Nicaragua

Reciben Daniel y Rosario cartas credenciales de embajadores del Vaticano, Venezuela y Costa Rica

En la ceremonia, efectuada en la Casa de los Pueblos, Daniel se refirió a diversos aspectos de las relaciones de Nicaragua con estos Estados

Reciben Daniel y Rosario cartas credenciales
Las cartas credenciales del Nuevo Nuncio Apostólico en Nicaragua, Furtunatus Nwachukwu; del embajador de la República Bolivariana de Venezuela y del embajador de Costa Rica, fueron recibidas, este martes por el Comandante Daniel y la compañera Rosario Murillo. | Jairo Cajina

Redacción Central |

En la ceremonia, efectuada en la Casa de los Pueblos, Daniel se refirió a diversos aspectos de las relaciones de Nicaragua con estos Estados

Las cartas credenciales del Nuevo Nuncio Apostólico en Nicaragua, Furtunatus Nwachukwu; del embajador de la República Bolivariana de Venezuela, José Javier Arrúe; y del embajador de Costa Rica, Javier Sancho Bonilla, fueron recibidas, en acto realizado en la Casa de los Pueblos este martes por el Comandante Daniel y la compañera Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía.

El Presidente Daniel comentó que Monseñor Fortunatus Nwachukwu, es de origen nigeriano, “de esa África inmensa, gloriosa, heroica”, tras saludar al nuevo Nuncio Apostólico, quien se hizo acompañar de Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo; Monseñor René Sándigo, Obispo de Juigalpa y Presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua; Monseñor Leopoldo Brenes, Arzobispo de Managua; y el compañero José Cuadra Chamorro, Embajador de Nicaragua ante la Santa Sede.

“Aquí tuvimos la oportunidad de compartir con un líder africano en diferentes foros, pero tuvimos el privilegio de que visitara nuestro país Julius Nyerere, de Tanzania, estuvo por acá en Nicaragua compartiendo… compartimos con él sueños, esperanzas y seguimos compartiendo sueños y esperanzas con el pueblo africano, con los pueblos de América Latina y el Caribe, con los pueblos de Asia, con los Pueblos del Mundo, queremos un mundo de Paz”, comentó el Comandante Daniel.

Al respecto, el Presidente aseguró que los nicaragüenses hemos sentido en Su Santidad, el Papa Benedicto XVI “una tenaz defensa de la Paz”.

“Defendiendo la Paz, hemos escuchado, hemos leído sus declaraciones en este mundo tan violento donde Su Santidad ha defendido el principio de la Paz, como el principio de la Justicia, el principio del Amor, el principio de la Solidaridad, que son principios fundamentales del Cristianismo que está asentado en nuestro pueblo”, agregó.

Por tal razón, Daniel afirmó que el Gobierno de Nicaragua está comprometido con los principios fundamentales del Cristianismo, poniendo en primer lugar a la familia y la vida.

“Estamos comprometidos plenamente con esos principios que compartimos con los señores Obispos, con Su Eminencia el Cardenal… los principios por la familia, los principios por la vida los compartimos y pedimos el acompañamiento en esta lucha, en estas batallas, pedimos el acompañamiento de la Iglesia Católica. Igualmente de las diferentes iglesias evangélicas, a las diferentes denominaciones de cultos evangélicos, le pedimos a ellos también porque son los que mejor pueden acompañar, y pueden, como lo han hecho, encabezar estas batallas”, explicó.

Además señaló que el Gobierno de Nicaragua complementa con sus propuestas los esfuerzos para defender a las familias y la vida.

“Nosotros no somos más que un componente totalmente secundario, complementario, es decir, nuestras propuestas desde el Estado nicaragüense, desde el Gobierno en ese campo, no son más que un esfuerzo y un compromiso, donde estamos convencidos que es determinante la lucha que con las ideas, que con las palabras, que con la prédica, libran ustedes, queridos hermanos de la Iglesia Católica, y los queridos hermanos de la Iglesia Evangélica”, indicó.

Daniel recordó también que la familia es el núcleo fundamental de la sociedad y destacó el papel fundamental que ha desempañado la Iglesia Católica para defender sus principios en un mundo cada vez más violento.

“La familia, núcleo fundamental, y la gran familia nicaragüense y la gran familia humana, hoy batallando por esos principios que ha defendido el Cristianismo y que ha defendido en estos duros tiempos Su Santidad Benedicto XVI, frente a los terribles enfrentamientos que se viven en algunas regiones de nuestro planeta, ahí ha estado la palabra de la Iglesia, la palabra de Su Santidad, llamando a la Paz y clamando por la Paz”, afirmó.

