Nicaragua

Consolidará cumbre de CELAC proyecto económico integracionista

(Por Antón Rius, Especial para La Voz del Sandinismo)La integración económica de América Latina y el Caribe, teniendo en cuenta sus asimetrías, es el gran reto que tienen los países de la región en la próxima cumbre

celac 2013
La primera Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la CELAC tendrá lugar el 27 y 28 de enero en Santiago de Chile |

Redacción Central |

(Por Antón Rius, Especial para La Voz del Sandinismo)
La integración económica de América Latina y el Caribe, teniendo en cuenta sus asimetrías, es el gran reto que tienen los países de la región en la próxima cumbre

Managua.- La Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) tiene el gran reto de consolidar la integración económica regional, teniendo en cuenta las asimetrías de los países que la componen, lo que es un hecho histórico, en el que participan 33 naciones del área, sin la presencia de Estados Unidos y Canadá, lo que se ha convertido en una opción de gran envergadura para el continente.

La Celac surgió en diciembre de 2011 en Venezuela y tendrá su primera Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno el 27 y 28 de enero en la capital chilena, donde se espera la aprobación de una declaración política y un plan de acción.

En la tarde del 27 y el 28 de enero sesionará la reunión de jefes de Estado y de Gobierno propia de la Celac, en la cual el país austral hará entrega de la presidencia pro témpore de la organización a Cuba.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, insistió en la importancia de que América Latina y el Caribe asistan como una sola voz, en breve a su reunión cumbre con la Unión Europea (UE), a diferencia de diálogos anteriores, porque debe empezarse una nueva etapa en las relaciones del llamado viejo continente con América Latina y el Caribe, que esté menos basada en la ayuda o el asistencialismo y más en la cooperación estratégica para el desarrollo, en tener mercados más abiertos y más integrados.

En declaraciones a la prensa local e internacional, Piñera recordó que en las anteriores pláticas con la UE los países de la región han participado por separado, pero es conveniente que ahora sea con la Celac, lo que va a permitir lograr un avance mucho más significativo.

Apuntó que Chile será sede los días 26 y 27 del presente mes de la Cumbre Celac-UE, en la que participarán 60 países de ambos bloques, donde se abordarán temas sobre las inversiones y sus efectos económicos y sociales, además de los valores que unen a las regiones y los avances de los acuerdos de asociación entre ambos bloques.

El mandatario resaltó que América Latina y el Caribe no es una región homogénea en lo político y en la visión del desarrollo, pero aprendió a vivir con sus diferencias, para dar a cada país el derecho de escoger su propio camino.

La próxima reunión de Celac-UE, puntualizó, tiene entre sus objetivos crear una alianza estratégica para un desarrollo sustentable, con prioridad en las inversiones social y ambientalmente amistosas. También se abordará el tema de la violencia de género.

En declaraciones recientes, Tomás Duplá del Moral, director para América Latina y el Caribe del Servicio Europeo de Acción Exterior, señaló que América Latina y el Caribe son destinos atractivos para inversionistas europeos y que por eso están llamando a la diversificación de producciones y servicios. Indicó que la UE es el primero o el segundo inversor en América Latina y el Caribe.

El doctor Antonio Romero, profesor del Centro de Investigaciones de la Economía Internacional de la Universidad de La Habana, expresó recientemente a la prensa que la Celac tiene el desafío de consolidar un proyecto integracionista en términos económicos, sin obviar las asimetrías existentes entre sus países miembros.

El catedrático considera que la Celac tiene mucho que hacer en términos económicos y para afrontar las divergencias se impone avanzar en términos de integración económica en su acepción más amplia. Para ello, apuntó, es conveniente desarrollar una agenda de cooperación para el desarrollo de programas de alcance regional y la implementación de políticas públicas para la reducción de la pobreza, la inclusión social y el logro de la seguridad alimentaria.

América Latina es una región donde concurren potencias agrícolas, exportadoras netas de productos agropecuarios, y países importadores de alimentos, con experiencias de cooperación agroalimentaria al interior del Mercosur, Alba, la Comunidad Andina de Naciones y compartir esas experiencias para apoyar la seguridad alimentaria también es una vía económico-social.

Asimismo indicó que el organismo regional puede constituirse en el foro por excelencia para concertar las posiciones latinoamericanas y caribeñas sobre los principales temas de la agenda internacional, con el objetivo de crear medidas multilaterales para resolver las raíces estructurales de la actual crisis internacional y adecuarse a la nueva arquitectura financiera planetaria.

Puntualizó que integrar a países de distinta naturaleza en términos económicos, tanto aquellos donde hay economías grandes y diversificadas como Brasil y México, así como otros pequeños y vulnerables como Centroamérica y las islas del Caribe oriental, es difícil y se requiere de una conciencia integracionista regional, grupo donde existen países de alto nivel de desarrollo relativo, considerando el desarrollo humano, y otros como Haití, que clasifica como el menos adelantado del continente.

Estas situaciones de desigualdades son bien conocidas y también alcanzan el ámbito de la inserción internacional, debido a naciones de una amplia apertura económica externa, con fuerte presencia del sector foráneo dentro de sus economías, apuntó el especialista. Sin embargo, hay una simetría en términos de visión del modelo económico y por lo tanto del modelo de inserción internacional al interior de la región.

En este complejo panorama, afirmó, esta alternativa supera las diferencias entre los que privilegian las relaciones sobre la base del Libre Comercio con los países desarrollados y los que impulsan políticas y modelos de desarrollo alternativo, como la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (Alba) y tienen una visión más centrada en términos del mercado interno y el desarrollo del comercio regional, de una mayor regulación del estado.

también te puede interesar