Nicaragua

Expanden cultivo de teca ante seguridad de exportación

El cultivo de teca se expande por gran parte del país por ser una madera que se paga bien y que requiere pocos cuidados tras sus primeros cinco años de vida

Redacción Central |

El cultivo de teca se expande por gran parte del país por ser una madera que se paga bien y que requiere pocos cuidados tras sus primeros cinco años de vida

Las plantaciones de teca crecen en el país y hoy día no solo se exporta la madera a buenos precios, fundamentalmente a Asia, sino que se hacen negociaciones a largo plazo y se venden pequeñas plantitas a Costa Rica, con tendencia creciente.

Las exportaciones de teca rindieron buenos saldos en 2012 y tienen una tendencia creciente para este año y el futuro, pues países asiáticos presentan una alta demanda de esta madera preciosa, bella y resistente a golpes con metales, la cual tiene una buena cotización en ese continente, factible para incrementar su producción y comercialización, señalaron en Managua medios especializados.

El Instituto Nacional Forestal de Rivas informó que el cultivo de teca ya tiene presencia en la Isla de Ometepe, mediante un proyecto de reforestación con dicha especie. Además, otros habitantes de la isla también están sembrando la planta de manera individual.

Conocedores del sector señalan que la mejor carta de presentación para los cultivadores de árboles maderables es que la teca se cotiza bien en países como la India, la República Popular China y China-Taiwán, donde aprecian la belleza de su madera, acentuada cuando la planta alcanza la madurez a los 20 años.

En Nicaragua un metro cúbico de teca en cosecha final, o sea a los 20 años de edad, vale entre 200 y 300 dólares, mientras que en los países asiáticos se coloca entre 900 y mil dólares, afirma el regente forestal, Roberto Corea.

El funcionario señaló que generalmente en una manzana se aprovechan para plantar 300 árboles hasta sus 20 años de edad, con un rendimiento promedio unitario de dos metros cúbicos. De tal forma que los 600 metros cúbicos que produce una manzana sembrada de teca podrían facturarse en el extranjero hasta por 600 mil dólares, monto nada despreciable para solo una manzana cultivada.

Corea señala que la inversión inicial del cultivo de teca por manzana es de unos 600 dólares y en los cinco años siguientes la inversión anual estimada es de 300 dólares. A partir de ese período cada planta se independiza, no requiere tratamiento y llega a alcanzar 30 metros de altura y un grueso entre 50 y 70 centímetros. Además, esta plantación es resistente a períodos de seca.

Jaime Mendoza, regente forestal de la empresa Maderas Preciosas Nicaragua S.A. (Madenica) realizó en 2012 la primera exportación de 350 metros cúbicos de teca, correspondiente al primer corte de los plantíos, el que se recomienda hacer cuando el árbol supera los diez años, aunque es preferible esperar para el corte a los 20 años, que es cuando alcanza la adultez y los máximos valores.

El funcionario de Madenica señaló que antes de 2003 la teca era prácticamente desconocida en el departamento de Rivas, pero que la fama de dejar esta madera buena renta empujó a su empresa a realizar plantaciones y comenzó dedicando 150 hectáreas a la siembra de esta variedad, elevando su área sembrada actualmente a más de dos mil hectáreas.

Mendoza señaló que entre 2003 y 2008 la compañía invirtió 8.5 millones de dólares en la adquisición de propiedades y en el establecimiento de los plantíos. Madenica, añadió, ahora es dueña de cuatro mil 351 hectáreas, o sea seis mil 091 manzanas, de las cuales destina el 63% al cultivo de teca.

Alejandro Ruiz Cruz y otros propietarios de fincas localizadas en la región fronteriza con Costa Rica, están reforestando sus tierras con teca, confiando en las bondades de resistencia a plagas y sequías, así como al alto valor comercial de su madera, señalándose que está por encima del pochote o la caoba.

Además, después de la cosecha final la planta vuelve a crecer producto de rebrotes y con un buen mantenimiento, la plantación llega a producir hasta en tres ciclos, o sea, dura 60 años, y luego es necesario renovar plantaciones.

La teca, catalogada por especialistas como la reina de las maderas, es originaria de la India, Birmania, Laos y Tailandia.

Expertos señalan que esta variedad se hace más bella con el paso de los años.

Entre sus tantas bondades destacan su capacidad de no dañarse cuando entra en contacto con metales, lo que la hace muy valiosa para la fabricación de muebles de alto valor y detalles de embarcaciones lujosas.

Los viveros nicaragüenses tienen también un negocio redondo con la teca, pues en el país también se cultivan plantitas de teca para exportarlas a Costa Rica, confirmó Mario Espinoza, responsable de Biotecnología, de Madenica.

Este vecino país demanda anualmente unas 350 mil plantitas, por lo que la empresa invierte en la ampliación de los invernaderos, o sea unidades de producción, con el propósito de que a partir del 2014 Nicaragua abastezca el total de la demanda de plantitas tecas a Costa Rica.

también te puede interesar