El Presidente invitó a Monseñor Fortunatus Nwachukwu, a sentirse en el país como en su propia tierra y afirmó que el Gobierno está abierto al apoyo y a las observaciones que tenga que hacer sobre los programas que se ejecutan, con el objetivo de fortalecerlos para el beneficio de las familias nicaragüenses.

Por su parte, Monseñor Fortunatus Nwachukwu, agradeció al Presidente Daniel y a la Compañera Rosario, las atenciones que han brindado ante su llegada y trasladó las bendiciones de Su Santidad Benedicto XVI al gobierno, al pueblo de Nicaragua y a los líderes de la Iglesia.

“Hace casi dos semanas, cuando fui para despedirme de Su Santidad, él me bendijo, me dijo de transmitir también sus saludos; y su bendición sea al Presidente, a los líderes de este país, sea también al pueblo nicaragüense. Naturalmente me dijo también de saludar y transmitir su bendición a la Iglesia, a los líderes, a los Obispos, a Su Eminencia Cardenal, líderes de esta iglesia. Eso es lo que yo hago y agradezco al Señor el Omnipotente quien permitió que yo pudiera recibir esta misión”, indicó, según El 19 Digital.

Según comentó Monseñor Fortunatus, los Obispos nicaragüenses le han informado sobre las atenciones que el Gobierno del Presidente Daniel y la Compañera Rosario tienen por las enseñanzas de la Iglesia en el ámbito de la familia y atendiendo las muchas obras de caridad que desarrolla la Iglesia en Nicaragua.

“Quisiera a nombre del Santo Padre agradecerle esta atención, naturalmente quiero ponerme en su disposición por todo lo que puedo hacer para poder trabajar juntos para el bien del pueblo de Nicaragua”, manifestó Monseñor Fortunatus.

“El Nuncio Apostólico, según la enseñanza del Evangelio, trabaja para representar al Santo Padre para el bien del Pueblo. No tenemos intereses políticos, nuestros intereses son intereses del bien del pueblo, donde estamos destinados”, finalizó el nuevo Nuncio Apostólico.

Al recibir las cartas credenciales del embajador extraordinario y plenipotenciario de Venezuela, señor José Javier Arrúe, Daniel recordó que este martes se cumplieron 35 años de la insurrección de la comunidad indígena de Monimbó contra la dictadura Somocista.

Dijo que la insurrección de esta comunidad del departamento de Masaya se dio al calor de la lucha que libraba el Frente Sandinista de Liberación Nacional.

Recordó que el Frente Sandinista ya había iniciado la lucha con la insurrección de octubre en San Carlos, Río San Juan y los posteriores combates allí mismo en Masaya y Granada.

Subrayó que en medio de estas batallas la dictadura somocista asesinó el 10 de enero de 1978 al periodista Pedro Joaquín Chamorro, director del diario La Prensa.

“Yo me encontraba con un grupo de compañeros, en una columna guerrillera allá en Las Segovias. Habíamos empezado a combatir desde octubre del año anterior y a raíz del asesinato de Pedro Joaquín y la insurrección de Monimbó, nosotros allí pasamos de nuevo a una ofensiva guerrillera en la zona y se combinó con la ofensiva guerrillera en Rivas y en Granada”, dijo.

Señaló que a inicios de febrero se logró liberar momentáneamente Granada por un comando guerrillero encabezado por Camilo Ortega Saavedra.

“Luego Camilo se fue a Monimbó y en Monimbó cayó, hace 35 años”, señaló.

Daniel manifestó que la insurrección de Monimbó tuvo raíces profundamente indígenas. “Para la tiranía, para el imperio, la comunidad de Monimbó era una comunidad de salvajes. Para los imperios somos salvajes, basta llevar un poquito de sangre indígena para ser salvaje, y por eso (el General Augusto C.) Sandino decía por nuestras venas corre con orgullo sangre indígena”, refirió.

“Hoy le estamos rindiendo homenaje a nuestros héroes de Monimbó, en toda Nicaragua y en particular en Masaya”, dijo señalando que allí han habido actos conmemorativos y que en los próximos días él encabezará un acto en honor a esos héroes.

El mandatario nicaragüense dijo sentir un honor en recibir en Nicaragua precisamente al representante del presidente venezolano Hugo Chávez Frías, de quien dijo ha reivindicado las raíces de los pueblos originarios.

