución diplomática en la República Árabe Siria y en toda la región, respetando los principios del Derecho Internacional.

Muchas gracias Señor Presidente

también te puede interesar