Nicaragua

Yiye Ávila: ejemplo de humildad y santidad

Siempre en las madrugadas él ponía ante el altar de Dios a Nicaragua y al Presidente Daniel

Yiye Ávila
Yiye Ávila: ejemplo de humildad y santidad. | Internet

Redacción Central |

Siempre en las madrugadas él ponía ante el altar de Dios a Nicaragua y al Presidente Daniel

Por Reverendo Miguel Angel Casco González*

En un día viernes, el mismo día en que su Maestro y Señor entregó su alma al Padre en la Cruz del Calvario, el hermano y consiervos de los santos, fue llevado al descanso eterno.

Son muchas las cosas que se pueden hablar del hermano “Yiye” Ávila y seguramente se escribirán muchos libros en torno a su vida y testimonio, pero en esta ocasión solo deseo referirme a tres de sus grandes virtudes que lo consagran en un ejemplo a seguir:

Ejemplo de humildad

A pesar de llenar grandes estadios y plazas en diversos países del mundo, a pesar de producir y dirigir centenares y miles de programas de radio y televisión, nunca tuvo un gesto de arrogancia o de altanería, siempre se mantuvo humilde y sencillo a diferencia de otros predicadores que solo por salir de vez en cuanto en la televisión o por pastorear una congregación de mil personas rápido caen en la soberbia, en el orgullo y la vanagloria, algunos hasta contratan a escoltas para que los protejan de los creyentes. Ojala que el ejemplo de humildad del siervo de Dios “Yiye” Ávila les sirva de algo.

Ejemplo de Santidad

Los que formaron parte de su equipo de trabajo, su esposa, su hija, su iglesia dan fe y testimonio de la vida de santidad del hermano Yiye. Firme, fuerte y santo, sin coquetear con los mercaderes del templo, mantuvo en alto el santo testimonio del Evangelio. Su fuerza radicaba en el poder del ayuno y la oración. Habían dos temas que nunca faltaban en sus predicas. La Sanidad divina y la Segunda venida de Cristo.

Un gran amigo del Presidente Daniel

Desde antes de conocerlo personalmente, Dios puso en su corazón orar por el Comandante Daniel, siempre en las madrugadas él ponía ante el altar de Dios a Nicaragua y al Presidente Daniel. Le tenía un gran aprecio y cariño y creo que era mutuo, eso explica de alguna manera aquel efusivo abrazo en que ambos se fundieron en el 2010.

Estoy seguro que con el espíritu de discernimiento el podía discernir los planes que Dios tenía para el Presidente Daniel y para Nicaragua. Qué privilegio haber conocido, conversado, abrazado a un santo, aun verdadero apóstol.

Su humildad, santidad y amor por Nicaragua debe de ser para todos los que aun vivimos un ejemplo a imitar. Gracias a Dios por la vida y ministerio de nuestro hermano José Joaquín “Yiye” Ávila.

*Presidente de la Coordinadora Evangélica

también te puede interesar