Daniel manifestó que Chávez es líder de la Revolución Bolivariana, y líder de la lucha de los pueblos de América y de los pueblos del mundo.

El comandante señaló que el nuevo embajador venezolano estuvo prestando servicio en Paraguay, durante el golpe de estado contra el presidente Fernando Lugo. Recordó que en esa época inclusive llegaron cancilleres de UNASUR tratando de incidir en que no se produjese dicho golpe contra la democracia.

Dijo que tanto el embajador venezolano, como los demás cancilleres, de una manera pacífica, con sus palabras e ideas, trataron de que no se depusiera al presidente Lugo. “Finalmente no fue posible, pero estoy seguro que el pueblo paraguayo, en su momento va a recuperar también la patria, la patria paraguaya y va a recuperar ese espacio para seguir batallando con toda la gran patria latinoamericana y caribeña, con esta gran patria que es la humanidad entera por la cual venimos todos batallando”, afirmó.

El comandante Daniel reiteró también el abrazo, el cariño y el amor para el comandante Hugo Chávez, su familia y para el pueblo y gobierno de Venezuela.

Daniel afirmó que esta batalla es permanente porque las fuerzas que nos adversan, que nos odian y que quieren destruirnos no descansan, de tal manera que nosotros tampoco podemos descansar “para mantener esta corriente de luz que volvió a coger fuerza en nuestra América, con la Victoria Bolivariana y sobre todo con ese liderazgo de nuestro hermano Comandante-Presidente Hugo Chávez Frías”, destacó

El nuevo embajador de Venezuela en Nicaragua José Javier Arrué de Pablo, por su parte destacó que la Revolución Sandinista es un referente para los pueblos latinoamericanos y particularmente para su patria, que vive su propia Revolución Bolivariana que encabeza el Presidente-Comandante Hugo Chávez Frías.

“Para mí es un placer y es un orgullo… bueno, no sé cómo expresar, que todos ustedes fueron para nosotros referente en los (años) 80, en esa lucha incansable del pueblo nicaragüense y que fueron la inspiración y yo creo que mucho de lo que estamos viviendo en Venezuela y en América Latina se debe a tanta sangre que ustedes derramaron”, dijo el diplomático bolivariano que aprovechó el momento para leer el preámbulo de la constitución venezolana, escrito por el poeta Gustavo Pereira.

El mandatario también recibió las cartas credenciales del representante de Costa Rica, Javier Sancho Bonilla, quien estuvo acompañado por su esposa, Norma Guevara, su hija, María Gabriela Sancho, y por el ministro consejero de su embajada, Johnny Suarez.

Al recibirlo, el comandante Daniel recordó a Sor María Romero con aquellas palabras en donde insta a ser un instrumento de paz, para que en donde haya odio se siembre amor, y en donde haya injuria se siembre perdón.

“Sor María Romero nos inspira y nos dice que tenemos que vernos y tratarnos como hermanos en Cristo, porque Costa rica es un pueblo cristiano como Nicaragua, con dos grandes comunidades: la comunidad católica y la comunidad evangélica”, destacó.

Daniel destacó que hay una historia común que une a Costa y a Nicaragua, y recordó fechas como 1856 cuando la gesta heroica del costarricense Juan Santamaría, junto a la gesta de otros patriotas nicaragüenses como Andrés Castro, Emmanuel Mongalo y José Dolores Estrada, se unieron para enfrentar el expansionismo estadounidense que quería someter primero a Nicaragua y luego a toda Centroamérica.

“Defendíamos nuestra identidad, nuestras raíces, nuestro territorio”, expresó.

Daniel destacó la figura de José Figueres y de centenares de costarricenses que participaron de las luchas para liberar al pueblo de Nicaragua de la tiranía Somocista.

Yo diría que fue una lucha donde se unieron las voluntades de la región centroamericana, las voluntades de nuestra América, voluntades del mundo porque vinieron a luchar aquí hermanos de regiones distantes, pero no podía faltar lógicamente el pueblo hermano de Costa Rica y don José Figueres siendo un soporte”, dijo recordando también al presidente del Costa Rica, Rodrigo Carazo.

“Fueron parte de esta lucha y por lo tanto siguen siendo parte de este proceso histórico en el que seguimos caminando los nicaragüenses. Son parte de estas nuevas victorias”, aseguró.

El líder sandinista manifestó que Nicaragua en consonancia con esa actitud y ese pensamiento está en toda la disposición de trabajar la integración centroamericana y por lo tanto con Costa Rica.

