Nicaragua

Decisión del Papa Benedicto XVI es un gesto de humildad y valentía

Así lo consideró la Conferencia Episcopal de Nicaragua durante un pronunciamiento hecho este martes luego del anuncio de la renuncia que hará el Santo Padre el próximo 28 de febrero

Conferencia Episcopal de Nicaragua
La decisión del Papa Benedicto XVI de renunciar este 28 de febrero como Sumo Pontífice de la Iglesia Católica fue valorada este martes por la Conferencia Episcopal de Nicaragua como un gesto de humildad, libertad interior y valentía. | el19digital

Redacción Central |

Así lo consideró la Conferencia Episcopal de Nicaragua durante un pronunciamiento hecho este martes luego del anuncio de la renuncia que hará el Santo Padre el próximo 28 de febrero

La decisión del Papa Benedicto XVI de renunciar este 28 de febrero como Sumo Pontífice de la Iglesia Católica fue valorada este martes por la Conferencia Episcopal de Nicaragua como un gesto de humildad, libertad interior y valentía.

Los obispos también llamaron al pueblo católico nicaragüense a 40 horas de oración por la Santidad del Obispo de Roma y por quien será su sucesor de acuerdo a la voluntad del Espíritu Santo.

“Estamos haciendo una invitación al pueblo de Dios, y en concreto al pueblo católico de Nicaragua, para que nos unamos en esa cadena de oración, de tal manera que el voto, la fuerza del Espíritu Santo, se manifieste como lo ha sido normalmente en esa elección del Sumo Pontífice que gobernará nuestra Iglesia”, dijo Monseñor Sócrates René Sándigo, Presidente de la Conferencia Episcopal.

El prelado destacó que Benedicto XVI deja la cabeza de la Iglesia con un gran sentido de honestidad consigo mismo.

“Pienso que pocas personas tienen esta valentía, esta capacidad de consultar su conciencia y tomar semejante determinación, sabiendo de que va a quedar para la historia como un Papa que con humildad, con valentía reconoce que ya sus fuerzas físicas no le acompañan”, señaló Sándigo, quien recordó que hace tres meses tuvo la oportunidad de estar cerca del Papa, siendo obvio el cansancio que aqueja al Santo Padre y “el esfuerzo sobrehumano” que éste hace para mantener en pie su servicio a Cristo.

Por otro lado, el Secretario General de la Conferencia Episcopal, Monseñor Silvio Báez, destacó que el líder de la Iglesia está sometido “a las leyes del envejecimiento” y “del debilitamiento físico” como cualquier otro ser humano, razones que han motivo que Benedicto XVI ceda su lugar otro con mayores fuerzas que él.

“En ningún momento esto debería provocar una crisis en la Iglesia Católica porque está previsto por el derecho canónico de la Iglesia la renuncia del Papa”, explicó.

En relación a los retos que deberá asumir el nuevo Pontífice, el Presidente de la Conferencia Episcopal destacó que cualquiera de los 117 cardenales hábiles para participar en el próximo Cónclave tiene la capacidad suficiente para regir los destinos de la Santa Iglesia.

Báez destacó que el principal magisterio del Papa puede ser sintetizado en el “primado del Evangelio”, la estrecha relación entre la Fe y la Razón, y en la Santidad de la Iglesia como testimonio para un mundo tan complejo, pluricultural y globalizado como el actual.

también te puede interesar