“Desde lo que es ese pensamiento, esa actitud de unidad, de hermandad, de fraternidad, hoy más que nunca nosotros estamos en la plena disposición de trabajar por la integración plena a la vez de región centroamericana y por lo tanto con la hermana República de Costa Rica”, manifestó.

Dijo que hay temas, como las fronteras heredadas e impuestas desde la época de la colonia, que han definitivamente creado muchos problemas que han distanciado desgraciadamente a ambos países.

Recordó que estos temas limítrofes con Costa Rica están en la Corte de la Haya, y que Nicaragua al igual ha sostenido diferendos con otros países como El Salvador y Honduras por el Golfo de Fonseca, donde se pretende hacer de éste una zona de desarrollo.

Recordó igualmente el diferendo con Colombia, del cual la Corte Internacional de Justicia ya ha emitido una sentencia y dentro del cual se espera todo tome su curso en el marco de las leyes internacionales.

Destacó el diferendo territorial que hubo con Honduras y que bajo la presidencia de Manuel Zelaya, se acordó reunirse ambos mandatarios esperando en paz y armonía el fallo de la Corte.

“¡Qué bueno sería repetir el ejemplo!”, dijo Daniel manifestando que sería algo bueno que la presidenta Laura Chinchilla, o si el juicio se extiende, la presidenta o presidente que entonces ocupe la presidencia de Costa Rica, “nos podamos encontrar el día del fallo para allí ante nuestros pueblos demostrar que somos realmente mujeres y hombres con un espíritu de paz, de reconciliación, de respeto a la justicia”.

“Estamos muy contentos de su nombramiento querido embajador, estamos seguros que usted trabajará en beneficio del acercamiento de nuestros pueblos, de nuestros gobiernos, igualmente en todo lo que estamos haciendo para que los nicaragüenses que trabajan allá en Costa Rica, algunos ya con residencia, otros sin residencia, puedan ir legalizando su estatus migratorio allá en la hermana de la República de Costa Rica. Para ellos va nuestro mensaje también, es decir, cuánto mejor estén las relaciones entre Nicaragua y Costa Rica, mejor van a estar las condiciones para los nicaragüenses que llegan a Costa Rica”, dijo destacando que esto va también en beneficio de los costarricenses.

Daniel señaló al embajador que llegará el día en que las fronteras que separan a los pueblos desaparecerán, no solo entre Nicaragua y Costa Rica, sino también en toda América.

Por su parte, el nuevo diplomático de Costa Rica, Javier Sancho Bonilla, al momento de entregar sus credenciales, se hizo acompañar de su esposa Norma Guevara y de su hija María Gabriela Sancho Guevara, entre otros funcionarios de su embajada.

Sancho en sus primeras palabras subrayó el 79 aniversario del paso a la inmortalidad del General de Hombres y Mujeres Libres, el Héroe Nacional Augusto C. Sandino, a quien reconoce como un ejemplo de dignidad.

También mencionó que a ambas naciones tienen una amplia historia que les une a través de los tiempos, “algunos han sido difíciles y complejos, pero siempre en el espíritu de hermandad”. Igualmente reconoció el aporte de los miles de nicaragüenses que trabajan y residen en esa nación lo que ayuda al desarrollo del país.

Durante sus palabras, Sancho aseguró que su gobierno respetará el fallo de la Corte Internacional de Justicia en torno al diferendo en la zona de Harbour Head y sobre la carretera costarricense que afecta a nuestro Río San Juan.

“En los últimos dos años hemos llevado ante la Corte Internacional de Justicia en La Haya nuestras diferencias, como una manera racional de resolverlos. Costa Rica considera que esa es la única instancia competente para conocerlo y serán los honorables jueces de esa prestigiosa Corte que decidan en derecho lo que correspondan y determinen en sus fallos a quien le asiste la razón”, dijo Sancho.

Recordó palabras del comandante Daniel en la que manifestó que Nicaragua es una potencia moral en torno al respeto de las leyes internacional y “como tal no ponemos en duda, que respetará lo que en sentencia ordene en su momento La Haya. Nicaragua puede estar segura que Costa Rica, fiel a su tradición de respeto a los tratados y al derecho internacional, lo hará de la misma manera”.

Sancho también expresó que existen una serie de temas a tratar en la agenda bilateral, como las migraciones, el desarrollo trans-fronterizo, el medio ambiente, la seguridad y en especial la lucha contra el narcotráfico, la trata de personas, el tráfico de armas y el terrorismo.

también te puede interesar